Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: Zaldívar quiere permiso para violar la Constitución

Con sus titubeos y sus pretextos para evitar tomar una decisión definitiva en torno a la ampliación de su mandato que le concedieron los diputados de MORENA y satélites, a cada momento, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea deja ver que es un decidido partidario de la reelección.

         El ministro además crea dudas en torno a su capacidad profesional y el alcance – sobre todo el convencimiento – de sus conocimientos jurídicos que le permitieron llegar a lo más alto del Poder Judicial Federal.

         Esto por su esfuerzo por evadir comprometerse al calificar la decisión de los legisladores “morenos y rémoras” de agregar de última hora un artículo transitorio, el número 13, a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación (LOPJF), el cual amplía dos años su mandato como actual presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), así como de los actuales integrantes de ese Consejo.

         Juristas de todos los niveles, dedicados a labores académicas, como abogados litigantes o con trayectoria en la administración de justicia calificaron de inmediato como anticonstitucional el referido artículo, pero el presidente de la Corte y beneficiario del cambio se ha rehusado en varias ocasiones a expresar su propia opinión.

         Por ejemplo, el ministro en retiro José Ramón Cossío, calificó la ampliación del periodo de Zaldívar como un acto de “reelección”, al citar una parte del artículo 97 de la Constitución, el cual refiere que el presidente de la Suprema Corte, no podrá ser reelecto para el período inmediato posterior.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Desde el inicio del proceso electoral, luego de que el controvertido transitorio fue aprobado por el Senado y antes de que lo ratificara la Cámara de Diputados, el ex titular del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y ex procurador general de la República, e Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Diego Valadés, dijo que la ampliación del periodo del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por dos años más, aprobado la víspera por el Senado de la República, es un “tema crítico” que denota una falta de respeto por la Constitución y un “llamativo descuido” en el proceso legislativo.

         “Pensar que un artículo transitorio de una ley ordinaria puede modificar el contenido de dos artículos constitucionales es realmente un acto de ignorancia y podemos estar seguros de que en la Cámara de Diputados esto no será aprobado, y si lo fuera podemos estar seguros de que, por unanimidad, así lo afirmo categóricamente, en la Corte se declararía inconstitucional esa adición a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación”, agregó Valadés durante una entrevista con Aristegui en Vivo.

         Todos de acuerdo: la Constitución prohíbe la reelección. 

         Por otra parte, en el seminario virtual “Autonomía e independencia judiciales, división de poderes y democracia” organizado por las diputadas Martha Tagle, Pilar Ortega, Verónica Juárez y Lorena Villavicencio, el director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Pedro Salazar Ugarte, alertó sobre la estrategia de confrontación, presiones y amenazas del gobierno federal para socavar la autonomía del Poder Judicial.

         “Todas estas advertencias las hemos visto retórica, discursivamente y en los hechos desde el Poder Ejecutivo hacia autonomía Poder Judicial (…), así que no es teoría, es una estrategia documentada en gobiernos hegemónicos para capturar, neutralizar, cooptar a la judicatura y a quienes tienen la tarea de salvaguardar la Constitución”, remarcó el titular del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         No obstante, hasta la fecha, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha eludido el compromiso de una declaración contundente y, como parte de sus recursos elusivos, Zaldívar Lelo de Larrea, anunció ayer que llevará ante el Pleno una consulta extraordinaria para resolver de manera inmediata el tema del artículo transitorio que amplió su mandato por dos años.

         Admitió que este artículo “ha generado un ambiente de desconfianza que injustamente pone en entredicho la labor cotidiana de toda la judicatura y que siembra dudas sobre la independencia judicial y la división de poderes”. Sin embargo, de nueva cuenta eludió comprometer una declaración personal contundente a favor o en contra.

         Un poderoso defensor de Zaldívar, el presidente López Obrador 

         Zaldívar tiene a su favor al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien más allá de cuestiones jurídicas alegó que la reforma al Poder Judicial que está en marcha a partir de los cambios aprobados por el Congreso – cuya autoría se atribuye al propio Zaldívar Lelo de Larrea – sólo puede ser culminada por el actual presidente de la Suprema Corte, al que definió como “un hombre íntegro, honesto, y que ayudaría mucho en la renovación del poder judicial porque urge la reforma al Poder Judicial”.

         Desde que las reformas fueron aprobadas por los legisladores federales, se anunció que se presentarían controversias constitucionales, pero no procedía en tanto no estuvieran en vigor las modificaciones.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Todavía ayer, la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación (JUFED) dijo tener confianza en que la SCJN invalidará el artículo transitorio que prolonga el periodo del ministro Arturo Zaldívar.

          La asociación, que agrupa a jueces y magistrados federales del país, expresó no tener duda de que nuestro Tribunal Constitucional, actuando a la altura de nuestra democracia y las aspiraciones de los mexicanos, corregirá dicho acto.

         El momento de la definición llegó a partir de la publicación de las reformas en el Diario Oficial de la Federación y, de nuevo, se reforzó la suposición de que el presidente de la Corte, finalmente, expresaría una declaración definitiva.

         Lejos de eso, Zaldívar anunció una “consulta” que no parece tener razón de ser, pues hasta los más noveles estudiantes de Derecho saben que la Constitución está por encima de cualquier ley reglamentaria.

         “Una vez que ha sido publicada y que ha entrado en vigor la reforma, a fin de no prolongar una situación de incertidumbre que daña la legitimidad del Poder Judicial Federal, se hace necesario buscar una salida inmediata que permita retomar el foco en la implementación de la reforma”, escribió el presidente de la Corte al anunciar su auscultación.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         “Por ello, con fundamento en el artículo 11, fracción XVII, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, dadas las circunstancias apremiantes del caso, presentaré al pleno de la Suprema Corte una consulta extraordinaria sobre la manera en que el Poder Judicial Federal debe proceder en relación con el artículo décimo tercero transitorio”, expresó.

         Lelo de Larrea indicó que en una democracia los conflictos se dirimen a través de los mecanismos que la propia Constitución establece para su defensa.

         Aseguró que México tiene un tribunal constitucional autónomo e independiente que estará a la altura de esa responsabilidad y en lo particular defendió su posición personal: “A lo largo de mi trayectoria he defendido la Constitución y los derechos humanos por encima de cualquier otra consideración. Así lo demuestran mis proyectos, sentencias y votos”.

         Lo que no aclaró el ministro presidente es cuál es la alternativa: ¿cómo declarar constitucional esa reforma?

         Al comentar el caso el presidente confirmó estar a favor de que se amplíe el mandato, ya que Arturo Zaldívar «es libre» y la Corte es «un poder autónomo e independiente».

Advertisement. Scroll to continue reading.

         El primer mandatario insistió que no es una reelección. «Lo que se aprobó en el Senado es que se amplíe su plazo como presidente de la Corte y que, si no se declara inconstitucional el combatido artículo transitorio Zaldívar continuaría dos años y esto garantizaría la reforma aprobada por el Congreso, lo cual “significa que no haya corrupción, nepotismo, que los jueces no estén al servicio de los potentados ni de la delincuencia organizada ni de cuello blanco “, además de que haya defensores de oficio que defiendan al que no tiene para pagar un abogado», comentó.

         López Obrador insistió en que el ministro Zaldívar «es un hombre íntegro, honesto» y «si deja la presidencia (de la Corte) cualquier otro no podría llevar a cabo esta reforma».

Advertisement
Advertisement