Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: Buenas intenciones de México y EU, pero las fronteras siguen cerradas

“El despliegue de miles de integrantes de las Fuerzas Armadas, de la Guardia Nacional y de otras instituciones en la frontera sur de México repite un ciclo que pone en peligro los derechos humanos de las personas que migran”, advirtió la organización defensora de los derechos humanos conocida como Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

         “Es altamente preocupante que, ante la llegada de personas migrantes y solicitantes de asilo, el Estado mexicano responda aumentando la presencia militar a lo largo de una frontera en la que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) sigue sin tener una presencia suficiente, lo que limita las posibilidades de quienes huyen de la violencia de solicitar y recibir asilo u otras formas de protección internacional. Esta acción de contención migratoria dista de contribuir a la consolidación de una respuesta regional sostenible a la migración forzada”, añade ese documento aparecido el pasado 23 de marzo en el portal de la organización.

         En particular, WOLA pidió al gobierno de México no tomar como pretexto el Covid-19 “para encubrir una campaña contra migrantes vulnerables y solicitantes de asilo”.

         Estos comentarios adquieren mayor actualidad porque, ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador, acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, tuvo una entrevista con la vicepresidenta de la Estados Unidos, Kamala Hsrris, a quien su presidete, Joe Biden, encomendó tratar el problema de los migrantes que tratan de llegar a la Unión Americana.

         En su campaña electoral, Biden ofreció modificar la política migratoria del republicano Donald Trump, que se caracterizó por el rechazo a los migrantes, en particular a los mexicanos, al grado de prometer la construcción de un gran muro en la frontera para evitar el ingreso de extranjeros.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Sin embargo, las buenas intenciones de Biden y de su compañera de fórmula, la vicepresidenta Harris, se han visto dificultadas porque los traficantes de personas, los popularmente denominados “polleros”, aprovecharon para reactivar las numerosas caravanas de migrantes procedentes básicamente de las naciones centroamericanas, a los que se suman los mexicanos que afrontan la difícil situación agravada por la pandemia.

         Por eso, en la práctica, el nuevo gobierno de los Estados Unidos ha mantenido las restricciones impuestas por su antecesor el multimillonario Trump, quien como parte de su estrategia presionó al gobierno mexicano a imponer restricciones en su frontera sur, para lo cual están comisionados miles de elementos de la Guardia Nacional y de las fuerzas armadas.

         El presidente López Obrador ofreció en su campaña y en sus primeros meses de gobierno una política de puertas abiertas para que los migrantes pudieran circular con libertad por el territorio nacional, tal como lo establece la Constitución, que garantiza el libre tránsito a nacionales y extranjeros.

         En su discurso y frecuentes informes, el presidente López Obrador no ha admitido el endurecimiento de su gobierno, pero en la práctica no se puede negar y, al parecer, por lo menos en lo inmediato, se mantendrán las restricciones en la frontera sur en respaldo del gobierno de los Estados Unidos.

         En el comunicado donde informa de la conversación del primer mandatario con Kamala Harris, la Presidencia de la República no detalla los acuerdos y solamente habla en términos generales.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         “Existe disposición de nuestra parte para sumar voluntades en el combate al tráfico de personas y protección de los derechos humanos, sobre todo de niñas y niños”.

         “Así lo expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador desde sus redes sociales al término de la conversación telefónica con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, durante la cual estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón.

         “Durante el diálogo, el primer mandatario mexicano y la vicepresidenta estadounidense abordaron asuntos en materia de migración regional como las medidas para atender el fenómeno migratorio, a fin de promover una migración ordenada, segura y regular”, revela también el comunicado del gobierno mexicano.

         Sólo indica que las dos partes conversaron sobre temas que ya se han expuesto con anterioridad, como son el fomento de los programas de ayuda para el desarrollo de las naciones centroamericanas, así como los programas de ayuda humanitaria de emergencia en Guatemala, Honduras y El Salvador. “Asimismo, reafirmaron el compromiso de proteger los derechos humanos de las personas migrantes, con énfasis en el resguardo adecuado de las y los menores no acompañados”.

         Como complemento, acordaron fortalecer los mecanismos binacionales para compartir inteligencia, con el propósito de combatir las redes transnacionales de traficantes de personas que ponen en riesgo la seguridad de los migrantes.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Como se aprecia, nada nuevo, y ninguna referencia a la función de resguardo de las fronteras por parte de las fuerzas armadas nacionales y de la Guardia Nacional, lo cual convierte a México, en la práctica, en tercera nación segura para contener a quienes pretenden llegar a los Estados Unidos.

         MORENA continúa su campaña en contra del INE, al que quiere desaparecer.

         Tal vez porque recibieron información privilegiada o por otra razón, pero el hecho es que el dirigente nacional de MORENA, Mario Delgado Carrillo, y el impresentable candidato a gobernador de Guerrero, Félix Salgado Macedonio, decidieron cancelar las protestas que realizaban ante las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para exigir que se restituya el registro de sus candidaturas al mencionado político guerrerense y al candidato a gobernador de Michoacán, Raúl Morón.

         Como se sabe, las candidaturas fueron canceladas porque los abanderados de MORENA no cumplieron con su obligación de presentar informes de gastos de precampañas.

         Salgado Macedonio y sus seguidores iniciaron primero un plantón ante las instalaciones del INE y anunciaron que se mantendría hasta que se reconociera su derecho a competir en las elecciones. Luego se les unió el dirigente formal del partido del gobierno, el mencionado Mario Delgado, y con su respaldo se trasladaron a la sede del TEPJF.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Allí fue donde se anunció que ya no seguirían las protestas y por eso surge la suposición de que ya recibieron informes de que los magistrados electorales corregirán la decisión del INE a pesar de que la ley electoral establece claramente que la sanción por no presentar informe de ingresos y gastos es la cancelación del registro como candidatos.

         Lo que no depusieron los dirigentes, candidatos y militantes de MORENA es su ánimo beligerante en contra del INE, pues escalaron su inconformidad, al grado de pedir la desaparición de ese organismo autónomo y juicio político a los consejeros electorales, en particular de Lorenzo Córdova y de Noé Murayama.

         En esa actitud de sometimiento absoluto se ha significado Delgado Carrillo, quien desde su posición de coordinador de la bancada de MORENA en la Cámara de Diputados proclamó su disposición a aprobar las reformas propuestas por el primer mandatario sin cambiar ni una coma.

         Al acompañar a Salgado Macedonio en sus protestas, el dirigente “moreno” acusó de parcial Al INE, casi el mismo discurso de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, un día antes.

         El dirigente de MORENA acusó a los consejeros de actuar “de manera parcial y como empleados de la mafia de la corrupción”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En realidad, esta actitud no resulta novedosa ni original, pues sólo responde a la actitud permanente de los “morenos” de seguir incondicionalmente las opiniones de su líder moral y fundador, el presidente López Obrador, quien desde hace mucho mantiene una campaña en contra del INE, al que acusa de servir a los intereses de sus “enemigos” tradicionales, los conservadores y neolinerales.

         En declaraciones para el noticiero que conduce José Cárdenas, temporalmente reemplazado por Carlos Urdiales, el consejero Noé Murayama, reiteró que ellos sólo decidieron conforme lo que ordena la ley.

         Por cierto, un saludo a Pepe Cárdenas y mi deseo de un pronto restablecimiento, pues se incluye entre los millones de víctimas de Covid-19.

Advertisement
Advertisement