Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – R Á F A G A: Soy Totalmente Palacio, Ya Es Comercial Político

¿Alguien pudo pensar, imaginar o suponer que un lema comercial
se convertiría en un “slogan” político? Pues, queda muy a tono con
la decisión del Presidente de México de poner a competir, aunque
diga lo contrario, a todos sus colaboradores aspirantes a sucederlo.
Sin embargo, la decisión será un clásico “dedazo” de quien ahora
detenta el poder y se cumplirá “el derecho” a elegir sucesor como
lo implantó el general Lázaro Cárdenas del Río.
Volveremos a lo que se hizo por última vez el domingo 4 de octubre
de 1987, cuando hubo unas horas de confusión porque unos hasta
felicitaron al que no era el elegido y rectificaron al revelarse
oficialmente el nombre del afortunado. En la sucesión del
michoacano, en finales de 1939, en la calle sonaba fuerte el
nombre del general Francisco J. Múgica y “el dedito” señaló hacia
la Secretaría de la Defensa Nacional, donde despachaba el poblano
Manuel Ávila Camacho.
En nuestros días, el hombre que fue electo en julio de 2018 insiste
en que no es igual a sus antecesores, cuando menos a los cinco más
recientes. Al declararse “El Destapador y decir que su “Corcholata”
será la que el pueblo bueno y sabio le indique, sabe muy bien el
tabasqueño que él entregará la estafeta a quien garantice serle fiel
en los siguientes seis años y que no margine a la Cuarta
Transformación. Ah, tiene razón no es igual a ninguno del quinteto
que le antecedió, hará igual que el general Cárdenas.
DEL DEPTO. DEL D.F., NINGUNO

Al decir que su “Corcholata” será la que le indique el pueblo, la
interpretación de muchos es que hizo referencia a la doctora
Claudia Sheinbaum Pardo, la maniatada jefa de Gobierno de la
Ciudad de México, a quien le puso como secretario de gobierno a
Martí Batres Guadarrama y espero que él no se apunte en la lista
de presidenciables, pues su sueño es estar en el cargo que ocupa su
hoy jefa. El senador con licencia trabajará para recuperar las
Alcaldías que ganaron los partidos rivales a Morena.
¿Le tocará a la señora Sheinbaum decir la frase “soy totalmente
palacio?”. Si el dedito que salió de Macuspana la señala, la verdad
es que no es para felicitarla y tampoco la desanimaríamos. El
premio es equivalente a reconocerse, en Palacio Nacional, su
lealtad al Jefe del Ejecutivo Federal, pero tendría que enderezar el
culebreante camino de estos seis años.
No creo que doña Claudia se dejaría manejar y seguir con las
ocurrencias que hoy colocan al país, interna y externamente, en
una situación muy criticable. Ella o el que gané en las elecciones de
julio de 2024, como se dice popularmente, se sacará “La Rifa del
Tigre”, equivalente a un crucigrama de difícil solución, no imposible
pero complicada.
Recuerdo que el sabio ajedrecista de la política, don Adolfo Ruiz
Cortines, aseguraba que el mandamás en el entonces
Departamento del Distrito Federal, no podría ser aspirante porque
no tener una panorámica nacional de los problemas. Lo expresó
cuando se hablaba del licenciado Ernesto P. Uruchurtu, como su
posible sucesor. El sonorense antes de ese nombramiento, dos
veces fue titular interino de la Secretaría de Gobernación.
Los tres Regentes que “sonaron” para candidatos fueron, el
hidalguense Javier Rojo Lugo, en 1945, pero públicamente y por

escrito no aceptó participar. El licenciado Fernando Casas Alemán,
de Córdoba, Veracruz, pretendió suceder a su paisano Miguel
Alemán Valdés. Otro hidalguense, en fecha más reciente, buscó en
el sendero priista para entrar a Palacio Nacional, Alfonso Corona
del Rosal, le ganó el defeño Luis Echeverría Álvarez.
DOS PRESIDENTES SALIERON DE LA SRE
El penúltimo titular de Relaciones Exteriores que llegó a Presidente
de la República, se llamó Pedro Lascuráin. No ejerció el cargo. Duró
escasos 45 minutos, Sirvió para nombrar al jalisciense Victoriano
Huerta, dejarlo en la silla principal de Palacio Nacional y retirarse.
Lascuráin en el gabinete de Francisco I. Madero, figuró como
sucesor de éste. Fungió, que es un decir, de las 17:15 a las 18:00
horas del miércoles 19 de febrero de 1913. Su nombre completo:
Pedro José Domingo de la Calzada Manuel María Lascuráin
Paredes, originario del Rancho La Romita, en la Ciudad de México y
murió a los 96 años de edad, ahora superado por el expresidente
Luis Echeverría que en enero próximo cumplirá 100 años.
Correspondió al abogado campechano Francisco Sebastián Carvajal
y Gual ser el último Canciller en asumir el cargo presidencial, al
renunciar Vitoriano Huerta. Despachó solo 28 días, entre julio y
agosto de 1914. Para entonces con apoyo en el Plan de Guadalupe,
Venustiano Carranza se proclamó Encargado del Ejecutivo Federal
y Jefe del Primer Ejército Constitucionalista. Carvajal le entregó el
mando al coahuilense Eulalio Gutiérrez Ortiz, nombrado por la
Convención Revolucionaria de Aguascalientes, en 1914.
EBRARD Y SU TRAYECTORIA
Ya titulado como Licenciado en Relaciones Internacionales, joven
de 27 años de edad, nacido en el Distrito Federal, Marcelo Luis
Ebrard Casaubón, inició su carrera política que puede culminar con

ser Presidente de México. Tuvo un comienzo triunfal como
secretario general del PRI en la Capital del País, en las elecciones de
1988, su partido ganó los 40 distritos electorales. Integrado al
equipo de Manuel Camacho Solís, fue secretario de Gobierno en el
Departamento del D.F.; fue La etapa en que conoció al hoy
Presidente de México que se plantó con los barrenderos de
Villahermosa, Tabasco, en el Zócalo para protestar por su derrota al
gobierno de la entidad.
En 1997 probó las mieles del poder al ser diputado federal, por la
vía plurinominal, postulado por el Partido Verde Ecologista de
México, al que no se afilió. Al dejar el PRI acompañó a Camacho
Solís en la fundación del efímero Partido Centro Democrático y
nombrado su jefe secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo
ocupó una subsecretaria. Iba viento en popa, militó en las filas del
Movimiento Ciudadano, después en el PRD y desde 2018 está en
Morena.
Con el político tabasqueño como jefe de Gobierno del D.F., Ebrard
Casaubón fue secretario de Seguridad Pública y por el linchamiento
de dos policías en Tláhuac, Vicente Fox Quesada lo cesa y pocos
meses después Marcelo es nombrado secretario de Desarrollo
Social. Demostró mucha habilidad política, se fogueó en lo
administrativo y en 2006 en las urnas se decide que él sea el nuevo
Jefe de Gobierno en el aún Distrito Federal.
Como mandatario capitalino realiza un trabajo que, en una
encuesta celebrada en tierras londinenses, es declarado en 2010
Mejor Alcalde del Mundo y más adelante es presidente de la Red
Global de Ciudades Seguras. Marcelo es el hermano mayor de seis
hermanos del matrimonio de Marcelo Ebrard Marure y Marcela
Casaubón. Ambos de ascendencia francesa. Con su primera esposa,

Francesca Ramos Morgan procreó a Anne Dominique y a Marcelo
Ebrard Ramos. No hubo hijos en el matrimonio con la actriz
Mariagna Prats. Desde 2011 su esposa es la diplomática hondureña
Rosalinda Bueso Astura y son padres de Ivanna y Julián Ebrard
Bueso.
El actual Secretario de Relaciones Exteriores, citado en Palacio
Nacional, como probable candidato presidencial, tiene una mancha
en su expediente y está relacionada con los problemas que desde el
30 de octubre de 2012 le ha causado su obra máxima; la Línea 12
del Metro, recientemente fracturada con el saldo de 26 muertos y
más de 100 heridos.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement
Advertisement