Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Carlos Ramírez – INDICADOR POLÍTICO: Kamala en Mexico como jefa de la DEA, no vicepresidenta

A pesar de que los temas de migración y comercio son vitales para México y EE. UU., la vicepresidenta estadunidense Kamala Harris se va a centrar hoy, en su conversación vía internet con el presidente mexicano López Obrador, en narcotráfico. Y como tema especial, la segunda en mando en la Casa Blanca exigirá anular, desvirtuar o darle la vuelta a las reglas de operación y registro de las agencias de seguridad estadunidenses en Mexico.

La reunión significará una violación a las normas protocolarias entre dos naciones. Los contactos formales deben darse entre los mismos niveles de jerarquía; es decir, que el referente directo del presidente de México es el presidente de EE. UU.. En ese sentido, no se vería mal que el presiente Lopez Obrador designara a su canciller Marcelo Ebrard Casaubón como el interlocutor de la vicepresidenta estadunidense, toda vez que en México no existe el cargo equiparable, ni siquiera el de jefe de gabinete o primer ministro.

Las reglas de relaciones exteriores deben proteger al presidente de la república, toda vez que por presiones de su interlocutora se vea obligado a tomar decisiones que no debieran ofrecerse de manera tan directa. En los hechos, nada gana el presidente López Obrador con charlar con la vicepresidenta y ella viene con la agenda intermediada del presidente de EE. UU. que por alguna razón no la quiere formalizar en directo con el jefe del Estado mexicano.

 En los escasos cien días de gobierno, Biden ha tomado decisiones que representan una presión de seguridad nacional sobre México para obligarlo a asumir el enfoque, la agenda y los intereses de EE. UU. como prioritarios. Por decisiones de gobierno, López Obrador determinó –con aciertos o equivocaciones– una estrategia de seguridad interna a partir del principio de “construcción de la paz” y se alejó del modelo de la guerra contra los narcos que habían decretado los presidentes Calderón y Peña Nieto.

El modelo de eludir la confrontación violenta fue una decisión de gobierno, de Estado y de Plan Nacional de Desarrollo promulgado en el Diario Oficial de la Federación. En cambio, la estrategia de Biden quiere obligar a los países sede de la droga y de las organizaciones criminales a confrontar a los cárteles y capos porque así conviene a los intereses de seguridad nacional de EE. UU.. Obligar a México a anular su propia estrategia y a imponer la estadunidense implica un gesto imperial al viejo estilo vaquero del gobierno republicano de Ronald Reagan.

Advertisement. Scroll to continue reading.

El problema en sí no se localiza en los objetivos diferentes, sino en los abusos intervencionistas de la Casa Blanca. Sin cumplir con los requisitos de registro de agentes y decisiones ante las autoridades mexicanas, como mandatan las reformas a la Ley mexicana de Seguridad Nacional, el gobierno de Biden autorizó operaciones de la DEA dentro de México sin cumplir con las nuevas reglas, con el pretexto de que México no está combatiendo a los cárteles productores del fentanilo que llega a EE. UU. y que se ha convertido en la principal causa de muerte de adictos.

El principal argumento de México es impecable y debiera ser usado por el presiente López Obrador: el fentanilo llega a EE. UU. porque lo exige la demanda de droga de grupos delictivos y consumidores, porque la droga cruza la frontera del lado estadunidense con el aval de oficinas fronterizas locales y porque se vende al menudeo en más de tres mil ciudades del 85% de los estados de EE. UU.. Y en los planes sobre drogas de la Casa Blanca, el presidente Biden nada dice de las causas de la horadación de la seguridad nacional estadunidense por narcos mexicanos y la facilidad que tienen los cárteles mexicanos para controlar el mercado al menudeo de esa y otras drogas en las calles americanas.

La agenda mexicana de la vicepresidenta Kamala Harris no parece estar muy clara. Su forma de enfocar con autoritarismo la crisis de migración en la frontera provocó la renuncia de la embajadora Roberta Jacobson a la oficina especial que le abrió Biden en el Consejo de Seguridad Nacional. Y el encuentro de hoy va a mostrar que la Casa Blanca carece de entendimiento sobre la forma de negociar con México.

 

-0-

Advertisement. Scroll to continue reading.

 

Política para dummies: La política del nacionalismo ha sido el eje de la estrategia de relaciones México-EE. UU. después de la guerra de 1847 en la que la Casa Blanca le robó a México la mitad del territorio.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

Advertisement. Scroll to continue reading.

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Advertisement
Advertisement