Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Abanico/ ¿Qué hay en el cerebro?

Por Ivette Estrada
El neuromárketing es una herramienta de investigación para comprender mejor el comportamiento del consumidor y sus decisiones de compra en las que juegan un rol fundamental las emociones.
Para determinar que impulsa las compras, muchos pretenden adentrarse en la geografía misteriosa del cerebro. Los vehículos que ahora se emplean para registrar los cambios en la fisiología cerebral son éstos:
Imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI). Es una forma no invasiva de neuroimagen. Según este método, primero se realiza una exploración cerebral en ausencia de estímulo; después se presenta un estímulo que puede ser un anuncio que activa ciertas áreas del cerebro, con lo que aumenta el flujo sanguíneo en ciertas regiones. Ya que la sangre oxigenada tiene distintas ondas magnéticas, comparada con la sangre desoxigenada, esta diferencia puede mostrarse en forma de señal por el escáner. La fMRI proporciona una visión más profunda del cerebro, pero se trata de una técnica costosa.
Electroencefalografía (EEG). Se basa en la reproducción eléctrica de la actividad cerebral. Bajo este método, numerosos electrodos se unen al cuero cabelludo del individuo mediante un casco que reconoce las señales eléctricas que representan la actividad cerebral. Se presentan ciertos estímulos, que pueden ser productos o servicios, a la persona investigada. Luego, las neuronas disparan corriente eléctrica que se puede medir y registrar con EEG. Es una técnica que exige la total relajación de los participantes. De no ser así el resultado no sería objetivo.
Magnetoencefalografía. Se basa en la “captura” de los campos magnéticos de la actividad neuronal. Con esta técnica, se emplean detectores altamente sensibles para medir el campo electromagnético, sin contacto con el cuero cabelludo. Su coste es, hoy en día, todavía muy elevado.
Tomografía de emisión de positrones (PET). Mide el flujo sanguíneo y el metabolismo del participante a nivel cerebral. Es una técnica con validez y resolución similar a la fMRI. Sin embargo, las partículas radiactivas (positrones) deben pasar por el participante para la recolección de resultados, lo que hace que esta técnica sea altamente invasiva y difícil de usar, por tanto, en neuromárketing.
Sin embargo, ya que la ciencia del cerebro aún evoluciona, no hay una forma completamente confiable de conectar los estímulos de mercadotecnia con las emociones que se desencadenan. Asimismo, las reacciones observadas en un entorno de prueba de laboratorio pueden ser diferentes en un entorno de compra real.
Finalmente, deberos acostumbrarnos que el mundo de los percepciones, pensamientos, emociones y sentimientos es el más hondo de los misterios…

Advertisement
Advertisement