Connect with us

Hi, what are you looking for?

Portada

Batopilas, Chihuahua: un Pueblo Mágico de México:

¿Conoces Batopilas?

 Batopilas significa en tarahumara “Río Encajonado”, y alude al río del mismo nombre. Lo fundó el español José de la Cruz en 1708.

Está a 379 km de la ciudad de Chihuahua. Se encuentra en lo profundo de una barranca y para llegar se desciende por un camino de terracería.

Para llegar aquí debes bajar por las barrancas. Y solamente por este viaje vale la pena visitarla: hay rocas caprichosas y árboles exóticos. Los pinos y encinos se encuentran con flora semitropical como el copalquín, el vinorama y el árbol tescalama.

En la travesía se pueden tener maravillosas vistas de la Sierra Tarahumara. Desde Creel se hace un descenso hasta llegar al mirador La Bufa, donde se puede observar la Barranca de Batopilas. Hay diferentes tipos de vegetación y climas, bosques de coníferas, plantas particulares del trópico.

En la ruta hay pueblos como Cerocachi y Urique. Se puede convivir con los rarámuris; el mejor momento es en eventos públicos como la carrera de bola o rarajípari.

Entre los siglos XVIII y XIX, Batopilas fue famoso por la riqueza de sus minas. Tuvo hasta 50 mil pobladores. Ahora apenas hay unos mil habitantes. Sus casonas y haciendas le dan un ambiente nostálgico.
El pueblo todavía da muestras de su añeja opulencia. Hay casonas de los siglos XVIII y XIX como la Casa Barffuson, la casa de Manuel Gómez Morín, la residencia del Marqués Bustamante, la Casa de Raya, la Casa Cural y la Casa Biggler.

También debes conocer el Templo de la Virgen del Carmen. Lo construyeron los jesuitas en el siglo XVII, tiene un campanario y un interior sobrio con varias pinturas de caballete.

A 8 km está la Misión de Satevó. También se conoce como la Misión de Santo Ángel Custodio de Satevó y la edificación es de 1760, de las más bellas de México. Es una construcción solitaria en la barranca, por eso también se le llama “la catedral perdida”.

No te puedes ir de aquí sin probar sus platillos. Como en todo Chihuahua, hay deliciosos cortes de carne, pero además caldos de papa con queso, frijoles maneados, tortillas de harina, dulces de leche y el refrescante tesgüino, bebida que se prepara con maíz.

También puedes adquirir artesanía rarámuri. Como los wali, canastas de sotol, sumamente resistentes. Y objetos tallados en madera y productos naturales como flor de manzanilla, chile chiltepín y conservas.

Hay un hermoso acueducto del siglo XIX que formaba parte de la Ruta de la Plata. En las cercanías se pueden desarrollar actividades de esparcimiento, como ciclismo de montaña.

En el Río Batopilas se puede hacer campamento. También practicar mototurismo, recorridos en vehículos 4 x 4 y ciclismo de montaña.

A Batopilas se le debe conocer por la belleza de su ruta. Puedes hacer el viaje en autobús o en tu propio automóvil, pero una buena idea es tomar El Chepe, ese tren que recorre las barrancas y te lleva a este insólito lugar.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto