Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Por Luis Repper Jaramillo – *¿Y las pipas Andrés?; *Constitución y Ley de Adquisiciones, se las pasó por… abajo… Ya saben quién

lrepperjaramillo@yahoo.com
Dice el refrán popular, “a rio revuelto, ganancia de pescadores”. Yo modificaría los
términos sin sustituir la conseja popular “ante circunstancias adversa, saca ventajas
monetarias, que al fin y al cabo los mexicanos ni se enteran”
¿O no, Andrés, Marcelo, Rocío, Carlos, Octavio, Graciela, Eréndira y cómplices? A qué
voy. Bueno… a que entre enero y febrero de la Transformación de 4ª, su líder, mesías, el
Jefe, aprovechó el brete (cierto) del huachicoleo. Cerró válvulas, desabasteció de gasolinas
y diésel a los mexicanos y provocó un endemoniado caos dañando a los menos
responsables de la corrupción del robo de combustible (los consumidores) y para
“solucionar” el problema, tuvo la maravillosa (ironía) idea de sustituir los ductor de Pemex
por “pipas”. ¿Pero cómo? ¿Autotanques en lugar de tuberías? Wooow, cerebrísima
decisión.
Fanfarronamente, en una de sus mañaneras, Andrés Manuel anuncio la adquisición de pipas
para mover los combustibles… pero surgió la duda e incredulidad de los reporteros y desde
luego de la población. ¡No hay suficientes vehículos para transportar por todo el país los
energéticos!
El sesudo (ironía) Andrés, discurrió que se compraran en Estados Unidos, rapidito y
cooperando. ¡No importa la Constitución, ni la Ley respectiva! urdió. Ordenó a sus
esbirros, Marcelo Ebrard (Relaciones Exteriores), Rocío Nahle, (Secretaría de Energía),
Graciela Márquez (Secretaria de Economía), Irma Eréndira Sandoval (Secretaria de la
Función Pública) y la Oficialía Mayor de Hacienda, ir al país vecino a “comprar” los
tráileres. Así lo hicieron, violando la Constitución y la Ley de Adquisiciones,
Arrendamientos y Servicios del Sector Público.
Aunque el problema (no estaba en riesgo la seguridad del país, tampoco una catástrofe
natural nos había golpeado; ni era una prioridad militar. No) era latente, sólo fue un
capricho y decisión unilateral del inquilino de Palacio Nacional, para hacer sentir su mano
y su insolencia… pero además, había muchos millones de dólares en juego… ¡cómo
desaprovechar el río revuelto!
En fin, se dio la decisión y el Gobierno de la Transformación de 4ª se salió con la suya, al
aplicar Adjudicación Directa la compra de 671 pipas con costo de 92 millones de dólares
(1650 millones de pesos), en el inicio de un sexenio que según López no tenía recursos para
gastos superfluos y lo más indecente, violando la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos y la Ley de Adquisiciones del Gobierno Federal. Eso… eso no le
importó.
Motu proprio (sin licitación ni convocatoria), con la complicidad del Senado de la
República los enviados “negociaron”, se desconoce los términos, contratos, expedientes y
facturación (hasta ahora ilegal) porque no se licitó y se adquirieron en el extranjero –
ignorando a la industria mexicana del ramo- 671 pipas, que a la fecha nadie sabe su
paradero, si operan o estacionadas en algún corralón federal.
El hecho es que la gente del señor López, llegó a un acuerdo con seis empresas gringas que
fabrican carros tanque en jugoso acuerdo para ambas partes. Las agraciadas fueron Navistar
México, Detroit Diésel Allison México; Corporation Heil Trailer de México, Trayfler,
Scania Comercial y Fruehauf Trailer Corporation.

Tratando de ser el salvador de la crisis de combustible, en otra de tantas somnolientas
mañaneras, López justificó la compra “se realizó sin licitación porque las circunstancias
del momento justificarían hacer una excepción de la Ley” Wooow, el primer mexicano
que debe cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes que de ella emanen (así lo
protestaste ante los mexicanos el 1 de diciembre, Andrés) se abrogó el derecho de pisotear
la Carta Magna y sus leyes, valiéndole madres el respeto a la investidura, la banda y el
escudo nacionales, por una decisión que él provocó al cerrar las válvulas de los ductos de
Pemex, sin medir consecuencias y desafiando la inteligencia de los mexicanos.
Lo ha hecho infinidad de veces y el Congreso de la Unión, cómplice y omiso, lo deja hacer,
lo deja pasar, burlándose y engañando a la sociedad que votó por ellos para representarnos.
¡Infames e irresponsables!
Además de pasarse por sus cataplines la Constitución, que de suyo es desacato, Andrés
Manuel, violó varios Artículos de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del
Sector Público que de entrada expresa: por el monto gastado (no invertido) es obligatorio
licitar. Artículo 26, “las adquisiciones, arrendamientos y servicios se adjudicarán a través
de licitaciones públicas mediante convocatoria”.
La Adjudicación Directa requiere de un Dictamen.
Violación al Artículo 40, la adjudicación deberá fundarse y motivarse, por circunstancias y
criterios de economía, eficiencia, eficacia, imparcialidad, honradez y transparencia, para
obtener las mejores condiciones para el Estado.
El Articulo 22 de la Ley dice que debe ser el Comité de Adquisiciones de la Entidad
(Pemex) que emita el Dictamen. Desde luego Petróleos Mexicanos no lo hizo, fue una
decisión personal del señor López.
Aunque se adjudique directo (como es el caso) el proceso debe seguir las reglas de la
licitación. El Art. 40 es claro “cuando las contrataciones se realicen mediante invitación a
cuando menos tres personas o instituciones, el procedimiento debe ser como si fuera
adquisición directa (no lo siguió).
La LAASSP obliga a que participe un testigo social en el proceso, un organismo social,
para el caso, era la ONU, pero López Obrador se lo saltó con el peregrino argumento de la
“premura de tiempo” Este “detalle” (testigo social) lo había sugerido el tabasqueño en el
proceso de transición de un sexenio a otro (EPN/AMLO), incumpliendo promesa
electorera.
El precepto legal obliga que el proceso de contratación y los contratos se radiquen en
territorio nacional. Artículo 16, “cuando los bienes, arrendamiento o servicios de
procedencia extranjera (pipas son de EEUU) se utilicen en el país (México) deben hacerse
en territorio nacional.
El mismo señor López informó que todo se hizo en Estados Unidos. La violación a este
precepto (dice la Ley) arroja que al firmarse en el extranjero su interpretación y/o cualquier
controversia que surja deberá dirimirse conforme a leyes y en tribunales extranjeros.
Un punto básico ignorado por Andrés, las excepciones -como lo dijo en su justificación-
previstas en la Ley para adjudicar el contrato de forma directa NO SE PUEDE APLICAR
en este caso.
Artículo 41. Establece 20 excepciones (sólo citaré las más importantes) para el proceso que
nos ocupa; pero sólo dos de ellas están contenidas en las Fracciones IV y V, podrán
aplicarse pero sólo a partir de una interpretación muy amplia (que no fue lo que argumentó,
ya saben quién)

Fracción IV, establece que se puede exceptuar el proceso de licitación cuando las
adquisiciones se realicen con fines exclusivamente militares o para la armada (que no fue
el caso, porque era desabasto de gasolina) o su contratación mediante licitación pública
ponga en riesgo la seguridad nacional o la seguridad pública, en los términos de las leyes en
la materia.
Si el señor López señaló que el Ejército participaría en el proceso de adquisición, fue
porque los soldados operarían las pipas, pero no son bienes con fines militares.
La Fracción V establece una excepción cuando “derivado de un caso fortuito o fuerza
mayor no sea posible obtener bienes o servicios a través de licitación pública en el tiempo
requerido para atender la eventualidad” Sin embargo, establece que en “este supuesto las
cantidades o conceptos deberán limitarse a los estrictamente necesario para afrontarla”; es
decir, sólo permite adquirir lo necesario para superar la contingencia.
Pero a todo esto ¿en dónde están las 671 pipas? ¿Ya se solucionó el robo de combustible?
NO ¡ya sólo se roban poquito dicen López Obrador y Alfonso Durazo!
Recién, el Comisionado del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información
(INAI), José Salazar Suárez, exigió a Pemex dar a conocer expedientes, contratos y
facturas que amparan la compra (ilegal) de las pipas.
Dice que el Gobierno de México… ¡vamos la Transformación de 4ª! debe procurar la
transparencia y rendición de cuentas (no lo hacho hace 5 meses) que fueron promesas de
campaña de El Peje, que despiertan sospechas. De no hacerlo sería fraude de la T4a.
En respuesta al exhorto del INAI, Pemex se lava las manos arguyendo que no estuvo a
cargo de la compra, sino la Empresa Servicios SA de CV, filial de la Empresa Productiva
del Estado cuyo marco normativo se rige por el Derecho Privado, por lo que no está
obligado a contar con la información ¡Zaaz!
Lo que sí dijo el ente petrolero es que la Transformación de 4ª aumentó 100 millones de
dólares el presupuesto que se utilizaría para comprar las pipas, que implicó varios millones
de dólares más al presupuesto inicial. Responsabilidad absoluta de Andrés Manuel López
Obrador.
En conclusión, AMLO violó flagrante y vergonzosamente la Constitución y leyes que de
ella emanan, como ha sido su costumbre a los largo los primeros 5 meses del sexenio.
Incluso la Protesta del 1 de diciembre ante el Congreso General y la Nación fue una
absoluta simulación… y cómo no, siempre ha enviado al diablo a las instituciones. Pero
se pasó, ahora a la Constitución de la República pisotea, desacata, ignora… ¿quién le
dice algo? Aaah, sí, la Prensa fifí. Por eso nos odia, ataca y amenaza.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de
Comunicadores por la Unidad (CxU)

Advertisement

© 2020 Endirecto