Connect with us

Hi, what are you looking for?

lrepperjaramillo@yahoo.com
Al Presidente de México (única vez que utilizaré este término en la persona que cohabita
Palacio Nacional, porque para serlo tiene que actuar como tal, y este no es su caso) no le
interesa impartir justicia, Andrés Manuel López Obrador, ni conoce este término; el Peje
sabe que si de justicia se habla estaría en entredicho su estatus actual, porque en tres
intentos de ganar el cargo jamás informó cómo, quiénes, cuántos patrocinaron sus
campañas y hoy muy mínimo, acusa, escupe, lanza la primera piedra y esconde la mano,
señala con dedo flamígero a Felipe Calderón (PAN) a Enrique Peña Nieto (PRI) de
corruptos inmundos, que de comprobarse fehacientemente la acusación Lozoya Austin, en
consecuencia que se actúe penalmente en su contra.
Y digo que al tabasqueño no le interesa el término justicia, que implica imparcialidad,
derecho al debido proceso, presunción de inocencia, porque él la interpreta a su manera,
adelantándose a la intervención de la autoridad judicial (FGR, MP Federal, Juez de la
causa), acusando, juzgando y sentenciando al imputado, porque, por desgracia, el Poder
Judicial que debería ser imparcial, esta manipulado por Andrés Manuel y sólo acatará el
deseo, la orden e imposición que dicte, de lo contrario arremete contra quien cuestione o
desoiga su indicación.
Tal es el caso del vergonzoso asunto de la empresa brasileña Odebrecht que involucró
como master a Emilio Lozoya Austin, ex Director General de Pemex, en el sexenio de
Enrique Peña Nieto, que hoy se convirtió en show mediático azuzado, justamente, por
López Obrador. La historia es ampliamente conocida, no ahondaré más, sinio me remito al
presente.
Resulta que “casualmente” alguien de la Fiscalía General de la República que regentea
vergonzosamente Alejandro Gertz Manero, “filtró” a medios de comunicación y redes
sociales la declaración ministerial (que supone está bajo secrecía) del imputado en donde
denuncia a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari (PRI), Felipe Calderón (PAN),
Enrique Peña Nieto (PRI) de ser los instigadores –a través de él- para que con sus buenos
oficios extorsionara a Odebrecht para sacarle más de 10 millones de dólares para financiar
la campaña presidencial, en 2012, del mexiquense.
El soborno se extendió, dice Lozoya, al aun mandatario panista, que sabía del cochupo pero
guardó cómplice silencio. Con esos mismos dólares, “El Copetes” compró votos y
conciencia de senadores panistas para ayudar a su partido (PRI) a aprobar la reforma
energética del peñato, dela que resultaría beneficiada la empresa brasileña.
Pero tal “filtración” no fue casual o –como dijera el Chavo del Ocho… se les chispoteó-
sino perversa, insana y maquiavélicamente intencional por Andrés Manuel López Obrador,
para exhibir y con ello minimizar el posicionamiento del PRI y PAN con miras a las
elecciones intermedias de 2021, por el desprestigio, inacción, errores e incapacidad del
gobierno morenista de la Transformación de 4ª, y la estrepitosa caída de la simpatía del
Peje, que nomás no atina y menos sabe gobernar a México.
Fue con dolo, malevolencia, mala leche “soltar” las 63 páginas ampliamente detalladas de
la declaración, que causó el efecto buscado: desprestigiar a panistas y priistas… pero…
conociendo la suciedad político/mental de López, Morena, Gertz, Sánchez Cordero,
Monreal, Delgado el colectivo popular, la gente inteligente de este país no nos tragamos el
brete y concluimos que esta es la visión de justicia de Andrés Manuel, al ver fracasado su

gobierno, su incapacidad mental para el cargo que desempeña, pero sobre todo su sed de
venganza contra quienes son más inteligentes que él. No está en duda su astucia, su
maquinación para salirse con la suya, tan es así que compró la dignidad, ética, hombría de
Emilio Lozoya, para arremeter contra sus detractores, que en primera instancia le atinó,
pero habrá que esperar que un Juez digno, honrado, probo, inteligente tome el asunto e
imparta justicia imparcial y ponga en su lugar a los responsables.
La caricatura de Fiscalía General de la República que maneja a su antojo el tabasqueño,
pues Alejandro Gertz es sólo un “florero” más del Gabinete, salió con un boletín de prensa
miserable (aceptando mea culpa) en el que precisa “no fue filtrada por ninguno de sus
funcionarios. Por lo tanto, inició una carpeta de investigación para deslindar
responsabilidades por lo que consideró la filtración de un expediente aún en proceso. Serán
citados quienes hayan tenido acceso al documento para que declare al respecto”
En ningún renglón del comunicado la dependencia rechaza o desmiente la veracidad del
texto; es decir, acepta de facto, que es en efecto la declaración oficial de Emilio Lozoya,
que violó dos principios legales de los imputados, "el debido proceso” y la “presunción de
inocencia”, por lo que un Juez digno, insisto, debería recomponer el proceso e impedir que
López Obrador intervenga impunemente instigando a la sociedad de la culpabilidad de los
“referidos” hasta en tanto el impartidor de justicia analice todo: declaración, ratificación de
la misma de manera presencial con pruebas físicas, documentos, etc. de Emilio Lozoya
Austin tras las rejas de un reclusorio. Ese debe ser el debido proceso.
Si bien el inquilino de Palacio Nacional y el fiscalillo Gertz “pactaron” en lo oscurito,
“negociaron” suciamente; “acordaron” bajo la mesa con el miserable y corrupto Emilio
Lozoya aplicarle el recoveco legaloide “testigo colaborador” (en realidad testigo protegido)
le dio todos los beneficios que goza, aun siendo culpable confeso, como arraigo
domiciliario, la FGR no puede estar por encima de la autoridad Judicial, el Juez de la causa,
éste podría revertir los privilegios que insanamente le otorgaron López y Gertz, pese a
haber “colaborado” para atrapar a sus compinches, pues todos son culpables de corrupción,
cohecho, utilización de recursos ilícitos para beneficios personales y políticos, el juzgador
deberá medir con la misma vara y sancionar conforme a la ley.
Aunque el delito por el que se acusa a esos corruptos políticos ya prescribió, el togado
deberá encontrar otros argumentos legales para aplicar su decisión, pues de lo contrario, de
exculparlos, minimizar la pena o dejarlo sólo en amonestación o pérdida de ejercer sus
derechos políticos, sería una burla, en engaño a la sociedad que siempre es timada por
componendas político/judiciales.
Me temo, sin conceder, que pese a ser verdad, todo quede tal cual: exhibición de políticos
corruptos, desprestigio de partidos y apellidos, vergüenza familiar (a quienes les vale
madres pues usufrutuan dinero corrupto), expulsión o pérdida de privilegios partidistas, etc.
México confirmará ante el mundo la inmundicia político/electoral … siempre lo mismos pues
soló cambian nombres y colores partidistas, pero con los mismos perversos actores que
cambian de cargo. De diputado a senador, de éste a Alcalde, a Gobernador, a miembro de
gabinete, a Presidente de la República con el mismo sello de pervertido moral, ético y
político.
Ante lo evidenciado en los medios de comunicación y redes sociales de la Declaración de
Lozoya Austin que llevaba el sello lopezobradorista se tiene que destacar que este sujeto no
actúa como Jefe de Estado, sino como individuo resentido, vengativo, rencoroso, sediento
de crucifixión de sus “enemigos” y presto a utilizar todo la fuerza y aparato del Estado para
masacrar, aplastar, enterrar a quienes se atreven a cuestionar sus ocurrencias demenciales,
caprichos… A López Obrador no le importa la impartición de justicia, sino cobrar
venganzas.

Tan es así, que le comento el siguiente pasaje de este sujeto en una de tantas innecesarias
mañaneras. Exhibió en la pantalla de su escenario show time (Salón Tesorería) de PN, un
video “filtrado” anterior a la Declaración de Lozoya (qué raro) en donde dos colaboradores
de ex senadores panistas recibían fajos de billetes (aproximadamente 80 millones de pesos)
que guardaban en una maleta negra. López se solazó, le brillaron los ojos sabiendo que los
exhibidos pertenecían a la Fracción del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional
en la Cámara Alta, en el sexenio pasado.
Ipso facto, saco esta frase que ansiaba decir “este video que se dio a conocer es bastante
fuerte, muestra la inmundicia del régimen de corrupción que imperaba porque ese dinero se
utilizaba para comprar voluntades, conciencias, para comprar votos” Sanó su alma con su
decir.
De inmediato alguien desde la sillería de reporteros le cuestionó, que tales escenas son
similares a las de 2004 en donde su secretario particular (López era Jefe de Gobierno del
DF) René Bejarano Martínez recibía fajos de dinero del empresario argentino Carlos
Ahumada, que sería destinado al perredismo que encabezaba Andrés Manuel López
Obrador, caso conocido como “Bejarano, el señor de las ligas”. Dinero sucio a favor del
Peje.
De manera torpe, como es su costumbre, irracional y sin razonar su respuesta, aseguró “no
es lo mismo, ¡¡¡no se compara un portafolio con una maleta!!! además la cantidad (sic) era
menor a la que hoy se exhibe”… jajajajaja. Para López Obrador, Bejarano fue corruptito
(no olviden era su secretario particular en GDF), en cambio los panistas son corruptotes…
¡Nooombre, qué inteligente!
Aah, López, te refresco la memoria. Otro caso similar al del “Señor de las Ligas” en abril
de 2017 la ex diputada de Morena por Veracruz, Eva Cadena Sandoval, en ese momento
candidata de tu partido a la Presidencia Municipal de Las Choapas, fue video grabada por
una corruptora al momento en que recibía 500 mil pesos, en fajos de billetes que con
avaricia guardaba en bolsas de papel que la propia mujer le entregaba. “Este dinero, le dijo,
se va directo a la Ciudad de México para dárselo en propia mano a Andrés Manuel López
Obrador. Es un encargo que tengo” ¿lo recuerdas Andrés Manuel?
Te amplío la consecuencia de este acto de corrupción, La señora Cadena Sandoval, ante la
exhibición en redes sociales y televisión nacional e internacional tuvo que renunciar a la
candidatura, por deshonesta, tramposa, comparsa tuya. Al preguntarle la razón de la
dimisión, no le quedó otra que decir “renuncio para no afectar la imagen del partido y de
López Obrador”
¿Sabes López, cómo son conocidos estos actos inmorales, corruptos y deshonestos de los
políticos, como trácalas y quienes participan en ellos son justamente trácalas, por si no
sabes su significado te lo digo, persona tramposa, estafadora, que engaña para burlarse
de alguien. ¿Te es familiar el término, sí verdad?.
Sufriste en carne propia Andrés Manuel el efecto bumerang los de los panistas lo toleraste
con Bejarano y Cadena… No te cures en salud, corrupto.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de
Latitud Megalópolis (LM)

Advertisement

© 2020 Endirecto