Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Por Luis Repper Jaramillo*: *Perversidad, omisión, cizaña no son cualidades “aspiracionistas” – *Claudia, “la trampa nunca se logra” decían los abuelos

lrepeprjaramillo@yahoo.com
Mujer tramposa, corrupta, engañabobos, sizañosa, oportunista, nepota, indecente,
irresponsable, omisa, cómplice (en el mal), perversa, inepta y culposa (carga sobre su
espalda 55 muertos entre el Colegio Rébsamen y la Línea 12 del Metro), sin contar, aun, los
asesinatos del crimen organizado en su administración como Regenta de la Ciudad de
México
¡Ya la identificaron! es Claudia Sheinbaum Pardo, quien cobra sin dar resultados como Jefa
de Gobierno en la capital del país, que al igual que su mesías, despacha en el Palacio del
Antiguo Ayuntamiento de la Ciudad, al fin vecinos y cómplices en las pésimas
administraciones federal y capitalina, solapadas por su partido Morena y su farsa,
Transformación de 4a
Sheinbaum ha sido siempre aprovechada (sacar a la mala ventaja), buscando beneficio
propio sin importar dañar moral, social, económicamente a su contrincante, adversario,
competidor.
Es un espécimen siempre a la sombra, como rémora de un segundo, sin autonomía,
personalidad, carácter, obedeciendo órdenes como testaferro, lacayo, bufón. Carente de
decisiones. Influenciable, sumisa, bisagra, insensata, costrosa.
Tiene títulos académicos, sí, pero de nada le han servido pues está al servilismo de
padrinos, mesías, liderazgos, “patrones”. No tiene iniciativa propia, para desarrollar algún
proyecto público, social, administrativo, de gobernanza; pide “chiche” a su mentor, y de
acuerdo al humor de éste, aplica.
No me voy muy atrás de su trayectoria pública. Inicio en 2017, siendo Jefa Delegacional en
Tlalpan (ya estaba influenciada por López Obrador) desarrolló una actividad perversa,
opaca, tramposa, cómplice y ventajista.
En su puesto en Tlalpan, realizaba paralelamente 2 actividades (política y académica) en las
cuales cobraba sueldo, situación que violaba disposiciones oficiales pues como delegada no
debía desatender su obligación. Como investigadora de la UNAM con Categoría de
Investigadora Titular “B” existía incompatibilidad de funciones.
Era tan astuta que presionó a la UNAM para que le extendiera un oficio que la exoneraba
de la violación al Reglamento para Investigadores al Servicio de la Universidad… pero
siguió cobrando sueldo. ¡Alguien le ayudó!
Su intimidad con López Obrador ha significado todo para ella. Incluso, hasta le zafó su
responsabilidad, por omisión, complicidad, contubernio, corrupción con la dueña del
Colegio Rébsamen, por el asesinato imprudencial o doloso en el colapso de la escuela, en
2017, de 26 personas (19 niños, 7 adultos) Le fabricaron un culpable, el Director
Responsable de Obra (DRO). Sin embargo, la salvada fue legaloide, pero moralmente,

Sheinbaum es directamente responsable de la tragedia (no lo olviden, los 26 primeros
muertos a su cuenta)

Como digo, la intimidad AMLO/Sheinbaum sigue dándole frutos. Para blindarla de futras
investigaciones judiciales sobre el Rébsamen, Andrés Manuel, la impuso como Jefa de
Gobierno de la CDMX, ¡qué caray!
Desde ahí cuidarían mutuamente sus espaldas, pero como la tipa es embustera, tranza y
aprovechada, desde su estancia en Tlalpan (y la eventualidad de convertirse en Regenta)
maquinó un tinglado con sus contactos del CONACYT para “conseguirle” una beca
multimillonaria a su hija Mariana Imaz Sheinbaum, para cursar el doctorado en Historia,
en la Universidad de California en Los ángeles (UCLA) (cómo si en México no hubiera
instituciones que imparten maestrías, doctorados, diplomados, etc.) beneficio que le costó
al erario público 1 millón 245 mil pesos, por ser “hija de mami” y miguis, miguis del Peje.
Deshonesta, cómo si su madre y el padre, Carlos Imaz (porro del 68 y vividor de la política)
no tuvieran suficiente dinero para pagar de sus bolsillos los estudios de la “niña” ¡Infamia!
Claudia sigue siendo un parásito al servicio de Andrés Manuel. Al parecer mantendrán el
maridaje pues el Coordinador Nacional de México (no gobierna, ni sabe cómo hacerlo) la
tiene considerada como candidata (manipulable) de Morena para el relevo presidencial en
2024 (3 años antes). Al menos así lo ha demostrado aunque la larva no le dé resultados
positivos (pandemia, inseguridad, desempleo, comercio informal, descalabros) y
políticamente derrotas, como en la elección intermedia (2021) en donde Morena perdió 9
Alcaldías, de las 16 en disputa, con lo que la oposición en la Ciudad de México (PAN, PRI,
PRD) sentarán el descalabro para la empresa política propiedad de López Obrador, para la
Revocación de Mandato (2022) y la Madre de todas las Elecciones (2024), la Presidencial,
en el bastión de “izquierda” que representaba la capital de la República.
Aun así, López sigue consintiendo a la inútil de Sheinbaum, pese a que el 3 de mayo la
Regenta se metió en otro berenjenal con impacto negativo para los gobiernos morenistas
del entrañable DF y el Federal, cuando la fatídica noche, un tramo del Metro elevado Línea
12, se desplomó, por la ruptura de una ballena, cayendo al vacío dos vagones, provocando
la muerte de 26 usuarios, en el lugar, y días después 3 más en hospitales.
La irresponsabilidad, omisión, dejadez, complicidad, “austeridad republicana” de la T4a,
desinterés, ausencia de perfil profesional para el cargo, son las razones fidedignas de la
tragedia que involucra en primer lugar a Marcelo Ebrard (Jefe de Gobierno y promotor de
la construcción de la Línea Dorada), Andrés Manuel López Obrador, quien por su
“austeridad republicana” quitó presupuesto al STC para mantenimiento, supervisión,
auditorías de movilidad, etc. que llevó a la ruina el trazo de la vía.
Sigue Claudia Sheinbaum, por omisión y falta de “tamaños” para exigir al Congreso y al
inquilino de Palacio Nacional que, por seguridad y tranquilidad de los usuarios, no debió
reducirse la partida para el Sistema de Transporte Colectivo. Además, su íntima relación

con Florencia Serranía, en ese momento Directora General del Metro, no le aplicó el
Examen de Control de Confianza, el Perfil Profesional y la experiencia en el sector
transportación masiva que trajo como consecuencia 29 asesinatos culposos y más de 80
lesionados.

Y, Florencia Serranía, Titular del STC, indiferente a la eficiencia del Metro. Utilizó su
oficina pública y sus buenos oficios con la cúpula de la T4a, en la CDMX y Palacio
Nacional para promover sus empresas privadas como la operación del transporte del
Mexipuerto Cuatro Caminos-Ciudad Azteca-CETRAM Rosario. La estrategia de
conectividad urbana en el Tren Suburbano (Estado de México) Lechería. La planeación de
factibilidad para el desarrollo del CENTRA El Trébol, en Guatemala y la Estrategia
Integral de movilidad y operación del transporte en CETRAM Tacubaya. Estas eran sus
prioridades, cuidar su negocio y sus rentas, por encima de la seguridad y comodidad de los
usuarios, de un sueldo burocrático, tasado muy bajo por la austeridad republicana de
AMLO, acatada por la Sheinbaum. Por eso, Florencia, jamás se interesó en supervisar para
corregir las fallas de la Línea 12. El resultado, 29 asesinatos culposos que en su mandil se
apilan a Sheinbaum Pardo.
Así que Ebrard, Delgado, López Obrador, Claudia y Florencia no quedarán eximidos de la
responsabilidad de esa trágica noche en la Línea Dorada, aunque los “peritos expertos” de
la Fiscalía General de Justicia de la CDMX (cuya jefa es Claudia) y la empresa noruega de
peritajes DNV (que cobró 20 millones de pesos, pagados por Claudia) haya encontrado en
sus sesudas “investigaciones” a los verdaderos culpables de la tragedia: los pernos de
amarre de los rieles… Woow. Pero son fierros que no pueden defenderse.
Sheinbaum, tú eres culpable dolosa, culposa. Responsable de ambas tragedias en donde 55
inocentes víctimas yacen bajo tierra.
Las torpezas son el ADN de esta pretensa (por imposición de López) candidata presidencial
que, por atender su ansiosa candidatura, ha abandonado, desatendido por lo que cobra
millonario salario, la gobernanza en la Ciudad de México. Deja en manos inexpertas e
incapaces los destinos de la Metrópoli, en la persona de su Secretario General de Gobierno,
Martí Batres Guadarrama, un perverso operador político de López Obrador y de lo más
rancio de Morena y la T4a.
Entonces, Claudia, si conoces o has oído hablar de dignidad, ética, moral, probidad,
honestidad, sensatez, decencia no hagas más daño a los capitalinos, ¡lárgate! Pide licencia
al cargo, ocúpate, pero sin dinero público, de los impuestos y presupuesto de la ciudadanía,
de tu campaña electorera. Los chilangos en particular y los mexicanos en general estamos
hartos de tu presencia, de tu burda imagen, de tu pequeñez, de tu insignificancia, cobardía y
sumisión ante alguien menor que tú. No sabes gobernar una ciudad ¡¡cómo crees que
podrás hacerlo de un país!! Jajajajajaja… Poca cosa
Vox populi no olvida nada, Sheinbaum. En tu conciencia, persona, imagen, responsabilidad
recaen los asesinatos de al menos 55 personas entre niños, mujeres, jóvenes, adultos.
No seas más indigna. No mereces siquiera ser “aspiracionista” presidencial. Careces de
personalidad ¡mírate al espejo!

Advertisement. Scroll to continue reading.

*Miembro de los Grupos Editoriales Digitales pausa.mx, cadenapolitica.com,
revistapeninsular.com.mx, aldeadigital.mx, elinfluyente.mx, endirecto.mx

Advertisement
Advertisement