Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Por Luis Repper Jaramillo* -*El Ejército salvaguarda soberanía y territorio. No construye – *Tata Lázaro moriría nuevamente al ver como López manipula al Ejército

lrepperjaramillo@yahoo.com

Fanfarrona, soberbia, arrogante e irresponsablemente el inquilino de Palacio Nacional,
quien cobra cada quince días un salario, sin dar resultados, violentando la Constitución y
la Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana, sacó a los soldados de los
cuarteles para desarrollar actividades que no son de su competencia.
En su estado natural (18 años de candidato presidencial) criticó, arremetió, fustigó a los
sexenios priistas y panistas de utilizar al ejército para labores de policía y adversario de los
cárteles de la delincuencia organizada, jurando y prometiendo que de ganar la presidencia
de México, regresaría a los soldados a los cuarteles.
Excelente y contestario candidato, ya en el Poder “se le hace bolas el engrudo” y sus
promesas, compromisos y mentiras de campaña las olvidó, enterró y/o malévolamente las
ignora pues no tiene plan o programa de gobierno que sustente sus “ocurrencias” y
balandronadas mañaneras.
Para sus críticos, periodistas, columnistas fifís, nuestra labor es recordarle que tenemos
memoria, documentos, versiones y audios de sus “ofertas campañeras” y a 1 año 8 meses
de su triunfo (inobjetable) del 1 de julio de 2018, es un vergonzante mentiroso, deshonroso
de su palabra y engañabobos (chairos, botts, amlovers, borregos, acarreados, militantes,
simpatizantes, convenencieros, pagados, “compromisos”, seguidores, etc.) que aún le creen,
pese a no cumplir sus discursos mentirosos, por lo que revirar sus propias palabras lo
ubican de cuerpo entero como malandro (político al fin), que engañó (durante 18 años) con
spich “cachavotos” para ganar, sin compromisos reales por la gente que confió en él.
Para que se trague sus palabras, reproduzco algunas que en un videomensaje grabó el 6 de
febrero de 2012, siendo candidato presidencial postulado por el PRD “me comprometo a
regresar a sus cuarteles al Ejército en menos de 6 meses”… “No debe seguir exponiéndose
al Ejército, ni SOCAVARLO; regresarlo en la medida que se va profesionalizando la
policía y eso nos llevará 6 meses; en tanto la nueva policía federal (que luego deshizo y
formó la Guardia Nacional) sea la que se haga cargo de garantizar la seguridad”
Ya en Palacio Nacional, Andrés Manuel, no regresó a los cuarteles al Ejército, sino lo
explota en otras funciones que no son de su competencia (como precisa la Ley Orgánica
del Ejército y FAM). Y todavía El Peje se vanagloria escupiendo “el Ejército es una
institución que debemos cuidar todos… su encargo es defender la soberanía nacional”…
¿cómo no?
Las inconsistencias de López Obrador son lamentables. Sobre el mismo tema, el 1 de julio
de 2019, a un año de su triunfo electoral, en entrevista al Diario (afín) La Jornada, le dijo
“si por mí fuera desaparecería al Ejército y lo convertiría en Guardia Nacional enfocada de
lleno en temas de seguridad pública. Con una medida de ese calibre se podría abonar en
favor de la paz y se declararía a México como un país pacifista” (sic) ¿Qué, no somos
pacifista? El mundo lo sabe, sólo tú, no

Encarrerado y fuera de sí, desbarró “si fuera necesario defender militarmente al país, lo
haríamos todos” ¿¿¿??? ¿Todos, Kimosabi? Los mexicanos no somos militares, ¿por si no
lo sabes, Andrés?
López, para tu conocimiento, la Ley Orgánica del Ejército y FAM, en ninguno de sus
Artículos, Normatividad. Manual de Organización, etc. faculta a sus elementos realizar
otras funciones para los cuales fueron reclutados, capacitados, entrenados. Su misión, es
precisa “defender la integridad, independencia y soberanía nacionales”. Así de claro,
preciso y contundente.
Si el General Lázaro Cárdenas del Río, Presidente de México, volviera a nacer, moriría de
vergüenza al ver lo que ahora haces del Ejército, que por decreto creó en 1937, para
salvaguardar por tierra y aire el territorio mexicano.
En sus objetivos, el michoacano describió: organizar, administrar, proponer al Ejército y
FAM, como garantes de la seguridad de los habitantes del país ante potenciales acciones de
países beligerantes o invasores.
Revisada, analizada y actualizada dicha Ley en septiembre de 2019, los mandos castrenses
precisan en su Normatividad que las fuerzas armadas y la aviación militar deben atender,
realizar, preparar, participar en la elaboración de proyectos de acuerdo a sus asuntos y
competencias.
Mantener enlaces y coordinación con otros organismos gubernamentales en asuntos de su
competencia.
¿Sí está claro, Andrés? Ahora tú los habilitas, fuera de los cuarteles, como albañiles,
peones, arquitectos, ingenieros, maestros de obra, herreros, detallistas, electricistas,
fontaneros, etc. para “construir tu caprichos”, el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía,
proyecto que seguro abortará por inviable, inconsistente, riesgoso. También improvisas
soldados para levantar hospitales.
Con ello, quitas oportunidad de empleo a profesionales de la construcción, violando la
propia Ley General del Trabajo, que exige para estas obras ´personal experimentado,
profesional, idóneo, etc. no soldados rasos como peones de obra.
Es decir, López, quitas empleo a conocedores del tema. Harás doble pago a tus “empleados
temporales”: cobrarán como soldados, además como albañiles, es decir, doble pago
impidiendo este beneficio a otros jornaleros. ¿Y a quienes quitaste oportunidad de
empleo… que se jodan? Esa es tu visión de impulsar el trabajo remunerado… ¡No, pos sí!
¿Tus promesas de campaña de regresar a los cuarteles al Ejército, qué?
¿Los verde olivo, estará cuidando la soberanía y seguridad nacionales?
No dudo de la capacidad, habilidades, destreza, orden y obediencia de los soldados para
desarrollar actividades ajenas a su adiestramiento castrense. Saben hacerlo pues están
capacitados, entrenados, orientados para todo tipo de actividad… ¿pero, están de acuerdo
en desempeñar labores de albañil?, ¿los que no, cuál será el castigo?
Si bien la disciplina, lealtad, sumisión, entrega, amor por México por salvaguardar
soberanía y seguridad, los compromete, ¿qué, no estás violando sus Derechos Humanos
obligándolos a hacer labores no propias de su preparación?

Una prueba de esto es el Plan DN-III E, que implementa la SEDENA cuando en México
sufrimos los embates de la naturaleza o la provocación de desgracias. Al respecto, de
conformidad con lo establecido en el Artículo 1º de la LOEFAM, está comprometida a
cooperar con los tres órdenes de gobierno (Federal, Estatal y Municipal) en actividades de
apoyo a la población civil en caso de emergencia y desastres, con ayuda humanitaria, en
caso de cambio climático, inundaciones, sismos, incendios, riadas, explosiones, fenómenos
perturbadores, etc. en beneficio de la población.
Ya lo dice el escudo del Plan DN-III E “Estamos Contigo, Nuestra Causa es México…
Unidos somos la Gran Fuerza de México”.
Esto sí, Peje. Explotar a la Fuerza Armadas como constructores, es una aberración, un
despropósito en tu afán protagonista, absolutista y totalitario, por el capricho unipersonal de
hacer sentir que “mandas tú”, violando como siempre Constitución y Leyes que rigen los
protocolos de las instituciones de la República, a las que sistemáticamente haz mandado “al
Diablo”
Como todo lidersucho, tomas decisiones en las rodillas. Oyes, pero no sabes escuchar.
Instituciones internacionales en aviación determinaron que Santa Lucía es inviable y
riesgoso para actividades aéreas, pero tu soberbia y arrogancia te permite también, mandar
al Diablo a esos organismos mundiales y por tus “pistolas” pones a soldados a habilitar la
Base Militar como aeropuerto internacional. Es decir, “las cosas se hacen porque yo
quiero”, “aquí mando yo” “Santa Lucía va… porque va”. Este es tu razonamiento,
incoherente e irracional.
No dudo de la capacidad, nobleza, lealtad, obediencia y disciplina del Ejército y FAM para
renovar un aeropuerto, construir hospitales, socorrer a la población civil. Lo que lamento,
acuso y exhibo es tu arrogancia, violación al Estado de Derecho, aplastamiento de Leyes,
incapacidad de razonar y carecer de coherencia para tomar decisiones, pasando por encima
de reglas establecidas en el protocolo republicano y leyes que nos hemos dado los
mexicanos.
Es lamentable la llegada a Palacio Nacional de la Transformación de 4ª regenteada por un
político desadaptado, prepotente, soberbio y patético que actúa por venganza y no para
servir a 127 millones 200 mil mexicanos, que padecemos un gobierno ineficiente, incapaz,
incompetente… entreguista.
No se “gobierna”, Andrés, por capricho, venganza e incoherencia.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de
Latitud Megalópolis (LM)

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto