Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Por Luis Repper Jaramillo*: *Coacción, no consenso, renunciar a aguinaldo, Andrés. Otro engaño – *La “maceta” de Bucareli quiso justificar a su jefe, falló: no fue ¡invitación¡

lrepperjaramillo@yahoo.com

Por enésima ocasión el inquilino de Palacio Nacional, viola (motu proprio) la Constitución
mexicana, a la que el 1 de diciembre de 2018 en la máxima tribuna política del país, la
Cámara de Diputados, en Sesión General de Congreso (Diputados y Senadores), la
presencia del tercer Poder, el Judicial, en la persona del Ministro Presidente de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación, en el acto republicano más solemne en la vida institucional
del país protestó “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella
emanan”… “de no ser así que la Nación me lo demande”
Bueno, Andrés Manuel, quien para él sólo existe una ley, la de López Obrador “lo que diga
mi dedito”, “yo tengo otros datos”, “al diablo con sus instituciones”, “el aeropuerto de
Santa Lucía va, porque va”, etc. una vez más pisotea la Carta Magna y atribuyéndose la
razón absoluta, lo demás son intereses neo porfiristas, conservadores, neo liberales, “para
quitarme del poder”, dispuso en su Plan de Recuperación Económica, que de directores
generales del gobierno federal, hasta el Presidente de la República, no cobrarán este año
aguinaldo, para contribuir con ello a obtener más de 53 mil millones de pesos destinados al
combate de la pandemia.
El señor López está equivocado. Por arrogancia a ningún mexicano puede quitársele este
derecho constitucional, y menos por decisión unilateral, aunque sea el administrador del
país (porque no sabe gobernar, sólo administra y mal), pues esta prestación económica fue
una conquista de los trabajadores, incluida en la Ley Federal del Trabajo, en su Artículo 87,
que a la letra dice “las y los trabajadores que tengan una relación de trabajo subordinado a
un patrón (en este caso es el Gobierno Federal) tienen derecho a recibir un aguinaldo.
Es obligatorio del Patrón pagar el aguinaldo a los trabajadores cada año antes del 20 de
diciembre, de conformidad con el Artículo 87 de la LFT, equivalente a 15 días de salario,
como mínimo”
Burócratas activos o jubilados deben recibir 40 días de salario, el 50 por ciento antes del 20
de diciembre y el restante los primeros 5 días de enero del año siguiente.
“El aguinaldo, especifica la LFT, corresponde a todos los trabajadores de base, de
confianza, sindicalizados, por obra o tiempo determinado, eventuales, comisionistas, etc.”
El precepto protege a los empleados del gobierno de México, que según López Obrador, en
el solitario mensaje desde Palacio Nacional, anunció “en común acuerdo con trabajadores
del gobierno, he decidido que de Directores Generales hasta el Presidente de la República,
no recibirán aguinaldo este fin de año, como aportación económica para el combate al
Coronavirus”… Falso, mentiroso.
Si es así, López Obrador está obligado a mostrar (Ojo INAI) el oficio o documento oficial
que el burócrata de primer nivel “acepta” la petición de su Jefe inmediato para renunciar a
esta prestación irrenunciable.
De lo contrario, el señor López está obligado, también, a mostrar (entregando a los medios
de comunicación, Prensa) la carta o documento, bajo palabra de decir verdad, que el
empleado federal redactó y firmó aceptar no recibir aguinaldo, como “gesto de buena
voluntad solidario”.

En ambos casos, el dirigente nacional de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al
Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala Almeida, debe investigar a la administración de la
Transformación de 4ª y comprobar la veracidad o mentira de “en común acuerdo” sus
miembros aceptaron “donar” su aguinaldo “a la causa”. Bajo qué circunstancias, en qué
términos y sobre todo detectar la presunta coerción del Ejecutivo Federal que obligaría a
sus empleados a renunciar (que es irrenunciable) al aguinaldo.
En ambas circunstancias Ayala Almeida se ha aletargado, pues ya pasaron 10 días del
anuncio y esa Federación guarda cómplice silencio o sinvergüenza colusión.
En todo caso, la sociedad exige la presentación de los documentos mencionados. Si la T4a
no los exhibe (absolutamente convincentes) estaría cometiendo simulación, engaño,
coerción y desacato a la Ley Federal del Trabajo, emanada de la Constitución.
De inmediato, como se esperaba, doctores en Derecho Laboral en defensa del empleado
público y para desenmascarar a Andrés Manuel, calificaron la decisión como sospechosa
ya que el trabajador estaría aceptando trato injusto por la necesidad de preservar el
empleo.
Fueron más allá. La petición del inquilino de Palacio Nacional es ilegal por ser un Derecho
adquirido y NO SE PUEDEN CANCELAR DERECHOS de acuerdo a la Constitución y a
la LFT.
En caso de dudas, los especialistas piden consultar el Artículo Primero de la Constitución
que señala “la aplicación de una norma se debe dar la opinión más favorable a los
particulares, conocido como principio pro persona” En este caso se aplica in dubio pro
operario (principio del Derecho Laboral que establece que cuando existan dudas razonables en la
discusión entre el obrero o empleado y su empleador, con respecto a los reclamos efectuados o las
imputaciones alegadas, los jueces deberán decidir la cuestión en la forma más favorable a la parte
más débil de la relación contractual: el trabajador)
Para poner en contexto este debate, Andrés Manuel dijo textual en su Informe trimestral
respecto al tema del aguinaldo. Cito tal cual “se bajarán los sueldos de los altos
funcionarios públicos y se eliminarán los aguinaldos desde el cargo de subdirectores hasta
el de presidente de la República” (fin de la cita)
En lamentable y vergonzosa reacción, tratando de defender, “ayudar”, justificar a su Jefe, la
maceta –perdón, Secretaria de Gobernación- Olga Sánchez Cordero, Ministra en retiro
(jubilada) de la SCJN que de esto debería saber harto, escupió “la cancelación del
aguinaldo es sólo una invitación por parte del Presidente de la República Andrés Manuel
López Obrador”
A ver, a ver, Olguita, no escuchaste, no leíste o no te enteraste, pero el sentido impositivo
de tu jefe fue tajante y se eliminarán los aguinaldos, que para nada, señora parece una
“invitación”, no sea torpe, insensata o tapete, López ordenó la eliminación de aguinaldo a la
alta burocracia… Así de sencillo y claro. Usted no funciona como Secretaria de
Gobernación, de plano.
Andrés, Olguita, T4a, los burócratas afectados tienen herramientas legales en caso de que
se les obligue a renunciar a esa prestación prevista en la LFT.
Esto opina el Maestro en Derecho, catedrático en la UNAM, Francisco Burgoa: “quitarles
el aguinaldo a los servidores públicos es inconstitucional e ilegal. Bajarles el sueldo por
decreto o decisión presidencial, también. El aguinaldo es un derecho de los trabajadores.
Los derechos laborales son irrenunciables”

“El Artículo 123 Constitucional señala que los servidores públicos recibirán una
remuneración adecuada e irrenunciable por el desempeño de su función. En la Fracción I
dice que se considerará remuneración o retribución toda percepción en efectivo o en
especie, incluyendo el aguinaldo”.
Manuel Fuentes, abogado laboralista y profesor de la UAM detalla “eliminar aguinaldo de
los altos funcionarios es una medida inconstitucional, no son privilegios son derechos
irrenunciables. El servicio público es un trabajo de mucha responsabilidad y merece sean
respetados sus derechos laborales”
El único que no sabe, no entiende, no quiere o su soberbia lo ciega es quien debe respetar y
cumplir la Constitución, Andrés Manuel, que si quiere obsequiar “a la causa” su aguinaldo,
de entrada debe cobrarlo, firmar la nómina. Después, abrir una cuenta, fideicomiso, un
fondo legalmente constituido, depositar ahí su cuota y esperar la “buena voluntad” de sus
chairos (gabinetes, directores, subdirectores, etc.), amlovers, pejesombies, adoradores,
beneficiarios de sus programas sociales, etc. que engorden el “cochinito” para presumir que
hace su trabajo en beneficio de los mexicanos… Nada más mentiroso.
Lo cierto, que si López Obrador se sale con la suya y no protesta la FSTSE, de Joel Ayala,
o la Cámara de Diputados no pone un alto a este despropósito, 1 millón 253 mil burócratas
de primer nivel serán afectados por un dislate de Andrés, en aras de recuperar –ya es
imposible- confianza, credibilidad, simpatías cuando su reacción para enfrentar al COVID
19 fue tardía, improvisada, ocurrente y retadora a las instancias internacionales de salud:
OMS, OPS, a la propia ONU a quienes dio muestras de “valemadrismo” cuando ignoró los
protocolos sanitarios, convocando a la gente a “salir de casa”, “lleve a sus familiares a un
restaurante” “sólo así se reactivará la economía”, mientras el C19 provocaba infecciones,
muertes y agresiones a los países no preparados, como México.
En fin, entre mentiras, coacción, promesas falsas y barrabasadas López Obrador amenaza a
sus empleados quitarles su aguinaldo, aunque viole la Constitución y la Ley Federal del
Trabajo.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de
Latitud Megalópolis (LM)

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto