Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Por Luis Repper Jaramillo*: *¡¡Aún no es tiempo de reunirse con Biden!! dice López Obrador – *Tampoco lo fue con Trump. Pésima política exterior de la T4a

lrepperjaramillo@yahoo.com

Dice Andrés Manuel López Obrador, coordinador del país, que coincide con el Presidente
de Estados Unidos, Joe Biden, en su plataforma política. ¿Coincide? cuando no la ha
presentado a su Congreso, sólo fue el pronunciamiento en su discurso tras asumir la
administración de la Casa Blanca. Como oportunista que es, el tabasqueño, jamás ha tenido
contacto con el nacido en Pensilvania, e ipso facto pretende congraciarse “para quedar
bien”
Previo a su toma del poder, Biden aseguró que contempla regularizar el estatus legal de
millones de mexicanos indocumentados en la unión americana, de donde se cuelga El Peje
y lo califica como coincidencia… El sueño americano de los mexicanos data de siempre.
Han pasado administraciones del PRI, PAN, Morena e ignorado el proceso. Los
connacionales siguen huyendo al norte, ante la incapacidad de los gobiernos federales para
lograr la estancia de “espaldas mojadas” en aquel país.
Ahora, la Transformación de 4a se llama “complacida” con el anuncio Biden, pero debo
recordarle a Andrés Manuel, que lleva 2 años 2 meses de fallido gobierno y nunca, jamás,
se interesó en negociar, buscar o al menos conversar con el entonces Trump sobre el tema.
Bien sabíamos que, desde hace 4 años al inicio de su cuatrienio, el neoyorkino mostró su
odio, antipatía, rechazo a lo mexicano y los mexicanos en su país.
Al más puro estilo nazi Donald emprendió una cacería contra nuestros paisanos, a través
del ICE, que separó familias, enviando a los padres de regreso a México, secuestrando en
jaulas de alambre a los menores de edad, sin el mínimo recato y respeto a sus derechos
humanos, situación que provocó al menos 2 fallecimientos de menores por maltrato y
descuido de los encargados de los “albergues”.
Esto no incomodó a López Obrador, quien desde su pupitre de Palacio Nacional sólo
protestó mediáticamente por el hecho, pero jamás vía diplomática, mediante un encuentro
personal o al menos una llamada telefónica para exigirle una disculpa pública por tan atroz
proceder.
En su Columna estelar “Templo Mayor” el Periódico Reforma, disecciona a la perfección el
“oportunismo” del Peje (con el permiso del rotativo cito párrafos del jueves 21 de enero)
“López Obrador ya salió a disipar las dudas binacionales, al aclarar que “coincide” con los
planteamientos de Joe Biden. Sería bueno saber cuáles son esas coincidencias. Porque el
mensaje constante y preciso del nuevo mandatario norteamericano ha sido el de la unidad,
que gobierna para todos, no sólo para sus simpatizantes; que es hora de dejar atrás la
polarización y que sólo juntos saldrán de la crisis”

El Reforma, siempre crítico, por la ineficiencia del gobierno de la T4a, asesta golpe
contundente, “¿A poco en Palacio Nacional ya no se dividirá a los mexicanos en buenos
(sus simpatizantes) y todos los demás?”

Ni el Canciller (jajajajaja) Marcelo Ebrard, mucho menos López Obrador fueron capaces en
dos años 2 meses conciliar o al menos interesar a Trump respetar a los indocumentados.
Jamás ha sido tema en la agenda lopezobradorista alcanzar un trato digno, humano,
considerado por la aportación que manos mexicanas hacen por el campo, la producción, la
tarea doméstica, a los “gringos”, que ni sus propios paisanos no se atreven hacer.
Intempestivamente, López “coincide” con la visión Biden sobre nuestros paisanos, pero no
por un plan de gobierno, una asignatura prioritaria (que no es lo suyo), o por humanidad,
sino por reacción (que es como actúa la T4a) ante el temor de que el mandatario vecino
tome decisiones (no estilo Trump) para ordenar la política migratoria, que ya adelantó su
interés de regularizar el estatus de millones de connacionales.
El Gobierno de México, nunca propositivo, siempre reactivo, esperará la anuencia de Mr.
Joseph Robinette Biden Jr. para tratar el asunto de los indocumentados y se confirma esta
afirmación, cuando Andrés Manuel en su aburrida mañanera, expresó que “aún no es el
momento para buscar un encuentro con él. Esperaremos un tiempo para buscarlo”.
Mientras éste espera el “momento oportuno”, millones de paisanos siguen en incertidumbre
por desconocer la actitud que asumirá la administración Biden, pues todos los mandatarios
de las barras y la estrellas, ofrecen no perseguir a migrantes y actúan lo contrario. Al menos
así actuaron Barak Obama y Donald Trump, quienes fueron severos en la deportación de
mexicanos y latinos. ¿Por qué creer que Mr. Joseph Robinette, será diferente?
Y crece la incredulidad por el tema, pues quien cobra como Canciller (jajajajaja) y
responsable de la política exterior mexicana, está más ocupado operando para López
Obrador, en temas que no son de su competencia: la pandemia, las vacunas, el blindaje en
la frontera sur de México para evitar el cruce de migrantes latinos hacía EE UU (en tiempos
de Trump), en el asunto del T-MEC y hasta en la compra de pipas para transportar
gasolinas y diésel en la corrupción del huachicoleo, mientras la relación bilateral era letra
muerta.
Es mentira que López Obrador coincida con la intención del Sr. Biden, pues desconoce los
objetivos, intereses, procesos, procedimientos y acciones del proyecto migratorio, ya que
no es público en Estados Unidos… sólo se fue a la “cargada” de opiniones por la llegada
del nuevo inquilino a la Casa Blanca… Son frases hechas, que por más de 45 años he
escuchado, por mi actividad periodística, de presidentes que se van y los que llegan.
¡Vamos, es un protocolo mediático, por cortesía, diplomacia, buenos propósitos!
En su oportunista y cortesana actitud ante la “llegada del nuevo rey” a la casona de la
Avenida Pensilvania, en Washington, López escupió que “no hay nada urgente para hablar
con Biden, ya hablamos hace unos días, no hace falta, los dos sabemos que no habrá

problema entre las dos naciones… todo está claro” (¿qué, ya lo habló a fondo y de manera
presencial para sostener tal afirmación?

Advertisement. Scroll to continue reading.

Desde luego no. Siguió “lo importante es el respeto a la soberanía, la no intervención, bien
lo dice nuestra Constitución”. Ahora sí, apela a la Carta Magna, cuando ha sido el gran
irrespetuoso a la Ley de Leyes.
¿Qué esperar de la relación México/Estados Unidos a partir de la administración Biden?
Igual que con Trump, pero no tan perversa. A Mr. Joe sí le interesa México, como a todo
gringo: su petróleo, su mano de obra barata, su ubicación geopolítica. No es casual su idea
de tratar con dignidad a los indocumentados. Desde luego no abrirá su frontera sur de par
en par; mantendrá la sumisión de la Border Patrol, (Guardia Nacional) en Chiapas, no para
impedir el cruce de centroamericanos hacia su país. Ahora busca que venezolanos,
nicaragüenses, no crucen nuestro país.
Esto lo pedirá, cuando otorgue una cita en Casa Blanca a López Obrador, porque “no es una
hermana de la caridad” pues su política exterior, policía del mundo, de líder universal, es
norteamericana. Rescatará éste de las manos de la alemana Ángela Merkel. Seguirá siendo
México amigouuu de Norteamérica, pero con Biden, bajo sus condiciones e intereses.
¿Dar a López Obrador el beneficio de la duda, sobre su relación con Biden? NO. En 26
meses jamás ha mostrado intención o interés de profundizar una relación provechosa,
estable, digna con el mundo, tan es así, en ese tiempo sólo una vez (convenenciera y
sumisa) salió del país, a Washington, para reunirse con el neoyorkino Trump, que fue
desastrosa -por el resultado de la elección presidencial- y exhibió como “mascota” a López
Obrador.
¿Por qué pensar que con Biden, sea diferente? si su Canciller (jajajajaja) anda en pre
precandidatura de Morena hacia 2024, metido en asuntos que no corresponden a su cargo,
sino como títere de Andrés Manuel, no al Servicio Exterior Mexicano o concretar
relaciones trascendentes de México con el mundo. Su único logro (a medias, por cierto) la
conclusión del T-MEC, que fue una negociación colegiada, no por influencia o manejo
extraordinario del proceso.
En conclusión, México seguirá siendo el traspatio de Estados Unidos.

*Miembro de los Grupos Editoriales Digitales www.radioexpresionmexico.com (REM) y
de www.latitudmegalopolis.com (LM)

Advertisement
Advertisement