Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Por Luis Repper Jaramillo*: *Andrés, “en política no hay casualidades. Se planea para que suceda” – *Fidelidad, pleitesía, deferencia lopista a lo que huela a Guzmán Loera

lrepperjaramillo@yahoo.com
El único priista decente, digno, honorable, ejemplar en la historia de este triste, solitario y
quebrantado partido, Don Jesús Reyes Heroles, acuñó a lo largo de su brillante trayectoria
política varias frases, que aplicadas a la realidad, en el México del Siglo XXI, son verdades
contundentes y lapidarias para los politiqueros baratos incapaces mental, intelectual,
administrativamente para gobernar (Andrés Manuel, Miguel Barbosa, Cuitláhuac García,
Cuauhtémoc Blanco, Jaime Bonilla, Claudia Sheinbaum, Héctor Astudillo, etc.) que los
exhibe como piltrafa humana, inútiles para generar confianza, simetría, apoyo de sus
gobernados
Uno de esos apotegmas Don Jesús señala “en política lo que parece es” Esto nos lleva a
exponer que desde su eterna actitud de candidato presidencial por varios partidos (PRD,
Morena y rémoras) López Obrador buscó el respaldo de grupos antisociales, como
delincuencia organizada, cárteles, golpeadores, y más, afinidad que consuma, cuando en su
tercer intento por llegar a La Silla del Águila, en un discurso en diciembre de 2017, sacó a
relucir su defensa por quienes a través de las armas, el terror y la agresión mantienen a
México en vilo por la ola de asesinatos y controles de plazas del narcomenudeo, a gran
escala, el huachicol, el tráfico de armas, de personas, de drogas.
Ese día y ante el asombro de la sociedad, Andrés Manuel candidato presidencial por
Morena para el sexenio 18/24, señaló ente sus chairos “de llegar a la presidencia ofreceré
amnistía a criminales e incluso a líderes del narcotráfico”
“Si es necesario convocaré a un dialogo para otorgar amnistía, siempre y cuando se cuente
con el apoyo de las víctimas (sic), los familiares de las víctimas. No descarto el perdón”
Así de claro. Ya en Palacio Nacional cumplió su palabra. El primer “beneficiado”, Ovidio
Guzmán López (hijo de El Chapo Guzmán), ilegalmente “perdonado” pues estando en
custodia de la Guardia Nacional y el Ejército en operativo en Culiacán, Sinaloa, por orden
directa y telefónica de Andrés Manuel, quien viajaba en vuelo comercial al sureste del país,
ordenó a Alfonso Durazo soltar (liberar) a Ovidio, violando todos los protocolos judiciales,
sin presentarlo ante el MP Federal, bajo el “peregrino” argumento de no provocar que los
sicarios del Junior desataran una masacre contra los culiacanenses, en represalia por la
detención.
Pisoteando la Constitución, López Obrador, motu propio defendió a un capo, ridiculizando,
humillando, despreciando a los militares que digna y honorablemente habían hecho su
arriesgada labor.
Literal e impunemente Andrés Manuel aplicó “perdón y olvido”, amnistía a un delincuente
de mucha monta, sin que las “víctimas” (sic) o los familiares de éstas lo apoyaran, como
lo expresó en su propuesta de diciembre de 2017.
No olviden el nombre del “beneficiado”, más adelante les diré como celebró esta decisión.
Dice un refrán popular “dime con quién andas y te diré quién eres” O cómo dijo hace más
de 4 décadas Don Jesús Reyes Heroles, “en política lo que parece es” y agrego una conseja
de vox populi “el que con lobos anda, a aullar se enseña”.
“Pactar con la delincuencia organizada, López, es convertir al Estado en parte de la
delincuencia”. Retomo esta cita de quien fuera Secretario de Marina en el sexenio de
Enrique Peña Nieto, Almirante Vidal Soberón, cuando se conoció la oferta “perdón y
olvido” a líderes del narcotráfico.

Andrés Manuel López Obrador, con su “amnistía” a delincuentes creó una “base social” del
crimen organizado con pobladores, familiares, amigos, compinches, conocidos, vecinos,
incorporados, obligados, etc. de la plaza, quienes por voluntad o por coacción, se
convierten en estructura del narcotráfico como en Celaya, Michoacán, Sinaloa, Tamaulipas,
CDMX, etc.
La amnistía de El Peje a los delincuentes es un acto de futurismo político para que en 2021
y 2024 los “beneficiados”, sus familiares, sicarios, allegados, amigos y “cuates” voten por
los candidatos de Morena, permitiendo con ello continuar con sus ilícitas actividades.
Se equivoca Andrés Manuel en su concepto de amnistía, pues en realidad no es un trato
con grupos de posturas ideológicas, sino consumados delincuentes, asesinos,
secuestradores, terroristas.
Su plan de pacificación del país en 180 días (seis meses, como ofertó al protestar el cargo),
falló, pues a un año 4 meses de sexenio no logró la paz, sino los homicidios dolosos del
crimen organizado están fuera de control. Cito cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema
Nacional de Seguridad Pública, de diciembre de 2018 (inicio de la Transformación de 4ª) a
marzo de 2020 tiene registradas 40 mil 333 víctimas, entre sicarios, feminicidios, soldados,
policías, alcaldes, legisladores, daños colaterales, etc.
El informe del Secretariado es contundente, desviste abiertamente a la administración
lopezobradorista como incapaz, omisa, indiferente, al calificar al mes de febrero de 2020
como el peor en la historia de México al registrar 2858 ejecutados y los índices negativos
van a la alza.
A estas lacras de la sociedad, López Obrador les ofreció “perdón y olvido”
Es obvio y evidente este dato, en 2020 el crimen organizado ha crecido exponencialmente,
se ha fragmentado, diversificado y más violento.
La debilidad, complacencia, complicidad del Gobierno de México (léase López Obrador) al
amnistiar delincuentes provoca que haya nacido nuevos cárteles, como el Santa Rosa de
Lima, cuya sede Celaya, Guanajuato, es una fortaleza infranqueable, dedicado al
huachicoleo, secuestro, extorsión (plaza o derecho de piso), asalto a bancos, concesionarias
de automóviles nuevos, cajeros automáticos, etc. tiene aterrorizado a los Estados de
Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí. Territorio blindado por su líder José Antonio
Yépez, a El Marro.
Actualmente existen en México más de 200 grupos delictivos organizados, unos
pequeños, que controlan su territorio. Otros medianos que gobiernan estados circunvecinos
y los de control nacional, los más temidos Cártel Jalisco Nueva Generación, que domina
Nayarit, Jalisco, Guanajuato, Colima, Michoacán, Ciudad de México, Guerrero, Veracruz.
Su brazo armado son Los Mata-Zetas
Cartel de Sinaloa. Otrora poderosa organización criminal bajo el mando de El Chapo
Guzmán, en cadena perpetua en Estados Unidos, hoy tiene una dirigencia colegiada
encabezada por el hijo del Mayo Zambada y los descendientes del Chapo, Ovidio e Iván
Archivaldo. Tiene bajo su control los Estados de Baja California, Chihuahua, Coahuila,
Sinaloa, Durango, Colima, Guerrero.

La CDMX también está dominada por Cárteles, son 17 organizaciones delictivas dedicadas
al tráfico de drogas, armas, prostitución, secuestros, narcomenudeo, asalto a mano armada,
robo de coches, autopartes, plagio express, derecho de piso, extorsión y demás
calamidades. Operan las 24 horas del día en las 16 Alcaldías de la capital del país ante la
inoperancia, incapacidad, colusión, omisión, permisividad, de la Jefa de Gobierno, Claudia
Sheinbaum y su inútil Secretario de (in) Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch.
Gobiernan la Ciudad entre otros grupos CJNG, Cartel de Tepito y su Contra Cártel, el de
Tláhuac, Los Rodolfos, Familia Michoacana, Pacífico Sur, de Sinaloa, Los Zetas, La
Barbie, de Juárez, del Golfo, Células de Mara Salvatrucha.
El profesor de la materia Justicia Criminal, en el Holly Family University, Jonathan Rose,
respecto a la complaciente y descontrolada operación de Cárteles en nuestro país, que a
partir del gobierno de la Transformación de 4ª, “salió de control” o forma parte del plan
perverso de López Obrador para aterrorizar a los mexicanos, suelta una verdad irrefutable
“los cárteles van a seguir necesitando del Estado, porque requieren de un Estado corrupto”
Mencionaba líneas arriba, que la “liberación” de Ovidio Guzmán López “El Chapito” fue
una acción coordinada y palomeada por el inquilino de Palacio Nacional, por su inclinación
de protección acordada (diseñada, concertada) con la cabeza del Cártel de Sinaloa, los
herederos de Joaquín Guzmán y del Mayo Zambada.
Tras el episodio, se dio un impasse López/CdS en donde se dio un reacomodo sentimental,
filial entre aquel y la familia Guzmán López, en principio epistolar, cuando la madre del
Chapo, Consuelo Loera, le envió dos cartas pidiendo su intervención ante el gobierno de
Donald Trump, para que el juicio contra su hijo se ventilara en juzgados mexicanos y por
ella la extradición a nuestro país.
No sólo López Obrador no pudo solucionarlo, y el capo fue sentenciado a cadena perpetua
por sus crímenes y tráfico de drogas a ese país.
Al conocer la sentencia, demostró su afecto y fidelidad al Chapo. En una mañanera expresó
“me siento conmovido por la suerte de Joaquín Guzmán. Lamento mucho que se den estos
casos. Yo no quiero que nadie esté en la cárcel, que nadie sufra. Yo soy un idealista”
Como muestra de sumisión, lealtad, deferencia y cariño por el narcotraficante más
sanguinario, demoniaco, considerado por la justicia norteamericana como Enemigo Público
# 1, López Obrador le dio dos obsequios que nunca olvidará Joaquín, ni doña Consuelo
Loera: en octubre pasado, liberó sin juicio, protocolo judicial, violando la Constitución
mexicana y sus códigos legales, a Ovidio, hijo y nieto, respectivamente, cuando había sido
capturado por la policía y ejército nacionales.
Acción que le valió a Andrés Manuel ser considerado corrupto, justamente lo que esgrime
en la T4a, como su bandera moral.
El segundo regalo consistió en departir la tortilla y sal en un pic nic, con la familia Guzmán
Loera y sicarios, con motivo del cumpleaños 30 de Ovidio. El regalo ya se lo había
adelantado en octubre de 2019 en un encuentro planeado en Culiacán, Sinaloa.
López Obrador aprovechó el ágape para saludar de mano (en plena contingencia de COVID
19) a doña Consuelo Loera, en un paseo agendado perversamente a Badiraguato, para
rendir pleitesía al líder actual del Cártel de Sinaloa, Ovidio, por su “cumple”.
Te dejo, Andrés, esta frase que encaja por tu reunión con los Guzmán “en política no hay
casualidades. Todo es deliberadamente planeado para que suceda”

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de
Latitud Megalópolis (LM)

Advertisement

© 2020 Endirecto