Connect with us

Hi, what are you looking for?

Salud

No todo es Gripa

Por Antonieta Sea Loranca

En esta temporada las Infecciones en Vías Respiratorias son muy comunes, representan la principal causa de ausencia laboral y escolar; la gran mayoría  no llegan a tener complicaciones graves, sin embargo hay que distinguir de qué tipo de infección se trata y acudir al médico para que prescriba el tratamiento correcto.

El Dr. Jhonathan Castillo, Neumólogo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, comenta que todas las infecciones en vías respiratorias comienzan con los mismos síntomas pero evolucionan de forma diferente, y principalmente tienen un origen distinto, cuando se trata de una infección producida por un virus  se debe atacar con antivirales, cuando es por una bacteria se tratan con antibióticos. El 95% son producidas por virus y solo un 5% son causadas por bacterias, por lo tanto los antibióticos en la mayoría de los casos no son de utilidad y únicamente favorecen la resistencia bacteriana.

Las Infecciones Respiratorias Agudas duran menos de 15 días, son muy contagiosas, se transmiten de persona a persona, ya sea por la inhalación de las gotitas de saliva que salen de la persona infectada o por el contacto de manos u objetos infectados.

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

TIPOS DE INFECCIONES EN VÍAS RESPIRATORIAS:

Resfriado común. Es más frecuente en la época de invierno. Hay congestión nasal, faringe irritada, fiebre, escurrimiento nasal, falta de apetito, dolores musculares y un malestar general muy característico. La mayoría no requiere de un tratamiento para combatir la infección, solo se da tratamiento para mejorar los síntomas.

Rinitis. Es cuando la mucosa nasal se inflama a causa de alguna alergia ya sea al polen, el polvo, etc, o por un cambio de temperatura repentino. Las personas que la padecen deben identificar que se las provoca para poder evitarlo y en caso necesario usar algún medicamento.

Sinusitis. Es la inflamación de la mucosa de los senos paranasales generalmente causada por una bacteria. Puede durar desde unos días hasta años, pero debe ser diagnosticada y tratada por un profesional, en estos casos los antibióticos son los mejores medicamentos. Se presenta con secreción nasal espesa y de color amarillo-verdoso, goteo, congestión y también puede haber fiebre.

Amigdalitis. Esta infección casi siempre es causada por un virus, pero puede presentarse al mismo tiempo otra infección causada por una bacteria, generalmente hay dolor en el abdomen, vómitos, salpullido, lengua blanquecina, y la mayoría de las veces no hay escurrimiento nasal. Para elegir el tratamiento se debe conocer cuál es la causa, cuando la amigdalitis es crónica y no se sigue un tratamiento adecuado puede haber complicaciones como fiebre reumática o afectar el desarrollo normal de los niños.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Faringitis. Es la inflamación de la mucosa que reviste la faringe. Los síntomas son dolor al deglutir, amígdalas inflamadas, fiebre, tos e incluso diarrea; tiene una duración de 3 a 6 días, el tratamiento es solo para mejorar los síntomas.

La amigdalitis y la faringitis generalmente se presentan al mismo tiempo, se denomina farigoamigadlitis.

Laringitis. Es la inflamación e irritación de la laringe, generalmente es causada por un virus pero también puede deberse a una alergia, o por tener enfermedad de reflujo gastroesofágico, neumonía, incluso por inhalación o consumo de irritantes o químicos. El síntoma principal es la ronquera, además de los síntomas del resfriado común. Se recomienda descansar de la voz y el uso de humidificadores.

Otitis Media Aguda. Es la inflamación de la mucosa del oído medio, muy común en los niños, sobre todo en los menores de 3 años, generalmente es de origen bacteriano; existen varios medicamentos para tratarla, cuando no  se diagnostican y se tratan a tiempo pueden complicarse en mastoiditis, meningitis, déficit auditivo o trastorno de lenguaje. Estas complicaciones se pueden prevenir con la aplicación de la vacuna antineumocócica y anti Haemophilus influenzae.

En la mayoría de los casos la infección se queda en las vías respiratorias altas (cavidad nasal, faringe y laringe), causa muchas molestias pero no supone un alto riesgo, sin embargo hay algunos casos en los que la infección se extiende a las vías respiratorias bajas (tráquea, bronquios y pulmones) y hay mayor posibilidad de que se complique en neumonía e incluso cause algún tipo insuficiencia respiratoria grave, estos casos requieren de atención médica urgente.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Las personas con diabetes, alcoholismo, VIH, cáncer, cualquier enfermedad que les impida deglutir adecuadamente, enfermedades crónicas, afecciones respiratorias, malnutrición o un sistema inmunológico deficiente deben estar más atentos a cualquier cambio en los síntomas ya que las posibilidades de presentar complicaciones son mayores.

 

Advertisement

© 2020 Endirecto