Connect with us

Hi, what are you looking for?

Legislativo

Necesaria política de Estado y reformas legales para impulsar la industria naval mexicana

Al inaugurar el foro “Propuestas para Fortalecer a la Industria del Transporte Marítimo e Industria Naval Mexicanas”, el diputado Gustavo Adolfo Cárdenas Gutiérrez (MC), presidente de la Comisión de Marina, afirmó que se deben establecer condiciones para fortalecer al sector y su competitividad a nivel internacional.

Planteó elaborar un régimen especial para que los astilleros no paguen más impuestos y modificar el artículo 11 de la Ley de Navegación y Comercio Marítimo para dar prioridad a la flota naval mexicana y no aceptar barcos de arrendamiento extranjero.

Dijo que las propuestas “no deben quedar como carta de buenas intenciones, como una llamada a misa”, y pidió la colaboración de los participantes para impulsar, facilitar e impulsar la actividad de la industria naval, auxiliar y pesquera, “y poner por encima de cualquier interés particular, el del país”.

En su participación, el director general adjunto de Ordenamientos, Enlace y Accidentes e Incidentes Marítimos de la Secretaria de Marina (SEMAR), Héctor Raúl Fuentes Munguía, expresó que el foro abre la oportunidad de mejorar la legislación del transporte marítimo y naval. “Pero no es fácil, se requiere una verdadera política de Estado que logre dar las condiciones a la inversión privada nacional e impulse una economía más fuerte y competitiva”, abundó.

Indicó que un país bioceánico como México cuenta con muchas ventajas de crecimiento económico, que no se han sabido explotar. “Tenemos una posición geoestratégica envidiable que abre vías de comunicación a Asia, Europa, el cono Sur y el mercado del norte y debemos explotarla”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Pedro Pablo Zepeda Bermúdez, director general de Marina Mercante, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), indicó que este sector es esencial para el desarrollo del país, pues el valor de las importaciones y las exportaciones que se realizan por vía marítima, equivale a 15 por ciento del PIB nacional.

Propuso un programa interinstitucional para fortalecer la marina mercante y la industria de la construcción naval, así como instalar un comité interinstitucional presidido por la SCT, en el que participen las secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Energía, de Economía, de Trabajo, de Marina y de Agricultura, Ganadería Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; Petróleos Mexicanos, Comisión Federal de Electricidad y banca de desarrollo, donde se dé voz a la industria y los actores del sector.

Pidió simplificar el régimen de empresas navieras, establecer un tratamiento fiscal que favorezca la competencia y un sistema de tonelaje en vez de Impuesto sobre la Renta (ISR); facilitar la contratación de líneas de crédito para estimular el crecimiento de la marina mercante y la construcción naval, y favorecer investigación y desarrollo tecnológico.

Armando Rodríguez García, director general de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (CAMEINTRAM), señaló que 50 por ciento de las embarcaciones de bandera y matrícula mexicanas que prestan servicios a la industria petrolera se encuentran sin operación, lo que ha repercutido en la pérdida de 125 mil empleos, la disminución de ingresos fiscales y el incremento de tasas de interés, lo que sin duda representa altos riesgos potenciales para la industria naviera.

Dijo que se debe fortalecer el tráfico de cabotaje y cerrar esta actividad para los mexicanos. “No podemos recibir embarcaciones extranjeras que vengan por el poco trabajo que hay”; reducir el número de embarcaciones extranjeras que quieren prestar servicio en las aguas marinas mexicanas; fortalecer al mercado interno con mecanismos de equidad que propicien la consolidación de la soberanía, y restringir la simulación del abanderamiento con documentos que no amparan la propiedad de los barcos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Coincidió en modificar el artículo 11 de la Ley de Navegación y Comercio Marítimo para fortalecer el mercado interno y enfrentar la competencia desleal en una actividad que debe ser para los mexicanos.

Del Grupo Promotor de la Industria Naval A.C., Gabriel Delgado Saldívar planteó incentivar a armadores mexicanos para que volteen a los astilleros mexicanos y que la flota no sólo lleve bandera mexicana, sino que sea de construcción nacional, así como modificar los artículos 10 y 40 de la Ley Navegación y Comercio Marítimo para equilibrar el trato comercial-marítimo de cabotaje entre México y otras naciones, con el fin de privilegiar a los armadores que construyan y abanderen en el país.

Del Clúster Naval Sinaloense, participó Iván Pico, con la ponencia “La industria naval y su asociación con la industria pesquera”. Dijo que existe “un marco fiscal adverso a la industria con el IVA, impuestos adicionales y por importación de insumos no disponibles en el país que encarecen el producto final y ponen en riesgo la sustitución de empresas auxiliares locales por proveedores extranjeros.

Propuso instrumentar un Plan de Desarrollo sostenible y una estrategia de planificación y coordinación; estímulos a empresas para adoptar una cultura de competitividad industrial y detener la fuga de proyectos de construcción naval. Además, apoyos al desarrollo de negocios y promoción que estimulen la exportación de insumos; generar esquemas atractivos financieros y de incentivos para renovar flotas y atraer inversiones.

El capitán de navío, Mauricio Estrada Romero, en su exposición “Impulso de la industria Naval Mexicana”, planteó revisar leyes hacendarias que incentiven esas actividades, con mejores aranceles y menor tiempo en la gestión de importaciones, y que la industria privada contribuya con inversiones en construcción naval nacional, para ampliar las cadenas de suministros y su derrama económica.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Propuso modificar el artículo 25 de la Ley del IVA para incluir en la excepción de impuestos la maquinaria, equipo, materiales y refacciones aplicables a la construcción y reparación naval, así como a la reactivación de astilleros; también el artículo 106 de la Ley Aduanera, para limitar a un periodo perentorio la importación temporal de embarcaciones, y establecer tarifas preferenciales al consumo de energía, combustible, agua y servicios para construcción y reparación de buques.

Además, que el Estado promueva mecanismos financieros para que los armadores fabriquen buques en México de forma competitiva, a través de instituciones de Banca de Desarrollo, como Bancomext y Nacional Financiera.

José Lozano y Pardinas, ex director de Puertos de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante, pidió definir esquemas de desarrollo de cabotaje y “hacer un traje a la medida” identificando estrategias de acuerdo al tipo de cabotaje de cada región del país.

Advertisement

© 2020 Endirecto