Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: Si suena y aparece como propaganda…es propaganda

 “Como no se sabe, en México está prohibida en la Constitución la propaganda gubernamental personalizada, es decir, que contenga nombres, símbolos o rostros de cualquier servidor público. Lo que sí se sabe es que esta publicidad pagada abunda en los medios.

         “Durante años he llevado a cabo una lucha en contra de esa práctica inconstitucional pero he tenido muy poca suerte. El primer problema es que no existe ley reglamentaria de ese precepto constitucional contenido en el artículo 134, por lo cual tampoco está definido el procedimiento ordinario exacto para hacer denuncias formales y exigir las sanciones correspondientes. El segundo problema es que en tiempo de elecciones sí se puede combatir esa propaganda personalizada en los organismos electorales y los correspondientes tribunales, pero eso tampoco ha resuelto nada, ya que la autoridad es remisa y omisa, y, además, los servidores públicos no pueden ser sancionados por el Instituto Nacional Electoral, son impunes por mandato legal”.

         Lo anterior forma parte de un artículo escrito el 15 de abril de 2016 en el portal de Aristegui Noticias por el ahora militante de MORENA Pablo Gómez Álvarez, quien es diputado federal por cuarta ocasión, quien, además, ha sido miembro de la Asamblea de Representantes del DF (ahora Congreso de la CDMX), senador y presidente nacional del PRD.

         Con ese curriculum ha sido personaje casi permanente en los medios de comunicación desde hace casi 40 años y a pesar de ello – o tal vez por eso mismo – nunca ha tenido una buena relación con los comunicadores, salvo una etapa en que su cercanía personal con el entonces director de La Jornada, Carlos Payán Velver, le aseguró un trato privilegiado y un espacio periódico en el diario.

         El realidad no lo necesitaba, pues su trabajo político y legislativo le ha ganado amplios espacios en prácticamente todos los medios escritos, electrónicos y últimamente en las redes sociales. Sin embargo, su repudio personal le llevó, por ejemplo, a ser personaje central en la decisión de la Cámara de Diputados – compartida con Porfirio Muñoz Ledo – de encerrar a los reporteros que “cubren” las actividades de la Cámara de Diputados en lo que se conoce como el “corral de la ignominia”, luego de que en anteriores legislaturas, dominadas por el ahora aborrecido PRI, gozaban de amplia libertad para moverse por todo el salón de plenos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En la sesión de ayer de la Comisión Permanente del Congreso, efectuada de manera presencial, Gómez Álvarez volvió a ser personaje central al erigirse en defensor del presidente Andrés Manuel López Obrador y de sus conferencias “mañaneras”, las cuales están en vías de dejarse de transmitir íntegras en los medios electrónicos de comunicación, al menos durante la etapa de campañas electorales previa a las votaciones del venidero 6 de junio.

         La mañanera ¿es o no es propaganda personalizada? 

         El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) – al cual corresponde vigilar que se cumplan las leyes de asignación de espacios a los partidos en medios electrónicos – Lorenzo Córdova Vianello, anunció que el Consejo General del Instituto analiza la posibilidad de ordenar que se suspenda las transmisión directa, por radio y televisión, de la cotidiana conferencia de prensa mañanera del presidente López Obrador.

         El solo anunció de lo que podría venir generó de inmediato el repudio del primer mandatario, quien se quejó de ser víctima de acciones que limitan su derecho a la libertad de expresión, y por supuesto tuvo el respaldo de sus incondicionales, entre los que apareció de manera destacada Gómez Álvarez.

         “Si el INE quiere callar al presidente, tendrá que hacerlo también con los otros poderes de la Unión: el Congreso y hasta a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, advirtió el diputado Pablo Gómez”, sostuvo Gómez Álvarez en su intervención remota en la sesión de ayer de la Permanente.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         «La actitud (del INE) es ridícula la que quiere asumir ¿Es eso lo que busca el señor Córdova? Si quiere acallar a López Obrador tendrá que callarse él también, y callarnos a nosotros, a los de los otros poderes, incluyendo los ministros de la Corte», dijo el experimentado legislador, quien pidió distinguir entre propaganda gubernamental, propaganda personalizada y difusión de ideas y opiniones, derecho que está consagrado en el artículo séptimo de la Constitución.

         “También lamentó que el INE, como árbitro electoral, está intentando callar al presidente porque tiene una militancia política”.

          «El INE se ha metido en un lío porque hay una serie de gentes que tienen militancia política, no son servidores públicos: están actuando contra el gobierno. Quieren sumarse a la campaña para callar a López Obrador, que es una tarea política. No es en forma alguna la aplicación de un precepto legal o las funciones del árbitro electoral, ¿qué tiene que ver en la regulación de una libertad como la difusión de las ideas?».

         Aquí es donde entran los asegures, pues aunque el presidente López Obrador no está en campaña, es obvio que intenta apuntalar a los candidatos de la llamada Cuarta Transformación, distribuidos entre el partido oficial, MORENA, y sus aliados o rémoras PT, PVEM y PES. Nunca ha ocultado, por ejemplo, que desea preservar para su proyecto la amplia mayoría que tiene en la saliente Cámara de Diputados.

         Entonces, sí hay un caso de promoción personalizada de un político, el presidente de la República y, además, su presencia diaria en la televisión y el radio rompe el equilibrio que intentaron establecer los legisladores con las varias reformas políticas, entre las que destaca la distribución equitativa del tiempo oficial en la radio y la televisión, aspecto que se ha cumplido cabalmente y hasta en ocasiones, por presión de los antes políticos de oposición, se ha querido llegar al extremo de supervisar el contenido de los noticiarios.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Lo que sí es un hecho es que en cuestión de tiempo, con sus mañaneras, el primer mandatario tiene a disposición más tiempo para propaganda que todos los partidos juntos. El tiempo oficial que actualmente distribuye el INE para temas electorales, ya sea de partidos o de las autoridades electorales, es de cuarenta y ocho minutos diarios, mientras que cualquiera de las cotidianas conferencias presidenciales se lleva mucho más tiempo. Cálculos extraoficiales indican que, en promedio, la presencia y cámaras y micrófonos del presidente y sus colaboradores es de 90 minutos, es decir, hora y media,

         Por otra parte, es de tener en cuenta que el propio Gómez Álvarez, al presentar una iniciativa para regular la propaganda estableció en la exposición de motivos:

         “En el primer tema, se busca impedir que actores ajenos al proceso electoral incidan en las campañas y votaciones electorales a través de los medios de comunicación y establecer un nuevo modelo de comunicación que impida el uso del poder público a favor o en contra de cualquier partido político o candidato a cargo de elección popular o para promover ambiciones”.

         La iniciativa presentada en octubre de 2018 propone que la propaganda generada con motivo de informes de labores de algún funcionario se difundirá sólo en el territorio al cual pertenece el servidor público.

         “Sólo podrá mencionar el nombre y cargo del informante sin que éste interactúe personalmente. Así mismo, cuando dichos mensajes mencionen o informen sobre obras públicas o programas sociales de cualquier tipo, incluidos educación y salud, deben contener una clara alusión a que las mismas se han costeado con recursos aportados por el pueblo mexicano”, dice la iniciativa promovida por Gómez Álvarez, turnada a las comisiones de Gobernación y Población.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         No tienen…límites, dijo la panista Kenia Rabadán a los legisladores de MORENA.          

         Por otra parte, la senadora del PAN Kenia Rabadán, llevó a la tribuna de la Permanente la demanda de su partido y de otros institutos políticos de que los 89 millones de pesos destinados a renovar el estadio de beisbol, donde juega el equipo Guacamayas de pío López Obrador, se destine a la compra de vacunas.

         Como otras propuestas de la oposición, ésta también fue rechazada por la amplia mayoría de “morenos y asociados”, sin siquiera aceptar discutirla.

         No tienen…límites, comentó luego la legisladora panista. “Son una vergüenza histórica.. Prefieren estar de rodillas ante AMLO”, remató.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement
Advertisement

© 2020 Endirecto