Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: PAN y PRI exigen a López Obrador suspender obras “faraónicas”

Presionados por el presidente López Obrador y por su partido, MORENA, para que renuncien a la mitad de su financiamiento público, las dirigencias nacionales del PAN y del PRI, respondieron que están dispuestas a hacerlo, pero bajo sus propias condiciones y no  como lo pretende el gobierno, para asegurarse que ese dinero se invierta realmente en beneficio de la sociedad.

         La principal condición de los dos partidos de oposición es que el gobierno de AMLO renuncie a sus “obras faraónicas”, las cuales no son prioridad para el país. 

         El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, manifestó que a México le ha salido más caro el populismo que la democracia, pues el error de cancelar el nuevo aeropuerto costó al menos 150 mil millones de pesos, 30 veces de lo que se destina más por un año de financiamiento a todos los partidos políticos; las pérdidas de PEMEX fueron de 388 mil millones de pesos, 75 veces más que lo destinados a institutos políticos, y cancelar la cervecera en Mexicali, costó cuatro veces más.

         La directiva de Acción Nacional anunció que presentará en el Congreso de la Unión una propuesta para modificar la Ley General de Partidos Políticos, para que parte de las prerrogativas económicas de los partidos se pueda utilizar a cuestiones prioritarias.

         “La propuesta es para entregar de manera directa ayuda para el personal de salud que atienda en primera línea a la pandemia”. Para ello, “es indispensable que el presidente López Obrador haga dos cosas: cancele sus proyectos faraónicos a los que se han destinado más de 400 mil millones de pesos y esos recursos se destinen a la salud y el empleo de los mexicanos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         «Dos: que instruya a su mayoría en el Congreso de la Unión para que apruebe la iniciativa de ley y, de forma excepcional, se puedan realizar los apoyos directos y en especie a la gente, todo bajo la vigilancia del gasto por parte del Instituto Nacional Electoral (INE)”.

         Por su parte, la dirigencia del PRI, presidida por Alejandro Moreno, pidió que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) y la Tesorería de la Federación firmen un convenio con el Instituto Nacional Electoral (INE) y los partidos políticos, en el cual se asegure que los fondos y recursos que se obtengan se destinen a un fideicomiso que tendría el propósito de financiar compra de equipo y material frenar los efectos de la pandemia. Asimismo, está dispuesto a ceder la totalidad de sus tiempos ordinarios de radio y televisión.

         Ante las declaraciones del presidente López Obrador, respecto a que los partidos políticos deben demostrar su disposición de entregar o no ejercer la mitad de sus presupuestos, el PRI respondió que, como lo ha demostrado con hechos en el pasado, es una institución solidaria con el pueblo mexicano y lo será una vez más, ante las graves crisis sanitaria y económica que vivimos.

         En particular, en un comunicado, el tricolor recordó que a raíz de los daños ocasionados por los sismos en 2017 el partido renunció a la totalidad de su financiamiento público, para que los recursos fueran utilizados para ayudar a los damnificados.

          Igual que el PAN, el PRI demandó que los recursos cedidos por los partidos no sean  manejados por el gobierno federal, integrado por representantes de la sociedad civil.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         El gobierno ofrece dos millones de empleos; las empresas despiden a 350 mil.

         Frente al anuncio de que el gobierno federal creará, en un plazo de nueve meses, dos millones de empleos, el informe de la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, del despido, en menos de un mes, de casi 350 mil trabajadores, conduce por lo menos a la confusión.

         La primera duda que surge de inmediato es torno al por qué de ese anuncio.

         ¿Desde ahora el gobierno de la llamada Cuarta Transformación se da por derrotado e incapacitado para cumplir su oferta de generar una cifra sin precedente de empleos en un periodo  tan corto (o tan largo, según de le vea), equivalente a un embarazo?

         ¿La idea es exhibir a los desleales, malvados y perversos empresarios que en vez de ayudar a salir de la crisis contribuyen a intensificarla al condenar a cientos de miles de trabajadores y sus famitas a la miseria, al dejarlas sin una fuente de ingresos, por la sola y miserable razón de cuidar su despreciable dinero?

Advertisement. Scroll to continue reading.

         ¿Todas las empresas incluidas por la secretaria del Trabajo en la larga lista dada a conocer durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador están en contra de los intereses del país y solamente responden al insaciable apetito de sus accionistas de aumentar constantemente su riqueza?

         ¿Ninguna de ellas tiene problemas financieros reales, ni falta de liquidez que las llevan a una forzada paralización de actividades?

         Si se responde afirmativamente a tan solo una de las anteriores preguntas – peor si se juntan todas las agravantes – se justifica la decisión del presidente de no crear programas especiales de rescate para las empresas privadas y mucho menos, endeudar a la nación para “regalar” más dinero a los ricos.

         Efectivamente, nada de nuevos fobaproas. Mejor repartir dinero en efectivo directamente a los más necesitados. Los ricos que paguen puntualmente sus impuestos, sin excusa ni pretexto.

         La titular del Trabajo informó que, a partir del 13 de marzo, “empezamos a ubicar una caída en el empleo formal, identificando que del 13 de marzo al 31 de marzo se perdieron 198 mil empleos y 148 mil 845 en lo que va del primero de abril al día 6, que es hasta el corte que tenemos al día de hoy, es decir, entre el 13 de marzo y el 6 de abril se han perdido 346 mil 878 puestos de trabajo”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         El presidente López Obrador respondió de manera afirmativa a una de las dudas. En la misma conferencia mañanera criticó a algunas empresas que «sacan raja» de la crisis sanitaria para despedir a sus empleados. Eso sí, admitió que otras sí demuestran ser solidarias y son las que mantienen el empleo en México.

         El primer mandatario recordó que hay 20.4 millones de trabajadores inscritos en el IMSS y que los cesados a raíz de la pandemia representan el 1.7 por ciento.

         “Esta actitud de sacar raja de una circunstancia es recurrente. Tiene que ver mucho con el famoso outsourcing, porque casi el mismo número de trabajadores despedidos ahora se dio en diciembre del año pasado”, comentó también López Obrador, al precisar que, entonces, “había 700 mil nuevos trabajadores inscritos en el Seguro, y en un mes se cayó el número de inscritos en más de 300 mil. Así como ahora. ¿Cómo? La única explicación es que los despachos que llevan nóminas de muchas empresas deciden dar de baja para recontratar.

         A pesar del reporte negativo, el jefe del Ejecutivo reafirmó que “pronto”  “se iniciará la recuperación económica, sobre la base de aumentar la inversión pública destinada a la creación de empleos y a otorgar créditos a pequeñas empresas familiares y a quienes se buscan la vida como pueden día con día. No los vamos a dejar en el desamparo”, aseguró.

         El gobierno capitalino no autorizará a empresas que cesaron trabajadores.         

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En inmediata reacción a la denuncia de la secretaria del Trabajo, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum, aseguró que su administración ya no permitirá que operen en la capital las empresas que han dado de baja a sus trabajadores con pretexto del Coronavirus.

         Para ello, la funcionaria le pedirá a las autoridades del IMSS una relación de las grandes empresas que están despidiendo a sus trabajadores, para platicar con ellas y dejarles en claro que si siguen con esa postura ya no podrán trabajar en la Ciudad de México. “Me voy a comunicar personalmente con los responsables y con los dueños, porque va a haber consecuencias en la Ciudad de México”,

         Sheinbaum dijo estar dispuesta a mandar una iniciativa de ley en la que se establezca que únicamente las empresas solidarias, amigables y comprometidas, puedan permanecer en la capital del país. “Si es una gran empresa, que tiene posibilidades y está despidiendo, podríamos decir que ya no se podrán poner más esos negocios en la Ciudad de México, porque podemos instaurar un esquema de que solo se instalan en la CDMX las empresas totalmente responsables”, aseguró.

         “Tenemos que convertir a la CDMX en una ciudad solidaria, y el que no tenga responsabilidad social, pues ya no podrá tener otro negocio en la Ciudad de México», añadió la mandataria capitalina.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto