Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: Nadie puede negar el estancamiento de la economía

Los especialistas discuten en la actualidad si México entró o no en una recesión económica, pero a reserva de que se imponga una u otra corriente, lo que sí es seguro que atravesamos una fase se estancamiento y, sobre todo, que estamos lejos, muy lejos, del prometido crecimiento de cuatro por ciento anual.

         De nueva cuenta, la alerta proviene de uno de los repudiados -por el sector central del gobierno federal – organismos autónomos que operan en nuestro país, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

         El mencionado organismo autónomo informó que el producto interno bruto (PIB) de México tuvo un crecimiento nulo del 0 (cero) por ciento en el tercer trimestre de 2019 en comparación con el trimestre anterior, cifras ajustadas por estacionalidad.
Este resultado definitivo del PIB supone una disminución de 0,1 puntos porcentuales frente al dato preliminar publicado el 30 de octubre, cuando se estableció que la economía había crecido un débil 0,1 por ciento.
En el segundo trimestre del año, México tuvo un crecimiento económico nulo, del 0 (cero) por ciento, en comparación con el primero – cuando el PIB se contrajo un 0,2 por ciento frente al último trimestre del año anterior -, lo que llevó al Gobierno a admitir que el país atraviesa una desaceleración económica, al borde de la recesión.
En el tercer trimestre, las actividades primarias (la producción agropecuaria, la pesca, la minería y otras vinculadas al aprovechamiento del medio ambiente) avanzaron un 3,3 por ciento, las terciarias (comercio, transporte, comunicación y otros servicios)

crecieron un 0,1 por ciento y las secundarias (las que transforman materias primas en productos elaborados) bajaron un 0,1 por ciento frente al periodo abril-junio y de acuerdo con cifras desestacionalizadas (sin factores coyunturales por temporada), señaló el INEGI.
El documento del mencionado Instituto indica que el PIB bajó un 0,3 por ciento en el tercer trimestre de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, por lo que el acumulado a nueve meses del presente año confirma un estancamiento de la economía, con un crecimiento nulo del 0 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior.

         El estancamiento del PIB en el tercer trimestre se atribuye a la caída del sector secundario (-1,4 por ciento), contrarrestada parcialmente por el alza del sector primario (5,4 por ciento) y del terciario (0,1 por ciento).
El INEGI también dio a conocer este lunes el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de septiembre, que reflejó un alza del 0,3 por ciento frente al mes anterior, en cifras desestacionalizadas. Si se compara el desempeño de la economía de septiembre frente al mismo mes del año anterior, el alza es de apenas 0,1 por ciento, en datos originales.
Interrogado al respecto, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, reconoció que la economía mexicana no ha crecido como se debería, pero descartó que haya recesión técnica en el país.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         “Cuando hay desaceleraciones que entran a ese nivel, la verdad es que con un punto más o menos eso es irrelevante, el tema que hay que atender es que le economía está creciendo a niveles muchísimo más bajos de lo que sería deseable”, dijo.

         El funcionario federal señaló que una de las características de lo que se debe hacer en esas circunstancias es invertir, sobre todo en gasto de inversión.

         En tanto, el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, declaró que los resultados de la economía publicados esta mañana no son determinantes para decretar que México entró en una recesión técnica.

         “Podemos hablar de un estancamiento y eso es correcto”, reconoció en conferencia de prensa el presidente de los banqueros.

         Obligada austeridad para el INE, pero no despedirá personal.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Luego del recorte a su presupuesto por más de mil millones de pesos que le aplicaron el gobierno federal y los diputados, el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, comentó que trabajarán al “límite crítico”, pero garantizó que no habrá recortes de personal, ya que ello sería condenar los comicios al fracaso.

         El consejero electoral aseguró que el INE defenderá su autonomía jurídica y política, así como su independencia en la toma de decisiones. Advirtió además que al menos tres áreas importantes sufrirán afectaciones presupuestales.

         “Este recorte nos coloca en un límite crítico en materia presupuestal. Nos obliga a revisar múltiples proyectos, a posponer varias inversiones de las que depende un buen servicio a la ciudadanía y la calidad de la organización y el arbitraje electoral», comentó Córdova en conferencia de prensa.

         También manifestó que el recorte les obliga a revisar algunos de los convenios de colaboración que hemos suscrito, y que hoy suponen que le demos servicios gratuitos a varias dependencias del gobierno federal, para enfrentar el déficit presupuestal con el que arrancaremos el próximo año”. El mismo consejero electoral reveló que uno de los servicios gratuitos se proporciona a la Secretaría de Gobernación y consiste en la revisión o “monitoreo” de los comerciales de radio, televisión y cine.

         Aquí surge un duda: si el INE cobrara esos servicios gratuitos a los que se refirió Córdova ¿el gobierno federal aceptaría pagarlos? y ¿cuánto costarían? ¿más o menos del recorte impuesto al Instituto?

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Polevnsky asegura no ser la culpable de la demora para elegir nuevo presidente de MORENA.

         Acusada de ser responsable de que no se pueda resolver a corto plazo el proceso para elegir al nuevo presidente de MORENA, la secretaria general encargada de la dirigencia nacional de ese partido, Yeidckol Polevnsky, aseguró que no firmar la convocatoria al Congreso Nacional, programado para realizarse el 30 de noviembre, no fue la razón por la que no se llevará a cabo, sino el desconocimiento del marco legal, ya que la Sala Superior “tiró” todo el proceso.

         En consecuencia, según apreciación de la propia Polevnsky, la elección de una nueva dirigencia podría aplazarse hasta agosto del 2020.

         La conflictiva presidenta en funciones, en este proceso hay mucha desinformación o información tendenciosa.

         Recordó que cuando se reunió con (la presidenta del Consejo Nacional y también candidata a la presidencia del partido) Bertha Luján acordaron convocar en forma conjunta al proceso de elección del próximo presidente, pero después no hubo mayor avance.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Además Polevnsky que la elección se deberá realizar en un Congreso Nacional Extraordinario, pero insistió en que esta reunión sólo puede ser convocada por el Comité Ejecutivo Nacional que ella encabeza e insistió en que, a pesar de los intentos por llegar a un acuerdo interno, no se pudo convocar al Congreso Electivo porque la Sala Superior “tiró todo el proceso” y concedió un plazo de 90 días para reponerlo.

         Indicó que precisamente por las indicaciones del Tribunal Electoral federal, el próximo congreso tendrá que ser convocado el próximo año, pues la convocatoria se tiene que lanzar con tres meses de anticipación. Eso quiere decir que lo mínimo que nos llevaría serían seis meses, igual siete u ocho meses, añadió la secretaria general en funciones de presidenta.

         Por otra parte, en la Ciudad de México se dio a conocer que la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP) y la Secretaria de Seguridad Ciudadana del gobierno de la Ciudad de México conviniero colaborar para profesionalizar y mejorar las condiciones en el sector seguridad.

         En una reunión con integrantes de la AMESP, el subsecretario de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del gobierno capitalino aseguró que uno de los principales objetivos es la profesionalización y aumento de la educación del personal de seguridad, para esto, la universidad de la policía en la capital trabajará de la mano del sector privado.

         A su vez, el presidente de la AMESP, Joel Juárez Blanco, dijo que con este acercamiento entre autoridades y el sector privado de la seguridad se da un gran paso, ya que se establecen las bases para que existan mejores condiciones para todos los involucrados en el medio, situación que beneficia tanto al sector privado como a la ciudadanía en general.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         La organización y cooperación facilitarán un ambiente de mayores posibilidades para todos, aseveró.

 

Advertisement
Advertisement