Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: Le toca a AMLO definir la «sana distancia»

En otras naciones se ha logrado establecer diferencias claras entre el gobierno y el partido que lo llevó al poder, pero esa aspiración, definida en México como la “sana distancia” entre el partido y el poder, no la han logrado materializar ni el PRI, ni el PAN, ni MORENA.

         De hecho, los dos partidos que ha logrado superar al PRI en la lucha por la Presidencia de la República basaron gran parte de sus campañas de descrédito del tricolor en esa dependencia del partido respecto del primer mandatario, llamado burlonamente “el primer priista de la nación”.

         Pero una cosa son las críticas y otra la realidad.

         Como ejemplo de lo ocurrido en el PAN basta recordar que Felipe Calderón, luego de ser derrotado en las urnas, tuvo que padecer las críticas de sus propios compañeros de partido, que prácticamente lo acusaron de traidor por no haber apoyado lo suficiente a la candidata a sucederlo, la ahora senadora Josefina Vázquez Mota.

         El tema de la dependencia respecto del poder público también fue tema del mensaje del nuevo presidente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, quien en su reciente toma de posesión tuvo que recordar a propios y extraños que su llegada a la presidencia del partido no depende de ninguna autoridad, sino del voto de sus bases.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En contra de su deseo de no aparecer como jefe real de su Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), el presidente López Obrador ha sido obligado a tomar posición respecto a la disputa por la presidencia de la Cámara de Senadores, la cual ha enfrentado al coordinador de los “morenos”, Ricardo Monreal Ávila, y al virtual ex presidente de ese cuerpo legislativo, Martí Batres Guadarrama, quien continúa la lucha hasta el límite para repetir en el cargo.

         En su conferencia mañanera, López Obrador aprovechó la disputa en el Senado para advertir que quienes se dedican a la política deben poner por delante los ideales y principios.

“No ayudan quienes sólo piensan en sus intereses personales, tiene que haber mística, convicciones, entrega total a la causa pública. No son los cargos lo que debe de importar, sino la contribución a los cambios, en este caso a la trasformación del país”, expresó el primer mandatario, aunque aclaró que en el trabajo político tiene que haber discrepancias, polémica y libertad.

López Obrador negó las diferencias ruptura entre los legisladores “morenos” afecte las reformas que plantea su gobierno, toda vez que las propuestas que se hacen al Congreso son para beneficiar al pueblo, «entonces no solo los legisladores de MORENA sino de otros partidos nos están apoyando y aprueban nuestra iniciativas de ley”.

Sin embargo, en su estilo críptico, el jefe del Ejecutivo se volvió a referir al “pueblo sabio” que sabe distinguir entre los funcionarios que realmente cumplen su responsabilidad y los que sólo son “trepadores”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“El pueblo de México tiene un instinto certero, sabe quién habla con la verdad, quién tiene buenos sentimientos, quién se preocupa por ayudarlos y quién es un trepador, un oportunista, un politiquero”, afirmó el primer mandatario.

Aparte de la necesidad de guardar distancias, el optimismo del presidente y líder real de MORENA no parece estar bien sustentado, pues ayer continuó el debate entre Batres y Monreal, además de que se vienen, como lo hemos comentado anteriormente, otros fuertes enfrentamientos, por la presidencia del partido y de la Cámara de Diputados.

Otras tormentas por venir

Los consejeros nacionales de MORENA estaban convocados para una reunión ayer por la tarde, de la cual se conocerán resultados, luego de la hora de cierre de esta columna.

 Ese encuentro es para revisar la convocatoria a elecciones, lo cual para muchos analistas pronostica un “agarrón” entre el Comité Ejecutivo Nacional encabezado por Yeidckol Polevnsky y miembros del Consejo Nacional, los cuales no están de acuerdo con lo que consideran “madruguete” de la presidenta saliente al dar a conocer una convocatoria para la elección de nueva dirigencia, el venidero 20 de noviembre, que fue elaborada entre ella y sus incondicionales.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Integrantes del Consejo Nacional decidieron convocar a una reunión para determinar lo que procede para lanzar una convocatoria respaldada por todos, en la cual deberán participar los miembros del CEN así como los integrantes de la Comisión Nacional de Elecciones y a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ). El único tema, indica la convocatoria, será aprobar y publicar la convocatoria al Congreso Nacional del 20 de noviembre.

La presidenta del Consejo Nacional de MORENA y precandidata a encabezar el partido, Bertha Luján, sostuvo que en su instituto político se construye la unidad a través del diálogo, con estricto apego a sus documentos básicos.

Por el contrario, el pasado domingo, Polevnsky sostuvo que estatutariamente lanzar la convocatoria es una facultad exclusiva del CEN que ella encabeza.

Conflicto del Senado no está concluido

A pesar del llamado del presidente López Obrador y de los intentos de Monreal por dar por concluido el capítulo  del enfrentamiento con Martí Batres, el casi ex presidente de Senado anunció que continuará la lucha para conservar el cargo, para lo cual interpondrá una queja ante la comisión de Honor y Justicia de MORENA en un intento porque se reponga el proceso interno en la bancada de ese partido en el Senado.

Advertisement. Scroll to continue reading.

A pesar de su beligerancia, Batres se negó a revelar, como lo solicitó Monreal, en qué basa sus denuncias acerca de los supuestos “cañonazos”, chantajes y presiones de que fueron objeto legisladores afines a su candidatura para retirarle su apoyo.

“No me retracto de lo que dije, así lo viví y así se vivió. Todos los procesos históricos salen a  flote y cada quien comentará su historia”, comentó Batres.

En su intento de restar presión al conflicto con Batres, el coordinador de los senadores de MORENA, Ricardo Monreal, informó que el Senado de la República mantendrá su política de austeridad y sobriedad, por lo cual no solicitará aumento a su presupuesto para el Ejercicio Fiscal 2020.

En contra de lo anunciado por el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar que analiza posibilidad de revivir el impuesto a la tenencia de autos, y en respaldo de López Obrador, quien repitió que no habrá aumento en las cargas fiscales, Monreal anticipó también que la Ley de Ingresos de 2020 no tendrá variación ni nuevos impuestos, pero en materia del gasto sí habrá demandas para educación, infraestructura y universidades, entre otras.

En tanto, el presidente de la Comisión de Hacienda, Alejandro Armenta Mier, adelantó que en el Paquete Económico 2020, que presentará el Ejecutivo en septiembre próximo, el objetivo central consiste en cumplir con las justicias social y tributaria.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“Justicia tributaria significa que paguen más los que ganan más, y paguen menos los que ganan menos, simple. Y justicia distributiva significa que, alejados de la corrupción, del abuso del poder, del saqueo, los recursos lleguen al pueblo, y que se atienda la prioridad que el Plan Nacional de Desarrollo y las aspiraciones sociales que se tienen”, aclaró el legislador de MORENA.

         Hay, también “cañonazos” de salva

         A propósito de “cañonazos” para convencer a legisladores, al fin se aclaró el tema en contra de Alejandro Miramontes Armenta, administrador de la Aduana de Mexicali, quien había sido acusado por el presidente de la Mesa Directiva de la XXII Legislatura del Estado de Baja California (la cual ya concluyó funciones), Edgar Benjamín Gómez Macias, de corrupción y haber estado sobornando legisladores para que votaran a favor de la “Ley Bonilla” tendiente a ampliar de dos a cinco años el periodo para el próximo gobernador de ese estado fronterizo.

Por medio de una carta dada a conocer a los medios, Gómez Macías validó la honestidad de Miramontes Armenta, a quien había acusado de ofrecer millones de pesos a los diputados locales que votaran a favor de la mencionada reforma.

En su misiva, Gómez Macías, aclaró que la acusación la hizo en el marco de la efervescencia del ambiente político electoral y que únicamente implicó a Miramontes Armenta como estrategia política, pero que de hecho nadie le ofreció dinero. Incluso se atrevió a aclarar que en realidad ni conoce a Miramontes Armenta, por lo que le ofreció una disculpa “por los inconvenientes”.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto