Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: La alegría por el Tren Maya opacada por las caídas de remesas y empleo

Al reanudar actividades como parte del proceso de ingreso a la “nueva normalidad”, el principal o tal vez único personaje “feliz, feliz” es el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al fin pudo dar el banderazo a las obras de construcción de su anhelado Tren Maya, en el denominado tramo cuatro que va de Izamal, Yucatán, a Cancún, Quintana Roo.

         Pero aun el primer mandatario debe tener sus dudas, pues fuera de poder concretar su sueño de iniciar los trabajos de una de la principales obras de su sexenio, la jornada de ayer estuvo llena de reportes negativos que no se pueden ignorar aunque se les niegue validez a estadísticas como  el producto interno bruto.

         Para empezar con el pesimismo, tenemos los resultados de la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado: Mayo de 2020, elaborada por el Banco de México, en la cual los especialistas económicos del país aumentaron el porcentaje de caída del Producto Interno Bruto (PIB), al pasar de 7.27 por ciento, en la encuesta de abril, a 8.16 por ciento en la encuesta de mayo.

         Lo peor es que, de acuerdo con esos analistas, los problemas no provienen, como se pudiera pensar, de los efectos de la pandemia por el Coronavirus, sino de “condiciones económicas internas”. En esta apreciación coincidió el 36 por ciento de los especialistas consultados por Banco de México (BANXICO), mientras que las condiciones externas representaron 32 por ciento de las respuestas.

         En lo particular, los especialistas considerador en ese estudio atribuyeron la aceleración de la caída económica a factores como la incertidumbre sobre la situación económica interna (17 por ciento); la debilidad en el mercado interno (14 por ciento); la incertidumbre política interna (11 por ciento) y la política de gasto público (10 por ciento).

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En lo que respecta a la desocupación, los analistas económicos estimaron que ésta se ubicará en 6.26 por ciento, contra el 5.75 por ciento estimado apenas el mes anterior.

         El único pronóstico más o menos positivo consiste en estimar que la paridad del peso se mantendrá relativamente estable. Según el estudio de BANXICO, la paridad peso dólar se ubicará en los 23.30 pesos por dólar, cuando en el mes anterior estaba en 23.36 pesos por billete verde.

         En lo que respecta a desempleo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) –organismo que no se cuenta entre los más apreciados por el presidente López Obrador – reportó que en abril la crisis económica sacó a 12.5 millones de personas del mercado laboral, 10.4 millones de ellos se ocupaban de manera informal.

         En general, indicó el INEGI, todos los indicadores de empleo fueron trastocados derivado del freno en la movilidad que impuso la epidemia de Covid 19.

         En términos generales, el referido organismo autónomo destacó caídas en la proporción de personas que tienen un trabajo o buscan uno, así como también en la informalidad, así como un incremento en la subocupación – ahora en ella se ubican uno de cada cuatro trabajadores – además de que bajaron los ingresos y en menor medida creció el desempleo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         “La instrucción más importante que recibimos como población durante el mes de abril fue ‘quédate en casa’. Nos quedamos en casa y eso es lo que estamos capturando”, explicó Julio Santaella, presidente de INEGI, quien no descartó que datos similares para la fuerza laboral se repitan en mayo.

         En el reporte a partir de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) destaca en primer lugar que la población económicamente activa (PEA), es decir, quienes tienen un trabajo o buscan uno se derrumbó sin precedente. Cayó de 55.8 millones de trabajadores en marzo de 2020, a 43.3 millones en abril. Mientras que las personas que por el momento se han abstenido de trabajar o buscar un empleo pasó de 38.7 millones a 50.2 millones.

         Esto, según los expertos del INEGI, implica que más de la mitad de la población en edad de participar de la fuerza laboral no tiene empleo, a la espera de que se pase la contingencia sanitaria.

         En concreto, el desempleo pasó a afectar a 2.1 millones de trabajadores, ligeramente por arriba de los 1.7 millones de un mes atrás. Esta tasa pasó de 2.9 a 4.7 por ciento.

         “No hay un precedente donde se haya modificado o invertido estas proporciones de la PEA. Históricamente es la primera vez que vemos este cambio”, detalló Edgar Vielma, director general de Estadísticas Socioeconómicas de INEGI.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En gran parte, la baja está impulsada por el grado de informalidad en el país, de cada seis personas que salieron del mercado laboral en abril, cinco se ocupaban en la informalidad.

Aún con ello, al cierre de abril, 20.7 millones de personas se ocupan en la informalidad, 10.7 millones menos que en marzo, mientras en el sector formal se perdieron 2.1 millones de trabajos.

         Este cambio implicó una también histórica baja en la tasa de informalidad. Ésta se ubicó en 47.7 por ciento de la PEA, pese a que se nunca se había encontrado por debajo del 50 por ciento en los registros del INEGI.

         De un mes a otro cayeron las remesas de residentes en el extranjero.

         Tal vez la pero noticia para el presidente López Obrador – en general para todo el país – fue el informe del mencionado Banco de México acerca de la caída de las remesas de los mexicanos residentes en el exterior, básicamente en los Estados Unidos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Todavía el reciente 5 de mayo, en el marco de las celebraciones por el triunfo de las armas nacionales sobre el invasor francés, el presidente López Obrador, apareció especialmente alegre al agradecer la solidaridad de los migrantes que viven en Estados Unidos y que enviaron 4 mil millones de dólares en remesas en marzo pasado.

         El primer mandatario destacó que esa cantidad de recursos no se había registrado en 20 años pese a que en aquel país se viven condiciones excepcionales por la pandemia del Covid 19.

“Queremos agradecer a los migrantes mexicanos porque ayer se dio a conocer el dato de que aumentaron las remesas en el mes de marzo, llegaron a 4 mil millones de dólares. Esto llevaba casi 20 años que no sucedía, hubo un incremento de febrero a marzo de 35 por ciento.

         López Obrador destacó que en promedio, los migrantes mexicanos enviaron 380 dólares, unos 9 mil pesos, a 10 millones de beneficiarios y señaló que esta acción compromete al gobierno federal a seguir apoyando a los mexicanos más necesitados. Dijo que esas remesas “son una bendición” y destacó que van dirigidas a las familias de menores recursos.

         Pero el panorama cambió drásticamente en corto plazo. BANXICO informó que en abril pasado, las remesas cayeron 28.59 por ciento, respecto a las recibidas en marzo, para ubicarse en dos mil 861.37 millones de dólares.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         De acuerdo con cifras preliminares, de enero a abril el país ha recibido un total 12 mil 158.51 millones de dólares, respecto al mismo periodo del año pasado cuando se ubicaron en 10 mil 789.00 millones de dólares, lo cual de cualquier forma significó un incremento de 12.69 por ciento.

         El envío promedio, durante el cuarto mes del año, fue de 329 dólares, cuando un mes antes, éste había sido por 377 dólares.

         El descenso en los envíos se atribuye a los efectos de la pandemia del Covid 19 y al consecuente aumento del desempleo en Estados Unidos.

         Demanda la sociedad civil reportes detallados sobre corrupción.

         Organizaciones de la Sociedad Civil, encabezada por Ethos, Laboratorio de Políticas Públicas, hicieron un llamado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y a la Cámara de Diputados para que se incluya un Anexo Transversal Anticorrupción en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Los demandantes señalaron que el combate a la corrupción se ha convertido en una prioridad en la agenda de gobierno en los últimos años, por lo cual resulta fundamental saber cuánto se pierde en ese rubro, así como más detalles acerca de en qué y con qué efectividad se ejercen los recursos federales.

         A través de un posicionamiento público, las organizaciones civiles recordaron que en el PEF 2018 se incluyó el Anexo “Recursos para la prevención, detección y sanción de faltas administrativas y hechos de corrupción, así como para la fiscalización y control de recursos públicos” y que en ese año se destinaron 10 mil 400 millones de pesos al combate a la corrupción.          Sin embargo, en 2019 dicho anexo se eliminó y desde entonces se perdió la oportunidad de conocer cuántos recursos se destinan al rubro.

Advertisement

© 2020 Endirecto