Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: El campo mexicano sigue en espera de un verdadero rescate

Derivado de una baja importante en la producción de maíz, trigo, sorgo, soya, frijol y arroz, las importaciones de granos en el país han aumentado 14 por ciento en el primer semestre del año con respecto a igual periodo de 2020, señaló Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

         De acuerdo con datos de los consultores, el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) y del Servicio de Administración Tributaria (SAT), entre enero y junio pasados el país adquirió del extranjero 15 mil 762 millones de toneladas de esos productos agrícolas, lo que significó una diferencia de mil 940 millones en comparación con el mismo lapso del año pasado.

         El valor de la importación de granos en el periodo de referencia fue de 5 mil 388 millones de dólares, monto que se tradujo en un aumento de 67 por ciento respecto del primer semestre de 2020.

         La baja producción de granos en el país no sólo provocó que México incrementara el volumen de importaciones, sino también afectó la cantidad de granos para exportación.

         Entre enero y junio el país exportó 551 mil toneladas, lo cual representa una reducción de 50.2 por ciento frente a igual lapso del año pasado, cuando se comercializaron al exterior mil 100 millones de toneladas.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         La fuente resulta confiable y el medio está lejos de ser enemigo o crítico del gobierno de la llamada Cuarta Transformación. Se trata de una nota del diario La Jornada.

         Esta información evidencia que está pendiente de cumplirse otra de las metas que se fijó la actual administración: alcanzar la autosuficiencia alimentaria.

         Como ocurre en otras áreas, seguramente se culpará a los anteriores gobiernos “conservadores y neoliberales” y también se puede argumentar la crisis económica derivada de la pandemia por Covid-19, pero no se puede obviar que ya estamos a menos de dos meses de llegar a la mitad del actual gobierno federal.

         Estamos lejos del 10 de abril de 2018, cuando en Jerez, Zacatecas, el entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador firmó un acuerdo para que se termine el menosprecio, el abandono al campo y se comience una etapa nueva de rescate al campo, a los campesinos y a la actividad productiva.

         “Les digo de manera sincera que el rescate al campo es una de las principales prioridades de nuestro gobierno, vamos a impulsar las actividades productivas del campo como no se ha hecho en mucho tiempo, en décadas, vamos a regresar al campo”, comentó.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En esa oportunidad, López Obrador expresó su deseo de que ya no exista migración y señalo que para ello se deben crear las condiciones para “el mexicano pueda trabajar, pueda ser feliz donde nació”.

         Tres años después, el pasado día 21 del presente mes, julio, durante una gira por Veracruz, en la capital Xalapa, el presidente López Obrador escuchó las quejas de los hombres del campo por falta de apoyo.

         Dirigentes de diversas organizaciones de campesinos denunciaron que en los últimos tres años el sector campesino ha perdido casi el 60 por ciento de recursos económicos y señalaron que debido al aumento de importación de productos básicos se han generado aumentos como el del maíz y la tortilla.

         “Esperemos que, con la siguiente legislatura cambie la situación. La esperanza ahora es con los diputados federales y cambien los presupuestos y la política para el sector campesino, donde le den la importancia que necesita tener”, expresó Israel Castilla, de la Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM).

          Antes, en febrero de 2021, en Tuxtepec, Oaxaca, productores afiliados a la CNC campesina se quejan de la falta de apoyo y programas para reactivar el campo. En particular señalaron que los pequeños productores carecen de recursos para invertir.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En esa oportunidad, Filogonio Santos Gómez comentó que todos los días reciben quejas de productores de los diferentes cultivos que están a espera de programas que les permitan invertir en la producción, principalmente de hule y caña.

         Indicó que en la región se producen cerca de 40 cultivos, pero no hay apoyo, la situación se complicó desde el cambio del gobierno federal, anteriormente recibían un apoyo escaso, pero servía para que el productor cubriera algunos gastos.

         El representante campesinos expuso que programas como el creado por la llamada Cuarta Transformación, Sembrando Vida, no aterrizaron en el estado a pesar de la insistencia de los productores.

         Más allá de estas expresiones verbales, lo que da constancia de que el campo mexicano requiere más respaldo oficial son las cifras de aumento de las importaciones, así como la baja en las exportaciones del sector agropecuario, las cuales confirman que estamos lejos de la tan anhelada autosuficiencia alimentaria

         “Dios nos garre confesados”, ante el retorno a las clases presenciales. 

Advertisement. Scroll to continue reading.

         “Reducir las restricciones y las medidas para prevenir contagios de Covid-19 es jugar a una lotería mortal, advirtieron expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), apenas el pasado día 19, los cuales también señalaron que “mientras la mayor parte de la población no esté inmunizada, el virus seguirá circulando y mutando”.

         La epidemióloga y jefa de la Unidad Técnica Anti-Covid de la OMS, Maria Van Kerkhove, también señaló que “es fundamental, que las vacunas lleguen al mayor número de países, no solo a los desarrollados, no solo a Occidente”, ya que mientras se mantenga la actual situación, “la vacunación no supondrá el fin de la pandemia porque los vacunados pueden contagiarse y transmitir el virus” a las personas que todavía no han sido inmunizadas contra Covid-19.

         En nuestro país, el pasado fin de semana, el Informe Técnico Diario que da a conocer la Secretaría de Salud, correspondiente a la semana epidemiológica 27 – que comprende del 4 al 10 de julio – cerró con 48 por ciento de incremento en el número de casos estimados en comparación con la semana previa, y 112 mil 261 casos activos, que representan 3.8 por ciento del total.

         Además, la mencionada dependencia informó que el Semáforo Epidemiológico Covid-19 reubica a Sinaloa en rojo, máximo riesgo, mientras que          sólo se mantienen en verde Coahuila, Chiapas y Aguascalientes. Otras trece entidades se mantienen en naranja: Baja California Sur, Tamaulipas, Nuevo León, Nayarit, Jalisco, Colima, Hidalgo, Veracruz, Estado de México, CDMX, Guerrero, Oaxaca y Quintana Roo.

         En el nivel medio de riesgo, amarillo, estarán 15 estados: Baja California, Sonora, Chihuahua, Durango, San Luis Potosí, Zacatecas, Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Morelos, Tlaxcala, Puebla, Campeche, Tabasco y Yucatán.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Como se aprecia, los pronósticos no son muy halagadores. Más bien, los especialistas recomiendan precaución y mantener las medidas de protección, como evitar sitios públicos, mantener la “sana distancia” y el uso de cubrebocas, además de la vacunación para los estratos sociales a los que llega esa medicina preventiva.

         Sin embargo, fiel a su tradición de “tener otros datos” y de mantener la convicción de que el ataque del coronavirus no es tan grave o que se puede contener con detentes, el presidente López Obrador reafirmó este fin de semana que el retorno a clases presenciales en escuelas públicas del país será a finales de agosto, «llueva, truene o relampaguee».

         López Obrador ha insistido en que nada sustituye a las clases presenciales, pese al buen resultado que dio el sistema de educación a distancia.

         En el aspecto puramente educativo tiene razón. Sin embargo, la hacer un balance general, el nivel educativo queda por debajo de la salud y la vida.

         Cuando nuestro país parece inmerso en lo que parece una tercera ola o en un nuevo “pico” de la pandemia, lo más indicado sería mejor esperar signos claros de que el padecimiento ha cedido un poco.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Los experimentos hasta ahora realizados, como en Campeche y en la Ciudad de México, han puesto de manifiesto que la pandemia afecta también a los menores y pone en riesgo de contagios a sus maestros y a sus familias.

         En consecuencia, lo indicado sería esperar primero un confiable estudio de especialistas que aconsejen la vuelta a clases presenciales. Por supuesto, está descartado cualquier dictamen del subsecretario de Salud Hugo López Gatell, quien lejos de evidenciar capacidad científica ha dejado constancia de que su principal preocupación es, si se puede calificar de política, “quedar bien” con su jefe, el presidente de la República.

Advertisement
Advertisement