Connect with us

Hi, what are you looking for?

 En el corazón de la capital de los Estados Unidos y en pleno proceso de reelección del mandatario de ese país, Donald Trump, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio una lección de lo que es estar en campaña permanente.

         Difícil determinar, por el momento, si fue una presencia espontánea o “inducida”, pero el resultado es el mismo: el gobernante mexicano recibió el homenaje de sus simpatizantes, quienes sin importar que el idioma oficial en Washington, D. C., es el inglés, corearon lemas ampliamente conocidos en nuestro país: “no estás solo” y “es un honor estar con Obrador”. También portaban cartelones con leyendas alusivas. 

         Primero ante el memorial a Washington y luego frente al monumento a Benito Juárez, a un costado de la avenida Virginia y muy cerca del famoso conjunto de edificios Watergate – punto de partida de la caída del ex presidente Richard Nixon – los simpatizantes del gobernante mexicano corearon la canción “México Lindo y Querido” del compositor michoacano “Chucho” Monge, inmortalizada por el “Charro Cantor” Jorge Negrete.

         Entre las decenas de asistentes – la cifra más favorable habla de 200 personas -, casi seguro, había varios indocumentados que se exponían a ser ubicados por las autoridades migratorias, pero mucho se cuidaron, pues hubo, eso sí, pleno respeto a la libre circulación. También ayudaba lo temprano de la hora, pues la comitiva presidencial mexicana llegó ante Lincoln antes de ocho horas locales y, enseguida, se dirigió a la avenida Virginia, en su cruce con New Hampshire.

En ese contorno primer mundista, los gritos de los simpatizantes de López Obrador recordaban el ambiente de muchas ciudades mexicanas, al grado de suponer que de un momento a otro aparecería el gobernador local, quien obviamente sería recibido con abucheos y rechiflas, en plena lucha electoral, pues.

Advertisement. Scroll to continue reading.

También hubo algunas manifestaciones de inconformes con la visita del mandatario mexicano, pero de menor dimensión de las favorables.

Entre los inconformes estuvieron integrantes de la familia Le Barón, víctimas de una masacre ocurrida en Bavispe, Sonora, en noviembre de 2019.

Brian Le Barón, quien perdió 9 miembros de su familia, señaló que “el crimen no está en cuarentena” y protestó porque ocho meses después de la matanza no hay avances para enjuiciar a los responsables del atentado.

“Jamás” una relación tan estecha entre México y EU.

         La visita oficial a la Casa Blanca, la residencia oficial del presidente de los Estados Unidos, se cumplió poco después del mediodía, hora local, con un anfitrión, Trump, notablemente amistoso, muy lejos del que hizo desde su anterior campaña electoral a México en su principal enemigo y, en particular a los migrantes, a los que definió, los menos, como criminales y narcotraficantes.  

Advertisement. Scroll to continue reading.

Ahora, por el contrario, dijo que los mexicanos «son gente trabajadora, son gente increíble, son un gran porcentaje de los propietarios de los negocios. Tienen mucho éxito».

En el jardín de las rosas, donde se espaciaron sillas para que se ubicaran los corresponsales acreditados ante la presidencia de loa Estados Unidos, así como los enviados mexicanos, el “jamás” había sido tan estrecha como ahora.

El gobernante de la Unión Americana señaló que fue un «honor» que la primera visita al extranjero de López Obrador como presidente haya sido a la Casa Blanca y destacó algunos de los temas tratados en la reunión conjunta, entre los cuales mencionó el fortalecimiento en la relación entre ambas naciones.

“Nuestras relaciones se basan en la confianza y en el respeto mutuo», destacó Trump al señalar que «tenemos una relación de respeto entre los dos países, junto al presidente López Obrador estamos fortaleciendo nuestra relación en temas que debieron ser resueltos antes; vamos a firmar una declaración para compartir la armonía, con esta nos comprometemos a una amistad continua, por un mejor mañana», dijo el otras veces agresivo gobernante.

Por su parte, el presidente López Obrador, agradeció a Trump, haber tratado a nuestro país “con gentileza y respeto” y no como colonia.

Advertisement. Scroll to continue reading.

«Usted no nos ha tratado como colonia. Al contrario, ha honrado nuestra condición de nación independiente. Por eso, estoy aquí. Para expresar al pueblo de EE.UU. que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto», manifestó el gobernantes mexicano, quien así parecía dar respuesta a las críticas de que su viaje era una acto de sometimiento ante los mandatos del presidente de los Estados Unidos.

         El mandatario mexicano, que estuvo acompañado por los secretarios de Economía, Graciela Márquez, y de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, del jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo, y de la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Barcena, hizo énfasis en la entrada en vigor del nuevo Tratado de Libre Comercio, conocido como T-MEC, que oficialmente es el motivo central de su viaje.

«El haber conseguido este acuerdo significa un gran logro en beneficio de las tres naciones y de nuestros pueblos; es una gran opción para producir, generar empleos y fomentar el comercio sin necesidad de ir tan lejos de nuestros hogares», afirmó.

México se compromete a contener la migración.

Más allá de las palabras lisonjeras, el verdadero objetivo de Trump aparece en la declaración conjunta México-Estados Unidos, dada a conocer al término del encuentro de los dos mandatarios.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“México incrementará significativamente su esfuerzo de aplicación de la ley mexicana a fin de reducir la migración irregular, incluyendo el despliegue de la Guardia Nacional en todo el territorio nacional, dando prioridad a la frontera sur. México está tomando acciones decisivas para desmantelar las organizaciones de tráfico y trata de personas, así como sus redes de financiamientos y transporte ilegales. Asimismo, México y Estados Unidos se comprometieron a fortalecer larelación bilateral, incluyendo el intercambio de acciones coordinadas a fin de proteger mejor y garantizar la seguridad en la frontera común, dice el documento conjuto, el cual también precisa: 

“Ello implica que aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México, donde podrían esperar la resolución de sus solicitudes de asilo. 

“A su vez, por razones humanitarias y en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, autorizará la entrada de dichas personas mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo. México, de acuerdo con sus principios de justicia y fraternidad universales, ofrecerá oportunidades laborales y acceso a la salud y educación a los migrantes y sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos.

“Los Estados Unidos se comprometen a acelerar la resolución de solicitudes de asilo y proceder con los procedimientos de remoción lo más expedito posible”.

La breve declaración conjunta concluye:

Advertisement. Scroll to continue reading.

“México y los Estados Unidos reiteraron la declaración del 18 de diciembre de 2018 en la que ambos países se comprometieron a fortalecer y a ampliar la cooperación bilateral para fomentar el desarrollo económico y aumentar la inversión en el sur de México y Centroamérica para crear una zona de prosperidad. Ambos países reconocen los fuertes vínculos entre el crecimiento económico en el sur de México y el éxito de la promoción de la prosperidad, el buen gobierno y la seguridad en Centroamérica. Estados Unidos reiteró su beneplácito al Plan de Desarrollo Integral lanzado por el gobierno de México en conjunto con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, para promover estos objetivos. México y los Estados Unidos liderarán el trabajo con socios nacionales e internacionales para construir una Centroamérica próspera y segura y así abordar las causas subyacentes de la migración, con el objetivo de que los ciudadanos puedan construir mejores vidas para ellos y sus familias en casa”.

Efectivamente, ni una línea respecto al T-MEC que su supone es la razón principal del viaje de López Obrador.

Mientras tanto, aquí en México el ambiente político se agitó por el aviso, también procedente de los Estados Unidos, en el sentido de que fue detenido el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jacquez, acusado de malversación de recursos públicos y enriquecimiento ilícito.

Advertisement

© 2020 Endirecto