Connect with us

Hi, what are you looking for?

Aunque el gobierno de la llamada Cuarta Transformación, y en particular el presidente Andrés Manuel López Obrador han dado muestras de que les importan poco las recomendaciones de los organismos internacionales, se debería tener en cuenta la recomendación de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) de abandonar la política de austeridad y aplicar una política fiscal expansiva.

         El organismo de la ONU hizo esa propuesta no sólo para México, sino para toda América Latina, como recurso para hacer menos grave el impacto de la pandemia del Covid 19, pues los pronósticos resultan severos para esta región.

         En videoconferencia donde presentó el estudio “Enfrentar los efectos cada vez mayores del Covid 19 para lograr una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones”, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, aseguró que si se quiere reconstruir más y mejor las economías, se necesitarán mayores esfuerzos fiscales.

         De acuerdo con el mencionado estudio – que viene a confirmar previsiones negativas respecto al impacto de la pandemia – la economía de México se contraerá 9 por ciento este año, con lo cual será el doceavo país con el mayor decrecimiento en una región que con 9.1 por ciento tendrá la más profunda caída en 100 años.

         De esta manera, indican los especialistas, se confirman las advertencias tanto de la propia CEPAL como del Fondo Monetario Internacional de que la región se asoma a una «década perdida».

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Se estima que el nivel de producto interno bruto (PIB) por habitante tendrá un retroceso de 10 años, mientras que la caída en materia de pobreza será todavía más grave, con un retroceso de 15 a 17 años.

         En términos regionales, el estudio advierte que en América Latina y el Caribe, la excepción será  Guyana, que debido a su producción petrolera tendrá un crecimiento estimado de 44.3 por ciento. El resto de las economías de la región registrarán caídas.

         La lista negativa la encabeza Venezuela con una contracción de 26 por ciento. Le siguen Belice (-14), Perú (-13), Antigua y Barbuda (-12.3), Santa Lucía (-11.9); Saint Kitts y Nevis (-11.5); Argentina lo mismo que Bahamas y Granada (-10.5); Brasil (-9.1) y Ecuador como México (-9 por ciento).

         Al mismo tiempo, se estima que la economía mundial se reducirá 5.2 por ciento con una “sincronía sin precedentes”, pues más de 90 por ciento de los países resentirán el impacto de la pandemia al registrar tasas negativas en su producto interno bruto (PIB).

         Ante este panorama, la secretaria ejecutiva de la CEPAL  reiteró que es necesario promover hacia América Latina el apoyo multilateral internacional, dado que si bien la región se cataloga de ingreso medio, ocho de cada 10 de sus habitantes obtienen menos de 500 dólares de ingreso, lo cual significa que alrededor de 490 millones de personas tendrán que subsistir con ingresos por debajo de la línea de pobreza y requerirán apoyos fiscales y de protección social.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En el caso de México, advirtió que la desigualdad avanzará entre 5 y 5.9 por ciento.

         “Estamos ante una década pérdida”, comentó Bárcena en más de una ocasión al indicar que esta situación es un llamado para plantear un nuevo pacto político y fiscal, a sabiendas de que los recursos propios de la región serán insuficientes y se requerirá el complemento de recursos internacionales, en condiciones favorables.

         En particular indicó ue se requiere poner en práctica medidas ya propuestas por su organización, como el ingreso básico de emergencia, las transferencias alimentarias, el cofinanciamiento de salarios, apoyo a pequeñas empresas y rescate condicionado de grandes empresas, así como también  ampliar políticas fiscales y monetarias expansivas porque “esta crisis no va a durar poco (…) es una pandemia muy fuerte y severa”.

         Por ello se deben evitar las medidas de austeridad, advirtió Bárcena, pues el gasto de gobierno será estructural en esta situación y los gastos de emergencia deben ser complementarios y no sustitutos.

         Bárcena, aseguró que si se quiere reconstruir más y mejor las economías, se necesitarán mayores esfuerzos fiscales. “Todos están preocupados no solamente en la emergencia, sino en cómo vamos a lograr la reactivación económica, y eso no será posible con medidas de austeridad, por eso proponemos evitar medidas de austeridad, mantener y promover los estímulos fiscales”, señaló.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En respuesta a comentarios adversos del presidente López Obrador, quien sugirió que las estimaciones de la CEPAL están influidas por el neoliberal Fondo Monetario Internacional (FMI), la

Bárcena sostuvo que el organismo que preside es progresista y hace su trabajo aunque a algunos países “a veces no les parece”.

         “Nosotros tratamos de basar nuestras estimaciones en un análisis técnico, serio, en modelos que toman en cuenta la información oficial que proviene del INEGI y la aplicamos…Somos una institución que ve con muy buenos ojos la política social, la igualdad y por eso destacamos las medidas que está tomando el gobierno para apuntalar a los más vulnerables, a los más pobres y

celebramos que para el bien de todos, los pobres primero”, refirió.

         Además, precisó que para poner en operación un ingreso básico universal de emergencia en México, el país requiere 2.2 por ciento del PIB. De acuerdo con los datos de la organización, el impulso fiscal desplegado hasta ahora es de 1.1 por ciento.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         El turismo, entre los sectores más afectados.

         A nivel global, el turismo ha registrado un descenso de 39 por ciento y dejado de emplear a 121.1 millones de personas como consecuencia de la pandemia de Covid-19, advirtió la presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), Gloria Guevara,

         Al participar en el foro virtual “Viajes y Turismo: el camino a la recuperación”, la titular de la organización internacional que agrupa a la iniciativa privada del sector, comentó que el producto interno bruto (PIB) de esta actividad en todo el globo ha perdido 3.4 mil millones de dólares, pues los vuelos internacionales han caído 53 por ciento, mientras que los vuelos domésticos han disminuido 34 por ciento.

         Al señalar que esta situación no tiene precedentes, Guevara señaló que, si no se toma el rumbo correcto, las cifras de pérdidas pueden ser más grandes.

         En el peor de los escenarios, la WTTC prevé una pérdida total de 197.5 millones de empleos, que significaría 60 por ciento de lo que se tenía hasta 2019, mientras que el PIB mundial de esta actividad se vería reducido en 5.5 mil millones de dólares, es decir, una contracción de 62 por ciento al cierre de este año.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         La dirigente advirtió que los vuelos de turistas internacionales podrían caer 73 por ciento, es decir, un 20 por ciento adicional, en tanto que los traslados domésticos vía área se reducirían en 64 por ciento, casi el doble que a la fecha.

         A su vez, la empresa especializada Ernest & Young consideró que el turismo internacional se reducirá entre 58 y 78 por ciento al cierre de 2020. Maya Whiteley, titular del aérea de turismo de la consultora indicó que 65 por ciento de los lugares en todo el mundo están cerrados o mantienen restricciones, mientras que 22 por ciento han suavizado sus medidas.

         Dijo que para la recuperación no es necesario reinventar o crear nuevos procesos. Para que suceda una mejoría más rápida es esencial la colaboración entre los gobiernos y sector privado, así como mejorar los protocolos y estandartes globales de viaje para asegurar la confianza de los viajeros.

         En particular, Guevara comentó que es necesario retirar las medidas de cuarentena a los viajeros y reemplazarlas por otro tipo de acciones, como pruebas efectivas y dejar atrás las barreras, como las advertencias y prohibiciones de viaje.

         Indicó que mientras se dispone de una vacuna segura, se pueden poner en práctica sistemas de pruebas y rastreo. Luego, cuando se tenga la vacuna, se puede crear y aplicar un sello digital para los viajeros.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         En coincidencia con las mencionadas recomendaciones de la CEPAL, Guevara pidió la ayuda de los gobiernos, la cual debe ser en términos fiscales, para asegura la liquidez de las empresas, protección a los trabajadores y la promoción de

la actividad turística.

         Además manifestó que el WTTC ha emprendido una campaña para que sea necesario el uso de cubrebocas en todos los destinos, pues la evidencia ha demostrado que ayuda a evitar la propagación de la enfermedad.

Advertisement

© 2020 Endirecto