Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: Banco de México negó a AMLO anticipo de utilidades

Una vez más, el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene motivo para justificar el repudio que siente por los organismos autónomos, aquellos en los que no puede imponer su voluntad.

         El posible motivo de inconformidad es que el Banco de México (BANXICO) le negó un anticipo de la entrega de remanentes (utilidades) derivados del cambio de paridad del peso mexicano.

         Aquí cabe precisar que BANXICO, como otras instituciones financieras, tiene pérdidas y utilidades, pero estas últimas no se llaman así, sino “remanente”, derivado de la intervención del banco central para mantener la estabilidad cambiaria. Como sus reservas las tiene en dólares, la devaluación de la moneda nacional – como ha ocurrido en la primera parte de este año, que estima que el peso ha perdido el 30 por ciento – genera lo que se puede considerar “ganancias”, aunque en realidad no lo sean.

         En todo caso, la consecuencia es que, conforme a las leyes que no norman, BANXICO está obligado a entregar anualmente, en el mes de abril, a la Secretaría de Hacienda del gobierno federal, los denominados “remanentes” del año previo. En el presente mes, por ejemplo, el erario nacional ya recibió o recibirá lo que se acumuló el año anterior.

         Ahora bien, debido a la contingencia derivada de pandemia del Covid 19, el gobierno nacional está urgido de ingresos adicionales y por eso mismo, en su conferencia mañanera de ayer, jueves, el presidente López Obrador anunció que solicitaría al Banco de México anticipar los “remanentes” que deberá entregar en abril de 2021.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Acostumbrado, como está, a que en todas las dependencias del gobierno federal, aunque no dependan directamente del Ejecutivo, sus deseos se convierten en mandatos, el primer mandatario convocó al gobernador del banco central, Alejandro Díaz de León, para una entrevista que se efectuó ayer mismo en Palacio Nacional.

         La sorpresa para el presidente de la República, como para todos, fue que su solicitud no fue complacida. El titular del Banco Central, con toda diplomacia – “gentilmente”, según un despacho de la agencia Bloomberg – respondió al jefe de Ejecutivo que no era posible satisfacer su demanda, porque no está previsto en las normas que regulan las actividades de esa institución financiera.

         Aquí es donde cabe destacar la autonomía del Banco de México, que le fue concedida durante el periodo final del ahora repudiado régimen “neoliberal” del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, con el “mandato prioritario de mantener el poder adquisitivo de la moneda nacional”, según recuerda la página principal en Internet del banco central.

         La prueba de fuego para BANXICO vino casi de inmediato, pues a finales del mismo año de 1994, al arranque del nuevo sexenio, encabezado por Ernesto Zedillo, sobrevino otra de las graves crisis que con frecuencia afectan a la economía nacional, el llamado “error de diciembre”, que tuvo como “chivo expiatorio” al entonces secretario de Hacienda, el prestigiado economista Jaime Serra Puche.

         Después de ese difícil arranque, el Banco de México ha superado otras situaciones críticas que confirmaron lo positivo de haberle concedido la autonomía, sobre todo para que las finanzas nacionales no dependieran de la voluntad de una sola persona, el presidente de la República, sino de un cuerpo integrado por especialistas. Así perdió valor la sentencia del ex presidente Luis Echeverría de que las finanzas nacionales se manejan “desde Los Pinos” (ahora sería desde Palacio Nacional).

Advertisement. Scroll to continue reading.

         Ayer, el actual primer mandatario, Andrés Manuel López Obrador, comprobó que la autonomía de BANXICO sigue vigente y que ese organismo es manejado con criterios profesionales y conforme a lo que disponen las leyes.

         En un comunicado, el Banco de México informó que López Obrador y su gobernador, Díaz de León, discutieron la importancia de seguir el procedimiento y el calendario existentes con respecto al superávit, según lo establecido en las propias regulaciones del banco central. O sea, no se autorizó el solicitado anticipo.

         En un tuit después de la reunión, AMLO manifestó que las discusiones fueron cordiales y que había reiterado su respeto absoluto por la independencia del banco central.

         Ahora lo que resta es que el gobierno de la llamada Cuarta Transformación busque otras fuentes de financiamiento o, en caso extremo, López Obrador puede recurrir al “dócil” Congreso de la Unión que podría modificar la ley orgánica de BANXICO para que el Ejecutivo Federal pueda disponer de sus reservas.

         Los “remanentes” del Banco de México podrían significar una inyección significativa en momentos de crisis. Como antecedente se recuerda que, en 2016, con un depreciación estimada en 20 por ciento, inferior a la registrada en las últimas semanas, Banxico entregó al erario federal un saldo histórico de 321 mil 653 millones de pesos. Eso sí, el traspaso se realizó hasta abril de 2017.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         El sector empresarial olvida desencuentros e insiste en un acuerdo nacional.

         En un aparente olvido de que sus recomendaciones para la reactivación de la economía nacional no han sido atendidas, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguró que no son momentos para la política ni para quedarse con los brazos cruzados y, por lo mismo, ofreció que el sector empresarial “mostrará el músculo” para empujar la reactivación de la economía nacional a través de una serie de medidas integradas en un acuerdo nacional.

         Para el organismo cúpula empresarial, en ese acuerdo nacional deben participar todos los actores políticos y económicos del país “esperando que  el gobierno federal se sume a cada una de esas acciones”.

         “Es sin duda un momento de responsabilidad para todos. No es un momento de política, nosotros queremos estar enfocados, no queremos tener ninguna ocurrencia ni queremos estarnos muriendo por la noticia del día. Queremos mostrarles a todos el músculo y la capacidad de los empresarios de estar unidos y organizados; no es momento de estar pensando en situaciones de política cuando tenemos un problema tan importante que resolver como es la salud de los mexicanos y a recuperación de todas las familias de los dramas que estamos viendo en nuestro país”, manifestó el dirigente nacional del CCE, Carlos Salazar

         En mensaje dirigido a todos los empresarios del país, Salazar manifestó preocupación por el encono que existe entre la sociedad mexicana en momentos de crisis como la que atravesamos y recalcó que “los empresarios no queremos ser una caja de sorpresas ni queremos ser una caja de resonancia para las frustraciones de todo aquel que quisiera cambios rápidos o que quisiera situaciones que nos parecen totalmente de desunión o de no concordancia con los objetivos de solidaridad y fraternidad que nosotros estamos proponiendo”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

         El dirigente empresarial recordó que los peores momentos en la historia de México se han registrado “cuando nos hemos encontrado con un México desunido,  con un México al que le ha faltado la fraternidad. Si estamos unidos podemos transitar la problemática que tenemos enfrente pero si estamos separados, tenemos riesgos inconmensurables, dificilísimos y que nos empujan a situaciones cada vez más difíciles y complejas”, agregó.

         Salazar informó que mantienen diálogo con sindicatos y actores políticos para impulsar este gran acuerdo nacional de una manera organizada “sin dejar atrás a nadie” y a la espera de que el gobierno federal encabezado por el presidente López Obrador también se sume a esta iniciativa para reactivar al país después de esta crisis por el Covid-19 que impactará de manera muy importante la economía nacional.

         “Intentaremos no dejar a nadie atrás, que nadie se quede sin el apoyo que requiere, y que se recuperen los trabajos; no nos quedaremos de brazos cruzados, se los aseguramos, este acuerdo nacional es la manera en la cual nosotros queremos ir integrando a todos de una manera organizada”, explicó el presidente del CCE.

         En tanto, el Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo se mantiene activo para que, en su momento, se pueda revitalizar ese sector de la economía, que tan importante es para toda la República.

         Dicho organismo realizó un seminario en línea en conjunto con la operadora de viajes PE-TRA dirigido a agentes de viajes, como parte de las acciones de preparación para el despegue del Caribe Mexicano una vez que acabe la contingencia de salud.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto