Connect with us

Hi, what are you looking for?



Nacional

México, entre los países con menor lactancia materna

  • Sólo entre 20 a 30 por ciento de infantes mexicanos recibe lactancia materna

Los bajos niveles de prevalencia de lactancia materna y los riesgos inherentes para la salud, es un aspecto alarmante, indicó la doctora Claudia Ramírez Silva, investigadora del del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).
Informó que México tiene entre 20 y 39 por ciento de prevalencia de lactancia, es decir, se halla entre los países con los menores porcentajes de esta práctica, cuando el referente debería ser “que todo niño a nivel mundial la recibiera”.
En México, la Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT 2018) revela que 95 por ciento de los niños han lactado alguna vez. Menos del 50 por ciento de ellos son puestos en el seno materno durante la primera hora de vida, un hecho que de lograrse incrementa la motivación en las mujeres para mantenerla. Y 28 por ciento de recién nacidos entre cero y seis meses reciben lactancia materna exclusiva. A nivel urbano, la tasa es de 25 por ciento en comparación al medio rural, que es del 37.4 por ciento.
La doctora en Nutrición Poblacional por la Escuela de Salud Pública de México precisó que la recomendación es proporcionar esta alimentación hasta los seis meses, y extenderla, aunque no exclusivamente, hasta los dos primeros años de vida de la persona.
Otro dato de la misma ENSANUT 18, dijo la especialista, es que la mitad de los niños de 12 a 15 meses y de 20 a 23 meses son casi el 30 por ciento que continúa recibiendo lactancia materna.
Estos bajos indicadores tienen identificados algunas causas que la doctora Ramírez Silva describió como barreras y que van desde una cuestión individual hasta las que involucran al sistema mismo. Por ello, planteó que hacen falta políticas que apoyen y fomenten esta práctica hasta el primer medio año y después la continuada, así como personal capacitado y atención clínica para instalar esta alimentación primaria, a manera de consejería.
A nivel familiar también es necesario capacitar a los familiares y demás integrantes, porque la desinformación impacta al final a la madre.
La experta en nutrición materna e infantil hizo hincapié en que México está entre los países con los periodos más cortos de licencia por maternidad (90 días), a diferencia de otros en los que llega a ser de seis meses, dos o cuatro años.
También indicó que en los años setenta del siglo pasado, el 18 por ciento de las mujeres estaban integradas a la economía laboral, mientras que para 2018 se estimó que el nivel alcanzó el 43 por ciento. Otro aspecto importante está relacionado con la publicidad agresiva de las empresas que producen las fórmulas infantiles, apuntó.
En el marco de la pandemia y por la desinformación en la primera parte de la emergencia se pudo haber propiciado aún más el abandono de la lactancia materna, al cesarla o no iniciarla por indicación del médico o por temor de la propia mamá a contagiar al bebé. “Ahora ya sabemos que es algo muy seguro”.
“La leche materna, en comparación con la de fórmula, ofrece por mucho, múltiples componentes: anticuerpos, hormonas, antivirus, antialergénicos, antiparásitos, factores de crecimiento, vitaminas, minerales, grasas, omega, omega 3, carbohidratos, proteínas y agua. La leche de fórmula sólo aporta minerales, vitaminas, grasas, omega 3, carbohidratos, proteínas, agua, y desafortunadamente, azúcar”.

Advertisement
Advertisement