Connect with us

Hi, what are you looking for?

Espectáculos

Maluma enloquece a la CDMX

La historia musical de Maluma, que comenzó con el pie derecho desde 2011, sigue creciendo gracias a sus composiciones y la sensualidad nata que tiene para interpretarlas. Para muestra la noche de hoy, cuando conquistó lo mismo con reguetón, que con mariachi a sus fans de la Ciudad de México.

La prueba de que su éxito no es pasajero llegó también durante la velada, cuando ataviado con una playera de la Selección Mexicana, que tenía su nombre, recibió de su compañía disquera la certificación de Platino por las altas ventas de “Felices los 4” y “Cuatro babys”. El agradecimiento del cantautor se tradujo en seguir con su derroche de energía y música.

Pero esa entrega se dio desde las 21:26 horas, cuando el colombiano causó delirio al ritmo de “Borró cassette”. Los decibeles alcanzados por los gritos, que al final eran alaridos, fueron ensordecedores, y aunque pareciera imposible, aumentaron cuando decidió saludar a sus 22 mil 500 seguidores en lugar, de acuerdo a organizadores. “Buenas noches México.

“Tengo una pregunta: ¿Dónde están las señoritas solteras esta noche?”, la respuesta lo motivó a hacer gala de lo obvio: “Casi todas son solteras, ¿dónde están las que vinieron con el novio? –se escucharon grillos–, ¿dónde están las que dejaron el novio en la casa?”, cuestionó al final y los berridos subieron de tono. Cómo regalo por la gran participación entonó “Sin contrato”.

En los hombros de su papá una pequeña prefería, en lugar de ver y disfrutar a su artista en directo, capturar el momento en su smartphone. Como ella, prácticamente todos los presentes en el inmueble dirigieron sus cámaras al centro del escenario y así permanecieron gran parte del concierto.

Advertisement. Scroll to continue reading.

A pesar de la cadencia de “El perdedor” menos eufórica, las chicas y sí chicos de todas las edades no dejaban disminuir la energía y entrega. Para cuando llegó “Desde esa noche”, que Maluma comparte con Thalía, la fiesta ya era total.

En “La curiosidad” los efectos de fuego sorprendieron, pero todo era un preámbulo, según el propio intérprete. “Ahora si empezó la rumba, quiero ver a toda mi gente con los brazos al aire, sin miedo, todos saltando México”, pidió. Aunque al principio no lo convencieron, después de un segundo intento quedó contento y dio paso a “La fila” y “Vente pa’ ca”.

Vestido de negro, con sus brazos descubiertos para lucir sus tatuajes y con su pelo recogido en una mini coleta, conquistó. “¡Eres un Dios, chavo!”, le gritó un joven emocionado, ante el intento de Maluma por demostrar que canta, al bajar el ritmo y dar prioridad a lo vocal. Aunque no siempre lo logró, eso poco importó.

“¡Pretty Boy, Pretty Boy, Pretty Boy!”, coreaban a todo pulmón sus fans. La forma de agradecer del cantante fue aparecer en el otro extremo del inmueble, para con guitarra en mano ofrecer “La invitación”. Pero no fue suficiente estar más cerca de las personas en gradas, quiso ofrecer una serenata a una afortunada.

“Oye, creo que esta es una de las partes favoritas del show. No sé si ustedes han oído, pero soy una persona muy romántica y esta noche estoy dispuesto a dar una serenata. El problema es que no tengo a quién, no sé si la pueda encontrar. Vamos a escoger una mamacita del público”, propuso Maluma. Al final Dayana fue la afortunada y le dedicó “Tengo un amor”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“Vuelo hacia el olvido” fue para su familia, esa que “ha vivido conmigo todo el trayecto para estar cantando frente a ustedes en esta Arena”, expresó. Después regresó al escenario para mostrar en nueve pantallas de distintos tamaños, imágenes de su gira por varias plazas de la República Mexicana y subir otra vez los ánimos con “La temperatura”, que literal era ardiente.

Ahora vestido de blanco, el joven experimentó una costumbre propia de las mexicanas, cachó un sostén muy sexy que le aventaron, con ese gesto y las llamas del entarimado se acrecentó la candela, lo que Maluma aprovechó para presentar a sus músicos, coros, bailarines y equipo técnico, para los que pidió “una fuerte bulla”.

La recta final del poderoso recital llegó con la entrega del Disco de Platino, pero antes los brincos, gritos y coros monumentales fueron causados por “Chantaje”, “La bicicleta”, “Me llamas”, “Felices los 4”, en la que compartió escena con un mariachi, y “Party Animal”.

“Carnaval” marcó el encore, pero como era de esperarse no dejaron ir tan fácil al nacido en Medellín, el 28 de enero de 1994. Tal fue el alboroto armado que Juan Luis Londoño Arias, su nombre verdadero, regresó para poner punto final con “Cuatro babys” pasadas las 23:00 horas, dejando a todos con ganas de más, pero felices por haber estado tan cerca de su Pretty Boy.

Con información de agencias.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto