Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

Luis Carlos Rodríguez González – TAL CUAL: FRONTERA NORTE: FAMILIAS MIGRANDO

La escena se repite desde Playas de Tijuana hasta la frontera de Reynosa con McAllen, pasando
por el desierto de Arizona o El Paso, Texas. Miles de migrantes, en su inmensa mayoría familias
desesperadas, con niños, con todos los riesgos que ello implica, lo mismo brincando el muro,
rompiendo las mallas de metal, cruzando el Río Bravo o retando al desierto, para llegar a Estados
Unidos.
Hace unos días en Playas de Tijuana se vivió uno de estos dramáticos episodios cuando más de un
centenar de centroamericanos rompió la malla metálica y corrieron por la arena fronteriza para
alcanzar las montañas y cañadas que separan esta ciudad mexicana con San Diego. Un total de 52
personas fueron detenidas. De ellas 23 son hombres, la mayoría jóvenes, 12 mujeres y 17 niños,
de entre 1 y 14 años. Familias enteras.
La desesperación por la tardanza de visas humanitarias por parte de Estados Unidos, las
deportaciones masivas y la incertidumbre y temor de quedarse en México ha llevado a esos clanes
familiares a arriesgarlo todo. Prefieren ser detenidos por la Border, incluso maltratados o
expuestos a ser encarcelados por meses o en el peor escenario morir en el intento antes que
regresar a sus naciones.
Las imágenes son dramáticas. Niños aventados, descolgados por arriba del muro fronterizo. Niñas
que corren llorando para escapar de las patrullas de la Border. Madres de familia con dos menores
en brazos que tienen dos o tres meses en Tijuana o en cualquier ciudad fronteriza, ya sin dinero,
sin recursos para sobrevivir y con el miedo de ser deportadas, regresados, repatriados o el verbo
que suene mejor para las políticas oficiales, a sus naciones.
Hace décadas migraban los padres que pasaban meses o años en Estados Unidos y regresaban por
temporadas a México o Centroamérica. Luego los hermanos mayores los alcanzaban. Esta
circularidad en la migración se rompió a partir de 1993 cuando inició la construcción de muros y
endureció el control migratorio con la llamada Operación Bloqueo.
Desde entonces la migración cambio su perfil, sus formas, sus riesgos, aumentaron las muertes, las
detenciones. Le siguieron diversos operativos con nombres como “Salvaguarda”, “Río Grande” y
llegó el 11 de septiembre del 2001 y los actos terroristas y la frontera se cerró. Arribaría al poder
Barack Obama y rompió records con 2.8 millones de deportaciones, la mayoría de mexicanos y con
ello la separación de familias.
Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos, va por el mismo camino. Redadas masivas,
padres deportados, separación de familias, niños detenidos en cárceles migratorias y miles de
centroamericanos varados en ciudades fronterizas mexicanas en espera de una visa humanitaria.
Ese es el coctel, los motivos, la breve crónica de estas familias que están cruzando y arriesgado su
vida para llegar al vecino país.

En tiempos de Trump es la nueva dinámica migratoria, los mismo en caravanas en México que
buscan protegerse de secuestros, de violaciones, de extorsiones, de desapariciones, de fosas. Son
los éxodos en familia. De acuerdo a la Patrulla Fronteriza de octubre del 2018 a febrero del 2019
se detuvieron a más de 136 mil integrantes de grupos familiares.
En febrero de este 2019 las detenciones aumentaron 31 por ciento con respecto a enero y
llegaron a 76 mil 103 inmigrantes. La cifra reportada en cinco meses, supera a la que se reportó en
todo 2018. Los grupos familiares son de mexicanos, guatemaltecos, salvadoreños y también
hondureños. Dato revelador para quienes con optimismo señalan que los mexicanos ya no
emigran a Estados Unidos.
Frente a la conformación de este nuevo éxodo de familias que huyen de la misera, de la pobreza y
de la violencia del llamado “Triángulo del Norte”, pero también de los secuestros y crímenes en
México, al menos 500 inmigrantes indocumentados detenidos en Estados Unidos serán liberados
debido a la saturación de los centros de detención migratoria en la localidad texana del Valle del
Río Grande.
La nueva dinámica de la migración que incluye las caravanas, el viajar en familia, el cruzar, brincar,
burlar el muro para lograr emigrar a Estados Unidos. Las ofertas de empleo y regularización
migratoria de centroamericanos en México palidecen frente a los secuestros masivos y la violencia
que aún prevalece en muchas regiones de nuestro país. Ahí van las familias migrando. Tal Cual.
www.theexodo.com

Advertisement

© 2020 Endirecto