Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – R Á F A G A: ¡Nombres y Pruebas!, Exigen los Médicos al Presidente de México

La indignación reina entre los médicos, por las ofensivas palabras
que pronunció el viernes pasado, en su “mañanera”, el Presidente
de México. El tabasqueño desde su púlpito en Palacio Nacional
afirmó que el médico al recibir a un paciente no le preguntaba qué
le dolía, sino cuántos bienes tenía e hizo con la mano derecha,
utilizando los dedos pulgar e índice, la seña indicativa de dinero.
El lunes sobre el mismo tema y presionado para disculparse, ante
supuestos reporteros, el hombre que tuvo hasta 30 millones de
simpatizantes, expresó: “…hablo de algunos médicos, porque
también es una realidad que se mercantilizó la medicina, se
robaban las medicinas, uno de los negocios más jugosos era la
compra de las medicinas. No solo eso, adulteraban los
medicamentos. Había médicos que solo les interesaba eso…”.
No paró ahí, sino agregó que “eso” también lo había “en el gremio
empresarial, como en el gremio de los legisladores (sic), el de los
políticos, en todos, ni modo que hay un gremio puro”. Hasta
Cantinflas se hubiese ruborizado al oír al más importante
funcionario mexicano, pues habló mucho, no se disculpó con los
médicos agraviados e irritó más a los profesionistas que recibieron
el apoyo solidario de enfermeras, enfermeros, camilleros y por
supuesto de muchas personas.
La historia comenzó la mañana del viernes 8 cuando desde su atril
quiso ser gracioso más que sarcástico e inventó el siguiente diálogo:

El médico recibía al paciente, ¿qué tiene? Y el enfermo respondía
“me duele aquí”, señalando con su mano una parte del cuerpo y el
doctor lo interrumpía, “¿no, no que le duele, cuántos bienes tiene?
Enseguida en el video se ve claramente cuando el Presidente de
México hacía la señal de dinero.
En esa misma ocasión puso énfasis al decir que los médicos “del
neoliberalismo” se enriquecieron. Textualmente dijo: “Se decía
antes que los médicos solo buscaban enriquecerse, ¿no?”
Puedo afirmar categóricamente que jamás durante los últimos 60
años de mi vida, como jefe de familia, nunca un médico que
atendió a mis hijos desde pequeños, ningún facultativo, insinuó una
barbaridad como la que se escuchó en Palacio Nacional. Hemos
sido atendidos mi esposa y yo por muchos médicos y jamás alguno
de ellos antepuso un interés monetario para atendernos.
¿Nombres de esos médicos? Javier Villalpando Gutiérrez, Raúl M.
Simancas, Jorge A. Aviña Valencia, Jorge Tommasi Pedraza, Juan
Carlos Peláez Piedrahita, Isidoro Wiener Castillo, Eduardo
Villanueva Saénz, J. Arturo Zavala Habib, Armando Castro Gaytán,
Francisco P. Navarro Reynoso, Eduardo Gómez Maciel, Roberto
García Castro, Roberto García Quintero, Arturo Michel Estrada y la
doctora Nora Quintero Pérez; tal vez haya omitido alguno. Los he
mencionado sin su conocimiento ni consentimiento, porque
siempre de ellos recibimos oportuna y acertada atención.
Como estoy en mi confinamiento, recurrí vía telefónica a comentar
esta noticia y las reacciones de médicos y de personas de diferentes
sectores sociales y profesionales. La respuesta de todos ellos,
principalmente de los afectados, los hombres que hoy expone su
vida para salvar a los contagiados por el coronavirus, a los que he

llamado, anteriormente, en este mismo espacio integrantes de El
Batallón de las Batas Blancas, se resume en una demanda:
Que el Presidente de México dé nombres de los médicos que se
enriquecieron y presente las pruebas correspondientes.
Es muy cierto. Desde Palacio Nacional se ha llamado corruptos a los
contratistas del frustrado Aeropuerto Internacional, a los
empresarios, a los reporteros, a los columnistas y a los medios
informativos, pero hasta ahora el presidente Andrés Manuel López
Obrador no ha revelado un nombre de los corruptos que hay en su
mente, ni ha presentado pruebas y tampoco existe una formal
acusación judicial contra un presunto responsable de corrupción.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement

© 2020 Endirecto