Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – R Á F A G A: Alvaro Carrillo, María Callas y Alex Lora, en un 2 de Diciembre

Decidí principiar este mes de fiestas navideñas y de la despedida
del 2019 con un comentario en torno a tres personajes del mundo
artístico universal. Esto con el fin de alejarnos un poco de los
sinsabores que nos deja la creciente inseguridad, la artera matanza
de una familia de mormones, un enfrentamiento entre civiles y
militares en tierra coahuilense y las cotidianas noticias de hallazgos
de restos humanos aquí, allá y acullá.
No podré mantener la torpe posición del no ver y no ir, cuando los
sucesos sangrientos son el contenido de las noticias radiofónicas y
televisivas, tampoco mantendré la línea de “me hago de la vista
gorda”, sin embargo demos un descanso de esas noticias. Por ello y
revisando las efemérides que reúne mi dilecto amigo y colega
Francisco Fonseca Notario, encontré que el 2 de diciembre, de
diferentes años, nacieron el compositor e intérprete Alvaro Carrillo,
la máxima cantante de ópera en el siglo pasado María Callas y el
reconocido cantautor músico Alex Lora.
AGRÓNOMO ROMÁNTICO COMPOSITOR
En los años sesenta, fuerte época del romanticismo musical, los
tríos estaban en su esplendor y lo mismo ocurría con los
cantautores, así como los intérpretes. Cuco Sánchez, Pepe Jara,
Marco Antonio Muñiz en diferentes estilos eran, entre otros, los
que más sonaban en la radio y actuaban en los centros nocturnos.
Pues a ese grupo añado el nombre del oaxaqueño Alvaro Carrillo
quien nos dejó canciones como “Sabor a Mí”, “El Andariego”,

“Amor Mío”, “Luz de Luna”, “La Mentira” y súmele usted hasta
llegar a unas 300 composiciones.
Alvaro, nació en la ranchería de El Aguacatillo, en San Juan
Cacahuatepec, en la Costa Chica de Oaxaca, el 2 de diciembre de
1921 y alternaba sus estudios para titularse como ingeniero
agrónomo con vida artística. Hombre sencillo, conversador, era un
bohemio de primera y recuerdo la amistad que compartió con su
paisano y colega de profesión Norberto Aguirre Palancares, político
que fue jefe del Departamento Agrario en el sexenio de Díaz Ordaz.
Las composiciones de Alvaro Carrillo en poco tiempo cobraron sello
internacional e inclusive en Japón fueron ampliamente difundidas y
lo mismo en Europa. Por supuesto el impacto de sus melodías
también se dejó sentir en todo México. En Guerrero cultivó muchas
amistades y precisamente del querido profesor Caritino Maldonado
era uno de sus amigos y lo invitó a su toma de posesión como
gobernador, era abril de 1969. Muere al regresar de ese evento.
Junto con su esposa Ana María Inchaustégui Guzmán y los dos hijos
de ambos, Alvaro retornaba de Chilpancingo a la Ciudad de México.
Cerca de donde se ubica el H. Colegio Militar, en la autopista
Cuernavaca-México, el conductor de una camioneta perdió el
control y se metió en sentido contrario, estrellándose contra el
vehículo en que viajaba la familia Carrillo. Murieron el chofer,
Alvaro y su esposa. Los menores Alvaro y Mario sufrieron lesiones
leves. Perdíamos a uno de los últimos románticos de la canción.
ONASSIS Y MARÍA CALLAS
Estaba por cumplir 54 años de edad cuando un infarto al miocardio
le cortó la existencia a “La Divina”, la máxima cantante de ópera del
Siglo XX: María Callas que en su pasaporte el nombre era María
Anna Cecilia Sophia Kalogeropoulos Dimistriadis, aunque nació el 2

de diciembre de 1923 en Manhattan, adoptó la nacionalidad griega
de sus progenitores que, en calidad de inmigrantes, habían llegado
a Nueva York. Sus restos fueron inhumados en el Cementerio de
Pere Lachaise, en París.
Al separarse sus papás, María y uno de sus hermanos junto con su
madre partieron para Grecia. La que sería famosa cantante tenía 14
años de edad y el apellido Callas –que mantuvo artísticamente- se
originó porque su padre tenía problemas para que pronunciaran el
griego. Para 1942 María estaba preparada para actuar y debutó en
Atenas y en 1954 retornaría a suelo norteamericano para
presentarse, por primera vez, en Chicago y dos años más tarde lo
haría exitosamente en el Metropolitan Opera House de Nueva York.
En su vida privada tuvo dos grandes amores. A los 26 años de edad
se casó con el rico industrial y amante de la opera Giovanni Battista
Meneghini. El matrimonio duró diez años. Durante un viaje en el
yate de Aristóteles Onassis, todavía casada, María Callas se prenda
del naviero griego y forman pareja hasta 1968 cuando “Aristo” la
deja para contraer matrimonio con la no menos famosa Jacqueline
Bouvier, la viuda del presidente John F. Kennedy,
María jamás recuperó la tranquilidad. Calificó de “traidor” a Onassis
por abandonarla, manifestando que Jackie había logrado lo que ella
pretendió mucho tiempo, ser esposa del griego. Se sintió sola,
deprimida y vivió en un departamento en París, donde murió.
ALEX LORA, CHELA Y SU HIJA
La tercera personalidad del ambiente artístico y que nació un 2 de
diciembre, es Alex Lora, hoy ya de 67 años de edad y con fama
internacional. Este cantautor y músico es originario de la capital del
Estado de Puebla y en su acta del Registro Civil se lee: José
Alejandro Lora Serna, al que conocemos muy bien y se define como

“Lora, sus liras y sus rolas” que se conjunta con su adorada esposa
Chela y su no menos querida hija Celia. Ellos son el famoso “Tri” del
ambiente musical mexicano.
El hombre siempre ha sido espectacular no solamente por sus
composiciones y la interpretación de ellas, sino por la infinidad de
ocurrencias que sus fans le festejan con mucha euforia. Su grito
muy clásico: “¡Mamaaaá prende la tele que estoy saliendo!” Tiene
una composición dedicada a las personas minusválidas, titulada
“Las piedras radiantes”, en 1994 y a finales del 98 compuso “Todo
me sale mal” y en el 2001 nos entregó “Triste Canción” que
interpretó Miguel Ríos y las Estrellas del Rock Latino.
Inicialmente con otros dos compañeros integró Three Souls in My
Mind que interpretaban canciones en inglés, de la autoría de Alex,
porque era del “lenguaje en rock” y en 1984 se desintegró la
sociedad y nuestro personaje fundó su internacional “Tri”, con el
cual celebró sus primeros 30 años de artista en el Auditorio
Nacional con sus miles de fanáticos y para sus 40 de estar en el
medio, fue a Los Ángeles, California, donde develó una estatua con
su figura.
Mucho hay que escribir en torno a Alvaro Carrillo, a María Callas y a
Alex Lora, cuyas carreras profesionales siguen y seguirán vigentes.
Son tres personajes que alcanzan no la inmortalidad sino el
recuerdo permanente de los amantes de la música.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement
Advertisement