Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – R Á F A G A: A 199 Años de la Primera Asamblea Legislativa

En este miércoles 24 se cumplen 199 años de que, luego de una
misa solemne en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México,
un grupo de mexicanos se reunió en el Templo y Máximo Colegio
de San Pedro y San Pablo. El motivo constituir la Primera Asamblea
Legislativa, un sólido antecedente de lo que desde entonces es la
Cámara de Diputados. Redactar una nueva Constitución Política de
México y elaborar un proyecto de presupuesto para el gobierno,
fueron los puntos fundamentales.
De acuerdo con los historiadores eran los tiempos del efímero
primer imperio mexicano, el de Agustín de Iturbide, quien disolvió
la Asamblea el 31 de octubre de 1822. Los trabajos se reanudaron
en el siguiente año y el 8 de octubre de 1824, Guadalupe Victoria y
Nicolás Bravo, juraron guardar y hacer guardar la Constitución. Dos
días después, el duranguense asume el cargo de Presidente Interino
de la República Mexicana y Bravo, la vicepresidencia. El período
constitucional, de cuatro años, comenzó el 1 de abril de 1825.
La visión de los liberales de esa época, surgidos en todo nuestro
amplio territorio geográfico, fue determinante para que el México
Independiente se transformara, jurídica y legalmente, en una
República federal, popular y representativa, bajo la denominación
de Estados Unidos Mexicanos. Se conformó con 19 Estados, 4
Territorios y el Distrito Federal.

Comentar sobre este tema resulta no solo atractivo, sino
importante, porque lamentablemente desconocemos mucho
acerca de la formación de esta Nación, de los hombres que la
forjaron y de las circunstancias que se dieron. Baste escribir que en
la primera sucesión presidencial, el primer embajador de Estados
Unidos de América tuvo una significativa intervención al apoyar,
enfrentando a los masones yorkinos y escoceses, a uno de los
candidatos, el general Manuel Gómez Pedraza.
Volvamos a la realización de la Primera Asamblea Legislativa, cuyos
debates parlamentarios entre los representantes de las diferentes
corrientes políticas ideológicas, dio como resultado la Carta Magna
que reemplazó a la Constitución de Apatzingán, de 1814, también
conocida como Acta Constitutiva de la Federación Mexicana. Los
constituyentes abordaron temas relacionados con la Constitución
de Cádiz de 1812, vigente durante el virreinato de la Nueva España.
También hablaron del Decreto Constitucional para la Libertad de la
América Mexicana, obra de José María Morelos y Pavón, en 1814.
INTEGRACION DE LA ASAMBLEA
A la convocatoria de la Primera Asamblea Legislativa acudieron 7
representantes de Chiapas, 2 de Coahuila y Texas, 18 de la Nueva
Vizcaya (Durango), 14 de Guadalajara (Nueva Galicia), 7 de
Guanajuato y 27 de México, aun cuando la lista de nombres que
figuran en los archivos rebasa la cifra de cien personajes
La integración de lo que también conocemos como Congreso
Constituyente de 1823-1824, tiene características muy especiales y
precisas, tales como que participaron el clero, que en esa época
tenía mucha influencia social, el Ejército, políticos, juristas y
trabajadores mineros. Los clasificaron como republicanos,
inclinados por la creación de un gobierno federal y representativo,

así como los iturbidistas que obviamente apoyaban al efímero
imperio y los borbonistas que soñaban con el retorno del gobierno
español.
Entre los republicanos estaba Servando Teresa Mier Noriega y
Guerra, quien se distinguió por sus cuestionamientos a quienes se
oponían al establecimiento de un México consolidado en su
Independencia. Con él estuvieron el minero José María Fagoaga,
Juan Horbogozo, y Francisco Manuel Sánchez de Tagle, entre otros.
La milicia estuvo presente con cuatro elementos: el general de
brigada Juan Oregozo, el coronel José Ignacio de Urquidi, el
teniente coronel José María Bustamante y José Antonio Andrade.
Además hubo tres con títulos de nobleza: Juan Francisco de
Castañiza y Gutiérrez, marqués de Castañiza, del grupo enviado por
el clero. Otro, el marqués de San Juan de las Rayas, José Mariano
de Sardaneta y Llorente. El tercero se llamó Manuel López
Constante, marqués de Miraflores. En el grupo de eclesiásticos
figuraron Toribio González, de Guadalajara; Francisco Uraga, de
Guanajuato y Joaquín Rivera, de México.
En fin, en esa Primera Asamblea Legislativa se oyeron las voces de
políticos, abogados, periodistas y teólogos. Llama la atención una
clasificación más: la de los letrados.
En la redacción de los 171 artículos, divididos en 7 capítulos
participaron de manera especial Andrés Quintana Roo, Carlos
María Bustamante y José Manuel Herrera. ¿Saben quién fue el
último de los mencionados?, pues nada más ni nada menos que el
general de brigada, veracruzano José Antonio Florencio de Herrera
y Ricardos, a quien la historia registró como el Presidente de
México José Joaquín de Herrera. No hay confusión, los tres

nombres corresponden al xalapeño que fue tres veces presidentes,
en los días del también veracruzano Antonio López de Santa Anna.
Un coahuilense que también llegó a Presidente de México y fue
gobernador en varios Estados, estuvo en el Congreso Constituyente
de 1824 y se llamó Melchor Múzquiz. El nombre completo de este
general: José Ventura Melchor Ciriaco de Eca y Múzquiz de Arrieta.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement
Advertisement