Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – A L F A O ME G A: La Riqueza Histórica y los Atractivos Turísticos de la Región Maya

Domingo completo: tamales y atole por la mañana y en la tarde el
Superbol guacamolero
Desde el siglo pasado este reportero diarista y hoy columnista de
tópicos nacionales, en diversas publicaciones ha escrito que
México, nuestra grandiosa República Mexicana, tiene en cada una
de sus 32 entidades un capital histórico que data de siglos, una
gastronomía riquísima y abundante, envidiables climas todo el año,
paisajes escénicos, puertos con soleadas playas, zonas
arqueológicas y un sinfín de atractivos, pero falta la decisión, en los
tres niveles de gobierno, para atraer a millones de turistas
incluyendo a los nacionales. Hay que hacer crecer la industria
turística.
Como acostumbramos decir, de Costa a Costa y de Frontera a
Frontera, México ofrece a los visitantes una amplia gama de paseos
en cada uno de los 31 Estados y en la Ciudad de México. Tenemos
museos en cada una de las principales ciudades del país, contamos
con extraodinarios acuarios, parques zoológicos, teatros, edificios
coloniales, legendarios conventos de las diferentes órdenes
eclesiásticas, sinagogas, Ciudades Universitarias, así como los
acogedores Pueblos Mágicos.
El actual titular de la Secretaria de Turismo, Miguel Torruco
Marqués, es un personaje reconocido mundialmente en la industria
turística y no dudo que él pudiera concertar los mejores programas
para incrementar las visitas de los europeos, los asiáticos, los

africanos y los mismos latinoamericanos. Coordinados el gobierno
federal con los estatales y municipales, el turismo complementaría
los ingresos de miles de millones de pesos a las arcas nacionales,
hoy dependientes del petróleo y de los envíos de nuestros
indocumentados que laboran en territorio norteamericano.
CELESTÚN, REFUGIO DE LOS FLAMINGOS
En esta ocasión el comentario está enfocado hacia uno de los
rincones mexicanos con historia prehispánica, la región donde
floreció la cultura maya, el lugar donde una civilización nos heredó
el cero y al expandirse en la Península de Yucatán construyeron
ciudades caracterizadas por el cúmulo de pirámides, de adoratorios
y de leyendas. Por ello lo referiré aspectos de lo que vi en mi
recorrido por tres lugares que encierran todo tipo de atractivos.
Para empezar les comento que a 95 kilómetros de Mérida se
encuentra Celestún, a donde todos los años, de diciembre a marzo,
llegan los flamingos procedentes de Canadá y se estacionan en la
Biosfera Ría Celestún. Desde 1979 es un refugio faunístico y ahí se
puede admirar al flamenco o flamingo rosado, único en el mundo
por el color que adquieren debido a la alta concentración de
caroteno y minerales del agua. Durante el día se concentran en una
orilla del río Celestún y duermen, por ello los lancheros le dicen al
visitante “los llevo al dormitorio de los flamingos”.
Dos detalles del breviario cultual. Celestún es una palabra derivada
de los vocablos mayas “celes”, espanto y “tún”, piedra. Espanto de
Piedra. Nosotros decimos flamingo y nos aclararon que dicha
palabra corresponde al inglés y la Real Academia Española indica
que en español es flamenco.
La siguiente parada será, luego de navegar unos minutos, en
impresionantes manglares, donde la lancha va a baja velocidad y se

admiran escenarios dignos de las películas de terror. El guía explica
que en ese pedazo de selva abundan animales salvajes y deben
tomarse las precauciones necesarias. Hay un ojo de agua cristalina
y dulce que habrá de mezclarse con la salada que proviene del
Golfo de México y que en los primeros meses del año, cuenta el
lanchero, en el río Celestún hay agua cristalina, otra parte es de
aguas verdes y una tercera de color rojo. También hay que visitar
los manantiales Baldiosera y Cambay, donde los turistas pueden
hacer una parada para nadar o bucear. No pueden faltar los
cenotes y en temporadas hay pelícanos blancos y café.
LA GRANDIOSA CIUDAD DE CHICHEN ITZÁ
Desde hace 13 años orgullosamente los mexicanos contamos con
una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo: la ciudad maya de
Chichen Itzá, la zona arqueológica que anualmente recibe miles de
visitantes procedentes de los cinco continentes, así como destaca la
presencia de los jóvenes mexicanos. La majestuosa Pirámide de
Kukulkán, el día 21 de marzo, es el punto de reunión de millares de
personas para presenciar el descenso de la Serpiente Emplumada y
lo mismo ocurre el 21 de septiembre. Son las fechas de los
equinoccios de Primavera y de Otoño. Ahí se concentra una
muestra general de la cultura maya en la arquitectura, la
astronomía, la astrología, la agricultura, las matemáticas, la
geometría y la religión.
Manuel Cortés Pech –guía que se recomienda por si solo– nos dio
una documentada explicación de esta ciudad maya, propiamente
un centro ceremonial de 6.5 kilómetros cuadrados de vestigios
arqueológicos donde encontramos el campo del Juego de Pelota,
que no era solo practicar un deporte sino una ceremonia religiosa,
según algunos investigadores. Visitamos templos, el Palacio de los

Guerreros, los restos de las mil columnas del que se cree era el
mercado, luego encaminamos los pasos hacia el osario, más
adelante la casa de los monjes y el observatorio.
Los toltecas llegaron a tierras mayas en el siglo X e influyeron en
cierta forma en la vida de los inventores del cero y quedaron
representados en los grabados que se encuentran alrededor de la
entrada en la parte superior de la pirámide principal, también
conocida como El Castillo. Antes de terminar la visita de cuatro
horas, insistí en que los mayas no fueron guerreros, no hay registro
de enfrentamiento contra otras culturas e inclusive contuvieron a
los aztecas que pretendieron llegar hasta el territorio peninsular.
Por las noches en el Castillo, la pirámide principal, hay funciones de
Luz y Sonido, espectáculo calificado como una “experiencia mágica
e inolvidable”, según la Revista Explore Yucatán.
El punto negativo es que por instrucciones del gobierno estatal se
decretó un impuesto sobre el precio normal de acceso a la zona
arqueológica, sin que las autoridades federales lo impidan. Un
turista extranjero debe pagar 481 pesos y el nacional, 202 pesos,
siendo la cuota de 75 pesos, la establecida por el Instituto Nacional
de Antropología e Historia; estudiantes y Adultos Mayores
(mexicanos) exentos de pago. Por eso los letreros en mantas
colocadas en las calles de Mérida: “¡No Más Impuestos!”.
IZAMAL Y JUAN PABLO II
Visitar “La Ciudad Amarilla”, también conocida como “La Ciudad de
las Tres Culturas” o “La Ciudad de los Cerros” es algo especial por
el historial que data de la llegada en el Siglo XVI de los franciscanos
evangelizadores y la sangrienta acción del primer inquisidor, en
esas tierras yucatecas, Fray Diego de Landa. Me refiero a la
acogedora villa, pueblo mágico y hoy ciudad de Izamal, asiento de

haciendas henequeneras y ahora una de ellas es refugio de quienes
buscan meditar, practicar yoga o simplemente relajarse, descansar,
desestrezarse, como la Hacienda San Antonio Chalante o
Shambenatwe
La primera denominación obedece a que las fachadas de todas las
casas son de color “amarillo vaticano” porque hace 26 años el Papa
Juan Pablo II celebró, en Izamal, la reunión dedicada a los indígenas
y la llamó Reunión de las Etnias de América. Pero, hay otra versión.
Izamal es productor de maíz y la espiga de éste es dorada, por ello
el color amarillo. En este pueblo mágico predominan las
construcciones prehispánicas, 52 pirámides (entre ellas las más
grandes son conocidas con los nombres mayas de Kinich Kakmó,
Itzamatul y Hun Pik Tok), de ahí lo de Ciudad los Cerros.
En la mencionada hacienda nos encontramos con un gran amigo, el
veracruzano Yamil Apud Chávez, administrador del lugar, nos contó
que en ese punto durante dos siglos, 1500-1700, vivieron los frailes
franciscanos que evangelizaron a la población maya y por cierto, el
obispo Fray Diego de Landa en su papel de inquisidor acabó con la
vida de unos siete mil nativos, unos en la hoguera, otros azotados y
algunos más torturados. Por eso la presencia del Sumo Pontífice
que oró y pidió perdón a Izamal por ese suceso.
Bueno, Yamil es un multifacético emprendedor de todo y excelente
guía de turistas, nos platicó que para entrar a la hacienda teníamos
que elegir uno de los cuatro elementos: fuego, aire, agua y tierra y
hacer el recorrido en un laberinto señalado por bardas de piedra
caliza en una extensión de poco más de 700 metros. ¿Por qué?,
pregunté y la respuesta simple, “para que te identifiques con la
naturaleza”. Ese es el primer paso para conocernos a nosotros

Advertisement. Scroll to continue reading.

mismos y que la vida es corta y hay que disfrutarla. “Que un sueño
no te quite las ganas de dormir”, palabras de Yamil, de despedida.
P.D. En la fila de una taquilla de la Plaza México escuché una plática
entre dos personas, hablaban, para ser escuchados por los demás.
Uno fu contundente. “¡Vaya que descaro de ese tal Moreira
(Humberto), símbolo de la corrupción y de la impunidad que
reclama por “daño moral” a un periodista que escribió la verdad!”.
Sí, indignante que un PRIista ligado con el narcotráfico y protegido
de la profesora Elba Esther Gordillo para ser gobernador, demande
a un periodista…Comento que además de aberrante, en este 2020
estamos peor que cuando en el siglo 19 se aplicó la “Ley Lares”,
una de las más rudas y amordazantes Leyes de Imprenta, redactada
por el abogado hidrocálido Teodosio Lares en tiempos de López
Santana; Lares después colaboró con el imperio de Maximiliano.
Veremos que resuelven los ministros de la Suprema Corte de
Justicia, al haber atraído el caso de Sergio Aguayo Quezada, a
quien quieren obligar le pague diez millones de pesos al “honesto,
casto y puro” coahuilense que fue salvado de la prisión en España,
por la intermediación del entonces presidente Enrique Peña
Nieto…Saludos al joven chiapaneco José Alfredo Lastra Cervera.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement

© 2020 Endirecto