Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – A L F A O M E G A: Un Fantasma del Siglo XIX Ronda en Palacio Nacional

MÉXICO NOS NECESITA UNIDOS A TO2, ES PRIORITARIO
La concentración del poder político y administrativo, paralela a la
militarización del país, no solamente es una violación al
compromiso constitucional del Presidente de México, sino marca
un retroceso al desaparecer órganos e instituciones sin un análisis
serio, profesional , jurídico y legal, so pretexto de “principios de
austeridad, de combate a la corrupción, de eliminar la impunidad”.
Estamos en una confrontación propiciada, diariamente, por el
mismo Jefe del Poder Ejecutivo Federal.
En los primeros 25 meses del sexenio morenista se eliminaron los
recursos para la investigación científica, para las actividades
artísticas y culturales, se quitó el apoyo económico a las estancias
infantiles, se dejó a la deriva lo relacionado con el deporte olímpico
y amateur, excepto para el campo de béisbol propiedad de Pío
López Obrador y la compra de un estadio beisbolero en el Norte del
País. Todo mediante reformas a la legislación, con el apoyo
incondicional de los morenistas integrantes del Congreso de la
Unión y juntos con “verdes” y “petistas”.
Tanto los dirigentes de partidos políticos como militantes de la
llamada oposición a los gobiernos del pasado siglo, demandaron
que el Gobierno Federal dejara de ser juez y parte en los procesos
electorales. Desapareció la Comisión Federal Electoral. Hace más de
30 años se creó el Instituto Federal Electoral, que en 2014 cambió a
Nacional Electoral, INE. Hoy las disposiciones que acuerdan en esta
institución, con base en ordenamientos legales, son motivo de

chascarrillos presidenciales, al determinar la suspensión de la
transmisión parcial de “las mañaneras”, durante abril y mayo, por
estar en apogeo la campaña electoral que culminará el domingo 6
de junio.
SANTA ANNA, FANTASMA JUGUETÓN
En las páginas de la Historia Patria hay un capítulo que merece
nuestra atención, es el relativo a los 22 años en que el veracruzano
Antonio López de Santa Anna se dio el lujo de asumir 11 veces la
Presidencia de la República, entre 1833 y 1855. Impuso 14
presidentes interinos cada vez que deseaba abandonar Palacio
Nacional. Concentró todo el poder e inclusive derogó la
Constitución Política de 1824. Desapareció el sistema federal,
promulgó Las Siete Leyes Constitucionales, también conocidas
como las Bases de la Reorganización Nacional. Santa Anna dominó,
con el centralismo, hasta 1855, al ser promulgado el Plan de Ayutla.
¿Por qué escribo que el fantasma del jalapeño ronda en Palacio
Nacional? Sencillamente por lo forma en que se conduce el político
tabasqueño, imponiendo sus caprichos como insistir en la supresión
del Instituto Federal de Telecomunicaciones, IFETEL, y del Instituto
Nacional Transparencia, Acceso a la Información y Protección de
Datos Personales, INAI. La idea presidencial es ponerlos bajo su
tutela, adscribiéndolos a la SCyT y a la Función Pública. En su mente
también está desaparecer al INE, bajo tutela de la secretaria de
Gobernación.
En diversos pasajes de la vida de reportero diarista y redactor en el
diario La Prensa, me di cuenta que quienes se presentan como
redentores, los que se desgarran la camisa y ondean la bandera
contra los dictadores, contra los corruptos, conquistan el poder con
el apoyo de las clases populares o de sus compañeros de trabajo.

Después cambian la camiseta, engañan a la gente y perduran en el
poder. Un ejemplo, aunque hay muchos, los líderes sindicales y los
disfrazados de guerrilleros, léase EZLN.
Francisco Hernández Juárez, desde 1976 en telefonistas; Joel Ayala
Almeida, lleva 26 años al frente de la FSTSE; los mismos 26 duró
Carlos Romero Dechamps, en el sindicato petrolero; Alberto Anaya
Gutiérrez, en el ambiente político, 31 años como dueño del PT. Por
citar algunos nombres, pero la lista se agranda con Armando Neyra
Chávez, líder desde 1959 de los trabajadores refresqueros en el
Estado de México. Todos fueron diputados (locales o federales) y
senadores.
Después de aparente digresión del tema, comento que estamos
frente a situación en que el Presidente de México, aplaudido por el
defenestrado Donald Trump, con su habilidad mental y la
inteligencia de un político populista, pretende ser víctima del INE,
olvidando que cuando era opositor gritaba, a los cuatro vientos,
contra presidentes y los acusaba de involucrarse en los procesos
electorales. Hoy inclusive afirma que el INE ha sido cómplice de
fraudes electorales y por eso desde el inicio de su sexenio advirtió
que él “sería vigilante de las elecciones”.
QUIERE TODO EL PODER
Tras su campaña de 18 años para llegar a la Presidencia de la
República, el tabasqueño continúa no solamente con su campaña,
sino también con su permanente enfrentamiento contra quienes no
están de acuerdo con él. Mantiene aquel “principio” que reveló
hace años: “al diablo las instituciones”, quitándoles autonomía a
unas o borrándolas a otras, ordenando reformas constitucionales
para satisfacer a sus amigos como el director general en el Fondo

de Cultura Económica. Intentó suprimir la autonomía universitaria
al plantear la contrarreforma educativa que está vigente.
Su inteligencia está en darle todo el apoyo, material y económico, a
militares y marinos, entregándoles misiones que no les
corresponden. La militarización funcionó en Venezuela, en
Nicaragua, que siguieron el ejemplo de Cuba. En los tres sucesos
históricos más relevantes y transformadores de la vida de los
mexicanos, no se requirió la intervención de los militares. Si acaso
participaron las fuerzas federales, fue cuando el usurpador
Victoriano Huerta asumió el poder.
Ahora el hombre de Palacio Nacional quiere todo el poder,
concentrado en sus manos, centralizado en su despacho. ¿Qué
puede venir más adelante?, instalar un Congreso Constituyente
–como hizo Santa Anna— y hacer una Constitución Política a su
particular criterio.
Baste recordar que Miguel Hidalgo inició el Movimiento de
Independencia, para liquidar tres siglos de dominación española.
Benito Juárez propició la Restauración de la República, acabando
con el segundo imperio. Francisco Ignacio Madero se sacrificó
derrocando a un dictador y dio margen a una lucha fratricida
denominada Revolución Mexicana.
TRANSFORMACIÓN DEMOLEDORA
La llamada Cuarta Transformación, emanada del Movimiento de
Regeneración Nacional convertido en partido político, MoReNa,
tiene como prioritario acabar con la corrupción y la impunidad,
según se afirma. Sin embargo en los hechos, la tal publicitada
transformación no se da y tampoco la austeridad que enarbolan los
morenistas, menos cuando se dedican decenas de millones para
remodelar una zona deportiva que incluye, coincidentemente, un

parque de béisbol propiedad de Pío López Obrador. Campo donde
el ahora Presidente de México participaba como jugador.
Al Señor don Emilio Lozoya Austin, exdirector general de Pemex, se
le acusó de corrupto. Fue detenido en España, deportado a México
y aquí sigue gozado de su libertad. Cerrado el caso del exsecretario
de la Defensa Nacional, detenido en Los Ángeles a petición de la
justicia norteamericana por supuestas ligas con el narcotráfico; lo
regresaron al país y la Fiscalía General de la República, lo exoneró.
El Decano de los Políticos Mexicanos, don Augusto Gómez
Villanueva, en reciente comentario escrito asentó que “hemos
tolerado dos años de una comedia de vendetas políticas con el
pretexto de la corrupción y la austeridad”. En otros renglones leí:
“Esta Nación (México) se había fortalecido en la cultura del respeto
al Estado de Derecho y en la democracia”. Comento yo, el país se
encuentra en vías de un caos por las contradicciones en que, diaria
y mañaneramente, incurre el tabasqueño, desdeñando a todos los
que no aceptan sus disposiciones, órdenes, iniciativas y
ocurrencias. Le hacen preguntas a modo de que él lance los dardos
contra “el periodismo del hampa”.
Precisa, el político, diplomático, académico y líder: “queda claro
que es un peculiar proceso demoledor del orden constitucional,
leyes secundarias e instituciones, que han configurado un clima de
terror y selectivas persecuciones que trastocaron la paz y la
economía del país, a base de decisiones coyunturales, caóticas, que
en la coincidente crisis de la pandemia, han originado la muerte de
miles de mexicanos, angustia, desesperación y odios incontenibles
que están destruyendo, día tras día, la paz social y familiar”.
POPULISMO ENGAÑADOR

Advertisement. Scroll to continue reading.

Armando Fuentes Aguirre, Catón para los cuates, escribió en días
pasados que “la pandemia va para largo y también para muy largo
va este otro virus: el del populismo engañador”. El columnista,
académico universitario y reconocido coahuilense, considera que la
corrupción no es nada más por el robo de dinero, como lo refiere
constantemente el señor que da “conferencias” en el antiguo Salón
de la Tesorería, en Palacio Nacional.
Catón afirma que:
“Corrupción también es destinar al arreglo de un estadio para su
hermano, recursos que con urgencia se requieren para hacer frente
a la pandemia.
“Corrupción es tomar por asalto las instituciones a fin de aumentar
su poder personal.
“Corrupción es defender a corruptos.
“Corrupción es hacer consultas mentirosas para disfrazar
imposiciones ciertas.
“Corrupción es comprar voluntades con dádivas y repartimientos
de poder”.
P.D. En esta ocasión evocaré a dos mujeres que hicieron época en
la XEW, “descubiertas” por el gran don Emilio Azcárraga Vidaurreta
y “bautizadas” por él. Ellas fueron la tapachulteca Amparo Meza
Cruz y la nacida en el barrio de La Lagunilla, en el Distrito Federal,
María Elvira Gallegos Ríos. Inmediatamente se preguntarán
¿quiénes son? y les comento que artísticamente las conocimos
como Amparo Montes y Elvira Ríos. “La voz pasional” que nos
deleitó al interpretar “Azul” y “La voz de Humo” que hizo un éxito
de la canción “Flores Negras”, respectivamente. Su historial es muy
amplio. Amparo murió a los 70, hace 19 años, y en 1987, a los 73,

Elvira, ambas en un día 13 de enero….Internacionalmente fue
conocido como Chava Flores y en su natal barrio de La Merced, en
la Capital del País, lo bautizaron como Salvador Flores Rivera, que
sería llamado “El Cronista Musical de la Ciudad de México”. En sus
67 años de vida, fue un auténtico mil usos antes de ser el
compositor popular que trascendió las fronteras con sus dos
primeras composiciones: “Dos Horas de Balazos” y “La Tertulia”,
después “Ahí vienen los Gorrones” y “Sábado Distrito Federal”.
Además fue actor de cine, tuvo programas de radio e interpretaba
sus canciones. Su tierra adoptiva fue Morelia, Michoacán. Chava
nació el 14 de enero de 1920.
Desde este espacio mis condolencias a las Familias de mis dos
grandes amigos, Carlos Canchola Nava y Fernando O. Becerra. DEP
jherrerav@live.com.mx

Advertisement
Advertisement