Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – A L F A O M E G A: Perdimos a la Respetada y Reconocida Ministra en Retiro

Un cordial saludo a los sufridos Carteros de México, el martes
próximo es su Día.
“La imagen que yo tenía de doña Olga, se me vino abajo”, con un
dejo de tristeza Armando Rojas Arévalo escribió en su columna
“Epistolario”, al enterarse que doña María del Carmen Olga
Sánchez Cordero Dávila avalaba la “Ley Bonilla”. Jamás creí que la
respetada y respetable jurista, que durante veinte años ocupó un
sitial en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, aceptase que
impunemente se violentara el marco jurídico vigente, máxime que
la ministra en retiro es la titular de la Secretaría de Gobernación y
responsable de la política interior.
En sus estancia en Baja California, a donde acudió con la
representación presidencial a la toma de posesión del empresario
mexicano-norteamericano Jaime Bonilla Valdez, la también
primera Notaria Pública de la Ciudad de México, produjo unas
confusas opiniones en torno a la maniobra de diputados locales
para que el nuevo mandatario funja como tal durante cinco años y
no los dos para que fue electo el pasado 2 de junio, respaldado por
el Movimiento de Regeneración Nacional, inscrito en el Instituto
Nacional Electoral como partido político Morena.
Recordaremos otros traspiés de la marginada secretaría de
Gobernación, pero antes comentar que desde el principio de este
asunto, la inconstitucional Ley Bonilla, el presidente Andrés
Manuel López Obrador ha demostrado subliminal apoyo a ese
suceso y lo hace con miras a una reforma “mayor” para que él

puede seguir en el poder, aunque lo haya negado, firmado y
reiterado. En su oportunidad declaró: “Lo único que quisiera aclarar
(sic) es que no me involucraran en este asunto, porque buscan
echarme la culpa de todo. No tuve nada que ver, ya no es el tiempo
de antes en que estas cosas decisiones se tomaban desde arriba”. A
aclaración no pedida, culpabilidad manifiesta.
Bueno, pues retomo el tema central. Sucede que doña Olga olvida
que días después del 24 de julio, aprobada la mencionada reforma
constitucional, estatal, declaró que dicha modificación “…por
supuesto que es una reforma inconstitucional”, pero adelantó “soy
respetuosa del Congreso Local” o sea que a pesar de ser una
responsabilidad suya el evitar hechos de esa naturaleza, facultad
constitucionalmente señalada, se automarginó. El otorgar tres años
más al gobierno de Bonilla se aprobó en una sesión nocturna, a
puerta cerrada, en una sede improvisada en el municipio de
Rosarito.
El 26 de septiembre en el Senado de la República y a pregunta de la
tlaxcalteca Beatriz Elena Paredes Rangel, la jurista Sánchez Cordero
Dávila de García Villegas contestó: “Expresé hace meses o semanas
mi opinión personal: la reforma es inconstitucional. No he
cambiado, punto y la sostengo”. Y en Baja California aseveró: “Una
cosa es legal y otra constitucional”, añadiendo que “Entonces es
legal, porque la norma es vigente, es inconstitucional o no, eso lo
tiene que determinar el Tribunal Constitucional del Estado
mexicano”. Además de este “galimatías jurídico”, doña Olga debe
saber que en la actualidad sus opiniones no son de carácter
personal, pues es la cabeza de un gabinete presidencial.
Para concluir, por esta ocasión, es lamentable que una distinguida
mexicana, una jurista de talla internacional, en un año metida a los

terrenos de la política, donde ella jamás había estado, desgaste su
personalidad y deje que los asuntos migratorios estén en manos del
secretario de Relaciones Exteriores y los asuntos políticos los
maneje un subsecretario de su propia dependencia. Esposa y
madre de notarios públicos, función que desde 1984 realiza ella,
como primera Notaria Pública de la Ciudad de México, con un
brillante desempeño académico. La interrogante es, ¿Qué la obliga
a estar en un sitio al que fue llevada para “vestir” a un gabinete
presidencial que está sojuzgado por el propio presidente de la
República?
PREGUNTA PARA MEDITAR:
¿Será la “Ley Bonilla” el antecedente más firme para una “Ley
López Obrador”?
EL FANTASMA DE LA CONFUSIÓN
Aquel 23 de mayo de 1993 en las puertas del Aeropuerto
Internacional de Guadalajara estaba detenido el automóvil donde
se encontraba el Cardenal José Juan Posadas Ocampo, cuando fue
acribillado a tiros junto con su chofer. Los sicarios también dieron
muerte a unas personas en el estacionamiento y por ello se habló
de una acción de “fuego cruzado” y más tarde el entonces
Procurador General de la República, Jorge Carpizo McGregor, hizo
circular la versión de que se trató de un homicidio “por confusión”
derivado de un encuentro de gente de los Arellano Félix y de “El
Chapo” Guzmán. Jamás se comprobó que hubo confusión.
Pues bien, el fantasma de la confusión ha retornado. Es muy triste
que el gobierno lopezobradorista reiteradamente nos diga que en
el múltiple asesinato de la familia Le Barón, las tres mujeres y los
nueve niños fueron víctimas del enfrentamiento entre
narcotraficantes, quienes confundieron a los ocupantes de las

camionetas. Los antecedentes de un homicidio, de un secuestro y
de las amenazas constantes a la familia de mormones mexicanos-
norteamericanos, son clarísimos elementos junto con los
testimonios que se han hecho públicos. ¿Cuál confusión?
APAPACHOS Y BOMBONES, NO TIROS
Si algo me queda claro, es que los narcotraficantes, los de la
delincuencia organizada y los de la no organizada, pueden actuar
“limpiamente”, cometer sus atracos sin obstáculo alguno, dormir
tranquilos y gozar de la vida. Estamos en la etapa de pedirle a los
narcos que piensen en sus mamacitas y no sean tan sanguinarios,
los vándalos serán acusados con sus abuelitos y los raterillos casi
nunca son identificados y menos capturados.
El Señor Presidente ha dicho que la violencia y la inseguridad en
que vivimos “es herencia de una política fracasada que nunca más
se volverá a aplicar en el país” y “no vamos a seguir el mismo
camino trillado de siempre”. En su permanente posición de pie
frente a un micrófono en el Salón Tesorería, en Palacio Nacional, al
referirse a los sucesos registrados en Culiacán y en Sonora, dijo que
eso “alentó a los afanes autoritarios del uso de la fuerza”. Su
política es de no violencia para acabar con la violencia, pero ese
lenguaje solo lo entiende él y la inseguridad reina en todo el país,
“abrazos, no balazos”, bombones, dulces y apapachos para los que
delinquen y punto.
P.D. El cantante de los años sesenta Enrique Guzmán al enterarse
por los medios periodísticos de que el gobierno le congeló sus
cuentas bancarias, se mostró sorprendido porque no recibió ningún
oficio y asegura no tener nada pendiente con el fisco. Sin embargo
el Servicio de Administración Tributaria, a las órdenes de Margarita
Ríos Farjat en las redes sociales informó que el ex de Silvia Pinal si

tiene adeudos. Lo cierto es que en este sexenio de austeridad
republicana, está en práctica “el congelamiento” sin apoyo jurídico
y se dice que es la fórmula lopezobradorista para recaudar dinero y
atender los programas sociales y cubrir los cinco mil millones de
pesos que se autorizaron para promover el béisbol. Los
contribuyentes llaman a esta innovadora etapa: Terrorismo
Fiscal…En la próxima entrega comentaremos la imposición de
Rosario Piedra en la presidencia de la CNDH y la reelección del
rector de la UNAM, Enrique Luis Graue Wiechers.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto