Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – A L F A O M E G A: No desesperarse. Cuidémonos, Ser Conscientes de la Grave Crisis

Frente a la crisis que estamos viviendo en esta primera semana de
permanecer en casita, vemos hay mucha gente en las calles,
mientras el gobierno federal y los legisladores siguen laborando en
sus oficinas. La ciudadanía debe tener plena consciencia de lo que
significa no cuidar su propia vida. No estamos de descanso, no son
vacaciones, es ahora cuando la solidaridad debe darse porque con
la salud no se juega y aunque nos digan que no hay alarma ni debe
haber pánico, lo cierto es que toca a cada uno poner su granito de
arena. Todo pretexto para eludir nuestra responsabilidad, es nulo.
Mexicanos radicados en España y en Italia, por asuntos de trabajo,
otros por realizar estudios superiores y algunos más de paseo, por
diferentes medios claman que atendamos no solo las indicaciones
oficiales, sino que procuremos crear consciencia de que la
pandemia ya causó miles de muertos y aún no termina. En México
está empezando. Estamos viviendo una etapa surgida en la segunda
quincena de diciembre de 2019, en una población de China. Los
gobiernos europeos como los americanos no dieron importancia al
hecho hasta que se desató la expansión del coronavirus.
La pandemia debe entenderse que no se detiene, ni se cura, con
frases humorísticas o mostrando estampitas religiosas. Es falso que
un ser humano sea inmune al grado de que “la fuerza moral” evite
el contagio del coronavirus. El mundo atraviesa por una muy grave
situación y en México se sigue esperando entrar a la fase 2 de la
pandemia, para entonces empezar a aplicar “medidas estrictas”.

Muchas familias están desesperadas y a ellas les pedimos que no
entren a la etapa de la angustia, del temor, sino evitar salir de sus
casas, sobre todos los mayores de 60 años o sea todos los de la
Tercera Edad, son los más vulnerables, lo cual no quiere
interpretarse como que los jóvenes están exentos. En nuestro país
once gobiernos estatales, universidades privadas, institutos de
enseñanza superior y empresas privadas, adelantaron la suspensión
de actividades en sus locales. Los alumnos toman clases en línea,
muchos empleados trabajan desde su domicilio particular.
Cierto es que paralelo a este suceso está el golpe seco a la
economía familiar y a la nacional, por la semiparalización, así como
las pérdidas que ocasiona la cancelación de los espectáculos
deportivos y culturales, el cierre de cines, teatros y restaurantes.
Este año se interrumpe la ceremonia religiosa del Viernes Santo en
Iztapalapa, en el Sur de la Ciudad de México, a donde acuden más
de dos millones de personas; será en un local cerrado y lo
trasmitirán por televisión. Eventos suspendidos: la Feria del
Caballo, en Texcoco, Estado de México; la Feria de San Marcos, en
Aguascalientes. La primera programada a partir del 20 de marzo y
la segunda estaba para el próximo abril. Obvio, muchos otros
eventos deportivos y taurinos se celebrarán hasta nuevo aviso.
A partir del lunes 23, se ha informado, comienza la etapa más
riesgosa y en la que todos, tooodos, debemos de cooperar para
evitar consecuencias mayores. Debemos de atender los mensajes
que transmiten nuestros compatriotas radicados en Europa. No
hagamos comparaciones de nada ni de nadie, simplemente
cuidémonos. No serán solamente las disposiciones
gubernamentales las que observemos, no culpemos a las
autoridades, veamos por nosotros mismos.

Precisamente el referido día 23 entrará en vigor el Acuerdo
firmado por el titular de la Secretaría de Salud y la Secretaria de la
Función Pública. El texto es el siguiente: “Se suspenden las labores
en la Administración Pública Federal de las áreas que no resulten
indispensables para hacer frente de manera oportuna y eficaz a la
situación de emergencia que vive el país, durante el período que
comprende los días del veintitrés de marzo al 19 de abril de
2020”.
El encierro casero hay que sobrellevarlo. Es un espacio de tiempo
para hacer muchas cosas en el hogar. Si no tenemos nada que
hacer, tomemos un libro del tema que más nos agrade y leámoslo y
platiquemos de su contenido con los hijos, los sobrinos, los nietos.
La convivencia familiar nos permitirá ser creativos, inventar juegos
de mesa, dibujar, pintar, escribir pasajes de nuestra vida. Búsquenle
el mejor ángulo a estos días o semanas que nos ha impuesto el
coronavirus.
P.D. Con mucho dolor les participo que mi gran amigo y colega
Octavio García Abrego dejó este mundo a consecuencia de un largo
padecimiento y guardaré para siempre nuestra última plática fue
durante una comida en la Casa Coahuila, en honor de otro querido
colega y amigo, Teodoro Rentería Arroyave…El deceso ocurrió en
el Hospital Central Militar, luego de ser intervenido
quirúrgicamente. Octavio era inquieto, risueño, de excelente
conversación y optimista en grado supremo…Su trabajo
periodístico en el desaparecido diario El Nacional, lo pueden leer en
la Hemeroteca de la UNAM…Su padre fue otro gran reportero,
Raziel García Arroyo y su tío Etzael además de diarista era director
de un boletín semanal de información política clasificada como
confidencial….Descanse en paz el gran Octavio.

jherrerav@live.com.mx

Advertisement

© 2020 Endirecto