Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – A L F A O M E G A: Madero, Carranza, Obregón y Los Impuestos al Petróleo

Las relaciones diplomáticas y comerciales entre los gobiernos de
México y de Estados Unidos de América siempre se caracterizan por
las disparidades, las ventajas y las imposiciones del “buen vecino”
del Norte. En el asunto del petróleo, hoy nuevamente como noticia
de primera plana, desde hace más de un siglo, en el efímero
mandato presidencial de Francisco I. Madero, los norteamericanos
impugnan las medidas que decreta México en relación con la
industria petrolera.
Durante 15 años se produjeron varios incidentes. Todo comenzó en
junio de 1912 cuando Madero expide un decreto señalando “el
impuesto especial del Timbre sobre el petróleo crudo de
producción nacional “. Se redacta el reglamento correspondiente
para la aplicación de la carga fiscal. Con ello se pone fin a la política
que en el ramo petrolero manejó el oaxaqueño Porfirio Díaz,
consistente en otorgarle a los norteamericanos propietarios de la
exploración, extracción y producción de nuestro petróleo.
En efecto, Don Porfirio fue espléndido con los petroleros yanquis.
No les cobró impuestos. Les permitió disponer de toda nuestra
riqueza del subsuelo. Avaló que donde los norteamericanos
localizaban petróleo, se procediera a expropiar la tierra y se
escrituraba en su beneficio. Analistas y escritores sobre el tema son
la fuente de información, en ese grupo está Irene Márquez
Moreno, autora de un análisis de la política petrolera de Madero y
de Venustiano Carranza.

En los primeros siete meses de presidente, el coahuilense después
llamado “Padre de la Democracia”, determinó que las empresas
petroleras deberían de cumplir con sus impuestos y dio a conocer
un decreto donde, además, especificó que beneficiarios del
petróleo deberían registrar, con carácter obligatorio, los volúmenes
de producción; tener al corriente el pago de los impuestos. Ambos
requisitos deberían de ser del conocimiento de la autoridad.
Los empresarios impugnaron el decreto, manifestaron su
indignación a través de las páginas del diario “Mexican Herald”,
propiedad de uno de los petroleros afectados, un tal Pearson. El
diario publicó: “El gobierno de los Estados Unidos se ve obligado a
insistir en que cesen inmediatamente esta persecución que
prácticamente equivale a la confiscación”. La información sobre
este capítulo es de Doralicia Carmona en una publicación titulada
“Memoria de la Política de México”.
Por cierto, el impuesto fue de 20 centavos oro por “tonelada de
petróleo crudo, exportándolo, refinándolo en México o utilizándolo
como combustible”. Como se sabe el 19 de febrero de 1913
Madero fue obligado a renunciar y tres días después lo asesinaron
junto con José María Pino Suárez.
CARRANZA NO CEDIÓ A PRESIONES
De acuerdo con la obra “Venustiano Carranza y su Política
Petrolera”, el, catedrático universitario y doctor en Derecho
Gustavo G. Soto Flores, el coahuilense desde el Plan de Guadalupe
(marzo 26 de 1913) plantea la necesidad de elaborar una legislación
petrolera nacionalista. Como Jefe del Primer Ejército
Constitucionalista y Encargado del Poder Ejecutivo, Carranza
estando en Monterrey el 21 de julio de 1914 decreta aumentar el

impuesto ¡de 20 a 70 centavos! Obvio las empresas explotadoras
se rebelaron y amenazaron con no cumplir el pago.
De ese suceso habría de comentar el maestro don Jesús Silva
Herzog: “Venustiano Carranza desde luego tuvo visión clara y
completa del problema petrolero, esforzándose por reivindicar
para la Nación esa enorme riqueza”. La decisión carrancista puso fin
definitivamente a la Ley Petrolera del 24 de diciembre de 1901
expedida por el presidente Porfirio Díaz.
Las presiones norteamericanas hacia el gobierno mexicano fueron
desde las diplomáticas hasta exigir mayores privilegios para los
empresarios, a lo que Carranza no accedió y despachaba en el
Puerto de Veracruz, en marzo de 1915 ya como Presidente
Constitucional, cuando acordó la creación de la Comisión Técnica
del Petróleo para llevar un control amplio en torno a la industria
petrolera. Dos años más tarde firmó el decreto especial del Timbre
para el petróleo crudo, gasolina refinada, kerosina cruda y refinada,
lubricantes, parafina, asfalto y gas.
La redacción del Artículo 27 Constitucional es el golpe definitivo
que se da en el gobierno carrancista. Los diputados constituyentes
aprueban que las tierras, aguas y todas las riquezas del subsuelo
son originalmente propiedad de la Nación. De inmediato el
gobierno de Estado Unidos protestó y demandó todo a favor de sus
connacionales. Venustiano Carranza mantuvo su postura con
firmeza en protección a los recursos naturales, prioritariamente el
petróleo. Sus enfrentamientos con el vecino del Norte fueron
álgidos. Como sabemos, cuando viajaba hacia el Puerto de
Veracruz, en mayo de 1920, fue acribillado mientras descansaba en
Tlaxcalaltongo, Puebla.
OBREGÓN Y EL TRATADO DE BUCARELI

Mucho hemos oído hablar del Tratado o Acuerdo de Bucarelí, pero
poco sabemos por qué y para qué se firmó entre los gobiernos de
México y de Estados Unidos. Álvaro Obregón asumió la Presidencia
de México en 1920, pero tardó tres años en conseguir el
reconocimiento de su colega de Estados Unidos, Calvin Coodlige.
De común acuerdo los dos gobiernos pusieron a trabajar a sus
diplomáticos de mayo a agosto de 1923, ubicándolos en una oficina
de Bucareli 86, Ciudad de México.
Hicieron reclamaciones, no peticiones. Pretendían la no aplicación
del Artículo 27 Constitucional, calificando a nuestra Constitución de
socialista y nacionalista, porque “perjudican a los intereses de los
norteamericanos” establecidos en México. Demandaron garantías
para las propiedades privadas y las de las empresas petroleras.
Pidieron que se reanudara el pago de la deuda externa, suspendido
por Carranza. Exigieron la indemnización por los daños sufridos por
esos extranjeros, durante el movimiento armado de 1910 a 1921.
Obregón terminó su cuatrienio presidencial. Volvió a su natal
Sonora y anunció que se retiraba de la política. Pronto habría de
retractarse e hizo que su sucesor Plutarco Elías Calles aprobara
reformar la Constitución de 1917 y hubiese reelección presidencial.
Obregón ganó las elecciones, pero no llegó nuevamente a Palacio
Nacional. Lo asesinaron el 17 de julio de 1928.
Plutarco desconoció el Tratado o Acuerdo de Bucareli. Ordenó la
redacción de una nueva legislación petrolera. Hubo serios conflictos
entre ambos gobiernos, pero la sangre no llegó al río. En marzo de
1938 el presidente Lázaro Cárdenas del Río declaró la expropiación
de las instalaciones petroleras norteamericanas. En este año de
2020 la industria petrolera, puedo comentar coloquialmente, está
en el subsuelo y nadie sabe cuánto pagará México a Donald Trump

por el apoyo otorgado, a nuestro país, después de los acuerdos
signados en la reciente reunión de la OPEP, donde México no
aceptó reducir la producción en 350 mil barriles diarios.
Agradezco a dos distinguidos mexicanos su orientación para
lanzarme a reportear este capítulo poco conocido y que entraña
muchas preguntas en relación con la política petrolera y la muerte
violenta de tres Presidentes de México. Uno, renunciado; otro en
funciones y el tercero reelecto. Gracias a los licenciados Francisco
Labastida Ochoa y Jesús González Schmal.
P.D. Paso a comentarles que en la agenda de este fin de abril 2020
queda cancelado, en las escuelas primerias, el festejo de El Día del
Niño y tampoco en los planteles escolares, el 10 de mayo, habrá
ceremonia de El Día de Las Madres…. Aunque oficialmente el 22 de
abril de 1519 se dice que los españoles fundaron la Villa Rica de la
Vera Cruz, lo creíble es que la fecha correcta sea el 10 de julio de
ese año, pues Hernán Cortés y sus 550 aventureros llegaron al hoy
Puerto de Veracruz la tarde del 21 de abril. Averígüenlo… También
en la lista de efemérides leí que el 22 de abril de 1823 inició sus
labores el Archivo General de la Nación como tal, promovido por
Lucas Alamán, José María Vigil e Ignacio López Rayón. Sin embargo
existe el antecedente de que en 1723 comenzó a funcionar hasta
1746 como Archivo General de la Nueva España, mismo que fue
cerrado durante el movimiento de Independencia y consumada
ésta, el gobierno reabrió la mencionada institución.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto