Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

JORGE HERRERA VALENZUELA – A L F A O M E G A: Las Islas Marías, de Colonia Penal a Centro Cultural. Tres “Distinguidos Colonos”

VACUNARSE, ES PREVENIR. MANTENGAMOS LOS CUIDADOS
Desde 2006 al realizar su segunda campaña por la Presidencia de la
república, el tabasqueño manifestó su deseo de cerrar ese penal
federal que tenía cien años de albergar a los más peligrosos
delincuentes, sentenciados a altas penas. Según recuerda Sergio
Francisco Guerrero, el candidato perredista dijo: “sería maravilloso,
sería extraodinario, que Las Islas Marías fueran un parque
ecológico y educativo para la niñez”.
El proyecto de convertir esa gran extensión terrestre, 20 kilómetros
de largo por 8 kilómetros de ancho, en un espacio dedicado a
actividades culturales para niños y adolescentes, está en marcha y
se tiene planeado iniciar los trabajos en junio próximo. El Centro de
Educación, Transformación y Capacitación llevará el nombre del
escritor y novelista duranguense, así como el título de su novela o
sea, Muros de Agua José Revueltas.
Bueno, el comentario surge a partir del anuncio presidencial de que
será nombrado para funciones estrictamente administrativas,
políticas, un gobernador en ese lacustre territorio que por más de
cien años sirvió para castigar a los delincuentes calificados como
peligrosos, aunque también fue el destino de quienes estuvieron
involucrados en actividades políticas contrarias al gobierno. Mi
propósito es referir una síntesis histórica del penal cerrado en
2019, siendo la directora Gabriela Cerón Ramírez.

Lo que fue el penal federal más temido, donde hubo 20 directores-
gobernadores, también recibió dos distinciones especiales. En el
año 2000 el gobierno declaró a las Islas Marías como “área natural
por su carácter de reserva de la biósfera” y cinco años después, la
UNESCO la denominó Patrimonio Natural de la Humanidad por su
diversidad ecológica. La penitenciarista Gabriela Cerón Ramírez
informó que “se cierra la Isla con las más altas calificaciones que
puede tener un centro penitenciario, avalado como una de las
mejores prisiones del mundo y avalado por la Comisión Nacional de
Derechos Humanos”.
Además en 1951 la Isla Madre fue escenario en que filmaron la
película “Islas Marías” protagonizada por Pedro Infante como el
reo Felipe Ortiz Suárez y Rosaura Revueltas en el papel de esposa
de Felipe. El director fue “El Indio” Emilio Fernández; productor,
Ismael Rodríguez; la fotografía dirigida por Gabriel Figueroa y el
guion de Mauricio Magdaleno. Puras estrellas de la cinematografía
mexicana. Rosaura era hermana del político y escritor José.
SU PRIMER DIRECTOR-GOBERNADOR
Muy dramática la historia de un penal que después del movimiento
armado de 1910, fue elegido para “hacer escarmiento de los peores
delincuentes”. Allá por 1925 su primer director y a la vez
denominado gobernador fue un militar potosino, masón del grado
33, gobernador del Territorio de Baja California Sur, presidente
municipal de Morelia. Se llamó Rafael Miguel Pedrajo Barrios,
quien hizo su carrera desde soldado raso y llegó a general de
División.
Dicho militar, nacido en 1894, propuso y fue aceptado su proyecto
de que las Islas Marías serían “una cárcel sin rejas”. Se suponía que
nadie podría fugarse de ese penal ubicado a 170 kilómetros de la

costa de Mazatlán y que se requieren más de siete horas para el
viaje. Sin embargo, se sabe que después de la fiesta de fin de año,
1989, un interno o colono consumó la hazaña y se evadió, llegando
a tierra firme en el Puerto de San Blas, Nayarit. Las autoridades
penitenciarias lo daban por muerto, pues toda esa región del
Océano Pacífico está infestada de tiburones, el oleaje es muy rudo.
INCREÍBLE, SE FUGÓ
Carlos Miralrío Mújica fue el autor de la hazaña. Tardó diez días en
su escapatoria e hizo detallado relato de cómo se lanzó al agua y
cuando sospechaba que un tiburón se aproximaba, “me hacía el
muertito, no se movía hasta que pasaba”. Ya “libre” fue a visitar a
una hermana en Jalisco (no encontré el sitio exacto) y después viajó
a la Ciudad de México, en 1990. La policía lo buscaba por un robo
cometido en el Convento de Regina Coelli, en el Centro Histórico de
la Ciudad de México.
Este audaz sujeto había llegado a las Islas Marías en agosto de
1989. Lo sentenciaron a 26 años de prisión y estuvo en el
Reclusorio Sur del D.F.; meses atrás de ese robo, en 1980, Carlos
había dado muerte a un civil y a un policía. Nadie sabe el actual
paradero de este intrépido delincuente, aunque no volvió a la
colonia penal en que era admirado como guitarrista.
DESCUBIERTAS LAS ISLAS, EN 1532
El personaje siempre polémico, combativo y defendido, Hernán
Cortés posesionado de las tierras aztecas, dispuso que su primo
Diego Hurtado de Mendoza se hiciera a la mar y fuera como
expedicionario hacia “arriba” en el Océano Pacífico. El aventurero
eligió a su tripulación y emprendió el recorrido durante varias
semanas, llegando al punto que “bautizó” como Las Magdalenas.
Trazó los planos y retornó con su información.

Tiempo después esas islas fueron llamadas las Islas Marías. Cuatro,
que son conocidas como Isla Madre, Isla Magdalena, Isla Cleofás y
San Juanito, además hay cinco islotes. La extensión total es de
145,26 kilómetros cuadrados. El archipiélago fue objeto de compra
venta a particulares, hasta que el presidente Benito Juárez
determinó que era una propiedad federal, la que ahora, en este
2021, queda a resguardo, cuidado y responsabilidad de la
Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Desde hace tiempo el gobierno de Nayarit reclama como parte de
su territorio las Islas Marías. Desea explotar turísticamente esas
áreas y hacer un centro de población.
PERSONAJES QUE FUERON COLONOS
El comentario se cierra con las historias de tres personajes que por
diferentes motivos fueron enviados, tras sus respectivas sentencias,
a las Islas Marías en calidad de internos, colonos o reos, como se les
llamó a quienes llegaron “en cuerdas” o individualmente. “Las
Cuerdas” se integraban con grupos de reos, sentenciados por
delitos federales o por motivos políticos. Se les llamó así porque en
los primeros años los presos iban amarrados y viajaban en
ferrocarril. Siempre sembraba el terror en las cárceles cuando se
sabía de “la próxima cuerda”. Después los trasladados se hicieron
en aviones militares.
LA MADRE CONCHITA
Bien, comenzaré por comentarles que al día siguiente de que fue
asesinado el general Álvaro Obregón, el 17 de julio de 1928, fue
detenida y sometida a torturas, bajo el cargo de ser la autora del
crimen, cometido en el restaurant “La Bombilla”, en San Ángel,
D.F., la monja Concepción Acevedo de la LLata, queretana nacida
en 1891, perteneciente a la Orden de Las Capuchinas

Sacramentales. El autor material respondió al nombre de José León
Toral.
“La Madre Conchita” fue sometida a proceso penal. La llevaron a la
Penitenciaría del .D.F., el Palacio Negro de Lecumberri. Aunque
sostuvo ser inocente y fue hábilmente defendida, Plutarco Elías
Calles ordenó que la enviaran a las Islas Marías. Ahí la religiosa
permaneció 11 años, a partir de 1929. Por cierto que en una carpa,
“El Panzón” Soto hizo un sketch satírico y había un diálogo: “¿Oiga
usted sabe quién mandó matar a Obregón” y él mismo cómico
agregaba: “¡Mejor Calles..é, porque sino también a usted le toca”.
Recuerdo que el abogado criminalista y coronel del Ejército Mario
Hernández Malda platicó que en el acta de autopsia al cuerpo de
Obregón, se asentó que fueron localizados más de treinta orificio
de bala y no solamente los causados por dos o tres disparos que
hizo el falso caricaturista León Toral.
PANCHO VALENTINO Y EL PADRE FULLANA
En la Arena Coliseo, escenario de peleas de box y encuentros de
lucha libre, en 1942 hizo su debut como luchador profesional un
joven hidalguense de 23 años. En el cartel apareció su nombre,
Pancho Valentino. Logró triunfos y se convirtió en ídolo de las
mujeres que siempre han seguidos a esos musculosos deportistas.
Sin embargo, desde tiempo antes, el muchacho ya había tenido
problemas con la justicia, no menos de quince arrestos por
diferentes motivos e inclusive estuvo en “la correccional”, la prisión
para menores de edad.
Durante una de las veces que estuvo recluido en la Penitenciaría de
la Ciudad de México, Pancho (Jesús Valentín Vázquez Manrique)
conoció a dos reos apodados “El México” y “El Novillero”, cuando
recuperaron sus libertad, el luchador continuó en sus andadas

Advertisement. Scroll to continue reading.

como ratero y planeó robar el dinero de los cepos de la Iglesia de
Fátima, ubicada en la calle de Chiapas 107, en la Colonia Roma, en
la Capital del País.
La mañana del jueves 10 de enero de 1957, el trío entró a la iglesia
y Pancho se puso furioso porque solamente habían encontrado ¡25
pesos! Fueron descubiertos por el sacerdote Juan Fullana
Taberner, quien inmediatamente quedo sujetado por Pancho
Valentino y éste le aplicó “una llave china”, es decir lo sujetó con
sus fuertes brazos en el cuello hasta causarle la muerte. Los
detectives del Servicio Secreto (la mejor policía civil capitalina, de
todos los tiempos) resolvieron el caso, deteniendo a los presuntos
responsables que fueron sometidos a juicio en un juzgado de las
entonces Cortes Penales.
Pancho Valentino salió de Lecumberri en una de “las cuerdas” hacia
el penal de las Islas Marías, donde fue clasificado como un
individuo conflictivo y peligroso. Se supo que cometió otro
homicidio, en agravio de uno delos internos, y recibió nueva
condena. Su vida terminó en octubre de 1977, a consecuencia de
un síncope cardíaco.
EL ILUSTRE JOSE REVUELTAS
Sin duda alguna, el reo más joven que hubo en el penal del Pacífico
fue el duranguense José Revueltas Sánchez, cuyo nombre se
impuso al hoy Centro Cultural. En dos ocasiones el escritor,
novelista y autor de cuentos, fue enviado a ese lugar por sus ideas
comunistas. Apenas tenía 18, en 1932, en su primera reclusión de
julio a noviembre de ese año, por participar en el Zócalo en una
manifestación antigobiernista; la segunda, de 1932 a 1935, acusado
de organizar un movimiento huelguístico de peones agrícolas, en
Nuevo León.

José pertenece a una familia de ilustres mexicanos. Sus hermanos
destacaron en sus especialidades. Silvestre es un reconocido
compositor musical. Fermín se distinguió como pintor de temas
políticos y Rosaura, actriz, compositora y escritora. Los tres
fallecieron, Fermín a los 34 años de edad y Rosaura a los 85. La vida
de Silvestre fue corta, terminó a los 40 en 1940 y José a los 61 en
1976. En 1968 el gobierno lo acusó de ser el “ideólogo del
movimiento” estudiantil que concluyó en Tlatelolco la tarde-noche
del 2 de octubre. En noviembre del mismo 68 fue aprehendido
después de dar una conferencia en la Ciudad Universitaria. Lo
sentenciaron a 16 años de prisión, pero fue “liberado bajo palabra”
en 1971. Murió en abril de 1976 y sus restos están en el Panteón
Francés de La Piedad, Ciudad de México.
ADIÓS A MARIO A. SANTOSCOY
Nuevamente la Familia Periodística está de luto. A los 82 años de
edad nos dejó mi fraternal amigo y colega Mario Alberto Santoscoy
Fregoso. Fue un destacado reportero diarista en los años sesenta y,
al mismo tiempo, un brillante redactor y columnista en el diario La
Prensa. Desde muy joven abrazó la profesión más noble, la del
periodismo.
Su partida ocurrió la madrugada del miércoles pasado, en su
domicilio. Estaba enfermo desde hace tiempo. Tuvo varios
tratamientos y me contó Emmita, su esposa, que desde el 14 de
febrero del año pasado, se recrudecieron sus problemas cardíacos.
Altas y bajas, de las que cotidianamente platicábamos, vía
telefónica. Descanse en paz mi querido Mario, con quien compartí
miles de horas de trabajo a partir de agosto de 1958.
P. D. Se acabó el mes que tuvo 4 domingos, 4 lunes, 4 martes, 4
miércoles, 4 jueves, 4 viernes y 4 sábados. Este febrero está

clasificado dentro la sincronía numérica y no es ningún milagro
bíblico como muchos lo consideran…Una situación similar se dará
en los años 2027, 2038 y 2049. Ahí les encargo que lo corroboren.
Si Dios lo permite, a mis 90 años, veré el del 2027.
jherrerav@live.com.mx

Advertisement
Advertisement