Connect with us

Hi, what are you looking for?

Lo agarraron con las manos en la masa, es un término que se utiliza cuando
se sorprende a alguien realizando algo que no desea se sepa o vean,
cometiendo una falta. Se utiliza muchos en los medios policíacos y
estudiantiles, pero también aplica para otros sectores.
En el sector público o en el medio policíaco se agarra con las manos en la
masa, por medio de grabaciones legales, o no; en el primero de los casos
cuando un funcionario público autoriza una obra o una compra con moche de
por medio; en el segundo cuando la policía, (video) o un funcionario judicial
(grabación telefónica) reciben un soborno para soltar a un delincuente o un
criminal.
En el caso de la decisión que tomó la jueza María del Socorro Hernández de
liberar a José Ángel “El Mochomo” Casarrubias, el líder del cártel de
Guerreros Unidos y uno de los responsables de la desaparición de los
normalistas de Ayotzinapa, una grabación agarra con las manos en la masa a
la mamá del delincuente, presuntamente pactando con un abogado la
entrega de un soborno a cambio de la libertad de su hijo. Qué se dio.
En la grabación el abogado o enviado de la juez, -no se precisa- asegura que
todo está planchado para la libertad de su hijo. Hablan de compromisos, de
“dando y dando” -palomita volando- aunque no dan a conocer el monto de lo
pactado para la liberación que se hizo efectiva este miércoles, pero que poco
les duró el gustó porque al salir del Penal del Altiplano ya esperaban al
Mochomo unos amigos de la FGR y no precisamente para ir a echarse unas
chelas.
Según Julio Scherer Ibarra, el influyente consejero jurídico de la presidencia
el chayotazo judicial fue de entre un millón 500 mil y dos millones de pesos.
Hay quienes hablan hasta de 3 millones. Ahora lo importante es saber de
dónde sacó la mamá de Casarrubias ese dinero y entoces procede rastrearla,
¿sera que ella es la operadora financiera de CGU con lo que la FGR daría un

doble golpe: el encarcelamiento del Mochomo y el bloqueo del dinero de ese
cártel? ¿interesante, no?
Otra pregunta que sale a flote, ¿en dónde quedó el dinero que se pagó para
que el Mochomo estuviera fuera de la prisión unos minutos? Esto apenas
empieza, ¿lo cree usted?
******
Ahora resulta que se múltiplican las amenazas de muerte en contra de
funcionarios del sector público y de los organismos autónomos. Por favor
señora Piedra, ¿quién la puede amenazar si no ha hecho nada desde que está
al frente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Y ahora el
gobernador de Jalisco que no da paso sin huarache para su promoción
personal, sale con el mismo cuento. Para nadie es extraño que Enrique Alfaro
haga declaraciones con claros fines proselitistas, ¿quién te cree? Eso de que
te amenazaron no es otra cosa tratar de posicionarte para las elecciones del
2024 en las que aspiras a ser candidato a la presidencia por el Movimiento
Ciudadano. Nomás falta que la Secretaría de Cultura también salga con que la
amenazaron de muerte algunos escritores…Está claro que Jesús Murillo
Karam se cansó, pero no por la investigación del caso de los jóvenes
desaparecidos en Iguala, sino de tanto saquear al erario, lo hizo como
gobernador del Estado de Hidalgo y en los cargos públicos en el gobierno
federal, robar tanto también cansa, aunque no mucho, ¿o no Chucho?…A
quién también le dio el COVID-19 fue al ex -gobernador del Estado de
México, a quien su esposa se dijo ay te ves y lo dejó con un respirador como
única compañía. Todo se paga.

Advertisement

© 2020 Endirecto