Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

HÉCTOR MOCTEZUMA DE LEÓN – CIRCUITO CERRADO: -Banderazo para realizar campaña

No cabe duda que los políticos, sean de cualquier signo, siempre nos quieren
ver la cara. En este caso Andrés Manuel López Obrador no es diferente. Ante
la pérdida de credibilidad -ya nadie cree en las mañaneras- y el aumento en
la desaprobación a su gobierno, sale nuevamente a recorrer el país para
tratar recuperar terreno con supuestos logros y promesas a futuro.
López Obrador recorre el país en pleno pico de la pandemia, con semáforo
rojo, que de acuerdo con las autoridades sanitarias, es de alto riesgo. Sale
con el pretexto de dar el banderazo para la construcción del primer tramo del
Tren Maya y supervisar las “obras” de la refinería de Dos Bocas, nada más
falso, la verdad es que su costumbre es andar en campaña.
El presidente busca reposicionarse con la gente. Repetir los lemas de
campaña que lo llevaron a la presidencia: combate a la corrupción y la
inseguridad y asegurar que están vigentes. Es una campaña con maña porque
sabe muy bien que está perdiendo terreno con su tradicional clientela
política. En esto se parece mucho a Trump, no exagero.
El presidente sale siete días de Palacio Nacional, con todo el riesgo que eso
significa, en cuestión de contagio del COVID-19, para él y quienes lo
acompañen en los trayectos y los eventos que encabezará. Sale para
recuperar prosélitos rumbo a las elecciones del 2021 y ganar la votación de la
consulta para la revocación o no de mandato en 2022. A López Obrador no se
le puede regatear su astucia para recuperar terreno perdido; ya se dio cuenta
que con su partidito no gana la mayoría en la Cámara de Diputados y la
revocación vendría en automático.
López Obrador ha decidido jugársela. Eso está claro. De aquí en adelante va a
recurrir al chantaje, ¿quieren que regrese la corrupción? Y seguirá con el
cuento de que ya se acabó; qué el ejército, la marina y la guardia nacional
están para cuidar al pueblo.

En sus recorridos por el país el presidente seguirá con el rollo de que sus
adversarios se oponen al cambio porque quieren seguir conservando los
privilegios de que gozaron durante el periodo neoliberal, seguirá
machucando con el cuento de que en su gobierno primero son los pobres y sí
les va bien a éstos, les va bien también a los de arriba.
El problema para quienes se manifiestan en contra de su gobierno y hasta
piden su renuncia es que pese a que las manifestaciones se realicen con más
frecuencia y con más asistencia; sin una estrategia definida los opositores
poco podrán hacer, por el contratio le darán motivo para presumir ante los
ciudadanos del país y del mundo que es un demócrata que respeta la libertad
de opinar y puede que gane el congreso y la no revocación. Muy mañoso.
******
Ahora sí ¡Sálvese quien pueda! Salimos de la Jornada Nacional de Sana
Distancia y entramos a la Nueva Normalidad en la que cada quien se tira la
bolita, del centro a los gobernadores, de los gobernadores al centro y todos a
lavarse las manos, pero no como medida de higiene, sino como una forma de
hacerse a un lado sin el costo político que eso repesenta. Como decía hace
unos días esto es un verdadero desmadre…Hugo López Gatell por fin mostró
humildad, en la conferencia nocturna de Palacio Nacional pidió una disculpa
pública a la senadora panista Alejandra Reynos, aunque sea cinco días
después del incidente.
circuitocerrado@HctorMoctezuma1.

Advertisement

© 2020 Endirecto