Connect with us

Internacional

EU alerta de una temporada de huracanes «extremadamente activa» en el Atlántico

Published

on

La temporada de huracanes en el Atlántico podría ser «extremadamente activa», con hasta diez huracanes, de los cuales seis podrían ser muy poderosos, indicó este jueves la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos.

Expertos de esta agencia difundieron este jueves sus previsiones de cara a la temporada ciclónica de la cuenca atlántica, que comienza oficialmente el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre, y no trajeron buenas noticias para las regiones afectadas, especialmente en el Caribe y sureste estadunidense.

El Centro de Predicción Climática de NOAA pronosticó un rango probable de 13 a 19 tormentas tropicales con nombre – vientos de 63 kilómetros por hora (km/h), de los cuales 6 a 10 podrían convertirse en huracanes, con vientos de 119 km/h, de los cuales de 3 a 6 podrían derivar en huracanes mayores, es decir con vientos máximos sostenidos de 178 km/h o más.

NOAA proporciona estos rangos con un 70 % de confianza y recordó que una temporada de huracanes promedio produce 12 tormentas con nombre, de las cuales 6 se convierten en huracanes, incluidos 3 ciclones importantes.

El meteorólogo y especialista en huracanes Gerry Bell indicó que, con estos datos en la mano, anticipan que puede tratarse de una temporada «extremadamente activa», aunque no se atrevió a decir si llegará al nivel de la de 2005, con la que otros expertos la han comparado, y considerada la peor de la que se tienen registros.

Aquel año, en el que se batieron varios registros históricos, es recordado por el huracán Katrina, que asoló Nueva Orleans, y, junto a Rita, Emily y Wilma, alcanzaron la categoría 5 (vientos de más de 252 km/h en la escala Saffir-Simpson) que mide los huracanes por la intensidad de sus vientos.

Lo que Bell sí aseguró es que todo apunta a que nuevamente este año se estará por encima de la media en los últimos años.

Fundamenta esa previsión en su expectativa de que las condiciones del fenómeno de El Niño, que típicamente suprime la actividad de huracanes en el Atlántico, permanezcan neutrales o que se inclinen hacia La Niña, que suele potenciarla.

El coronavirus, problema añadido.

Bell indicó que un elemento a tener en cuenta sobre los peligros potenciales de la próxima temporada es que el incremento de las temperaturas del agua por el cambio climático ha producido un aumento del nivel del mar, lo que favorece las inundaciones en las zonas costeras azotadas por los huracanes.

Por ello, las autoridades instaron a los residentes a que no esperen a informarse sobre si residen en zona de evacuación obligatoria y conocer las especiales condiciones que tendrá esta temporada al producirse en plena pandemia del coronavirus, lo que dificultará, por ejemplo, el dar refugio a miles de personas en albergues, como en años anteriores.

Carlos Castillo, de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) de EE.UU., recomendó a aquellos que estén en zona de evacuación que se protejan en casa de algún «familiar o amigo» o en la propia vivienda si la misma está fuera de zonas inundables antes que a un albergue debido a que este año éstos tendrán menos capacidad por la incidencia del coronavirus.

Indicó que, aunque «nunca hay suficiente espacio por el numero de personas que piden refugio», este año puede ser peor la situación en los refugios debido a que se seguirán las recomendaciones de distancia interpersonal que establecen los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Por ello, Castillo instó a aquellos que no tienen que evacuar necesariamente a que se queden en casa «seguros» y así dejar espacio para los más «necesitados».

Aunque la temporada de huracanes oficialmente arranca la próxima semana, de nuevo este año ya se registró una tormenta tropical, Arthur, que el pasado fin de semana pasó cerca de la costa sureste de EU sin causar graves daños.

Continue Reading
Advertisement

Internacional

Nueva Zelanda suma 13 días sin contagios de coronavirus

Published

on

Hoy se cumplieron 13 días consecutivos sin reportes de transmisiones de coronavirus en Nueva Zelanda, sólo un paciente permanece hospitalizado y el número probable de infectados se mantiene en mil 504, informó el ministro de Salud, Ashley Bloomfield.

Precisó que el miércoles el archipiélago realizó dos mil 649 pruebas para detectar nuevos positivos, con los que se llegó a 256 mil 174 exámenes en total desde los primeros contagios.

También anunció que 495 mil personas han descargado la aplicación de rastreo de contagiados, que sirve también para informar si se es sospechoso de tener COVID-19.

Pero debido a los más de seis millones de reportes de coronavirus y 380 mil muertes por complicaciones con la COVID-19 en el mundo, no se puede actuar en Nueva Zelanda como si la enfermedad hubiese terminado.

Señaló que el archipiélago está aprendiendo de otro países que han reabierto actividades, a fin de evitar nuevos brotes como han sucedido tras el regreso a las calles en gran parte del mundo.

Por otra parte, la primera ministra Jacinda Ardern anunció que el país, que entrará en nivel de alerta uno el 8 de junio, pondrá fin a las restricciones al número de personas en bodas, funerales o actividades deportivas.

“Vidas han sido salvadas por los esfuerzos del personal médico, los hospitales mantuvieron a flote y la economía se recuperará pronto”, abundó la mandataria en conferencia de prensa.

Continue Reading

Facebook

Tendencia

Copyright © 2017 Endirecto