Connect with us

Hi, what are you looking for?

Nacional

Enfermedades gastrointestinales aumentan un 30% en época de calor

El sistema digestivo resiente cuando alguien duerme mal, tiene una alimentación deficiente y no tiene la actividad física adecuada. Sin embargo, el también llamado “segundo cerebro”, puede verse afectado de manera determinante por las emociones y el estrés. Pero todo esto se puede agravar si le sumamos algunas condiciones estacionales específicas.

De acuerdo al Dr. Víctor Huggo Córdova, Presidente del Comité de Bioética del Hospital Ángeles México, son muchos los factores que influyen para que las enfermedades del tracto digestivo se disparen en los meses de calor, teniendo como consecuencia infecciones, diarrea, inflamación, entre otros. Uno de los trastornos frecuentes es la dispepsia o indigestión, que puede ir acompañado de distensión abdominal, eructos, náuseas o acidez estomacal, y en casos severos, ser el primer síntoma de la úlcera péptica, y en ocasiones del cáncer gástrico.

Para disminuir el riesgo de sufrir complicaciones en el sistema digestivo o alguna consecuencia del calor excesivo, el Dr. Córdova detalla que:

 

Las condiciones atmosféricas pueden afectar al tubo digestivo, pero de igual manera se ven reflejadas en las condiciones cardíacas, como es el caso del “golpe de calor”, que altera la presión general. Es necesario prevenir cambios bruscos de temperatura, exponerse demasiado al sol o usar en exceso el aire acondicionado.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Las alergias aumentan de manera considerable con el calor y es importante señalar, que el tubo digestivo es altamente alergénico. Hoy existe una tendencia a sobrediagnosticar la alergia al gluten o la intolerancia a los lácteos, sin embargo, es fundamental asistir con el médico, para que mediante estudios, se defina y se hagan las recomendaciones pertinentes.

Hay que consumir con ciertas reservas los lácteos y mariscos, ya que en ocasiones los problemas de distribución pueden afectar la frescura de estos. Existe la creencia de que no se debe comer mariscos de mayo a agosto. En el caso de los lácteos, se recomienda comprarlos e inmediatamente después refrigerarlos.

En temporada de calor hay virus “normales” y otros nuevos que aparecen, ya que se facilita la proliferacion de microorganismos, contribuyendo a la presencia de infecciones. De igual forma, el calor puede afectar a la fermentación digestiva, así el organismo estará más susceptible.

El consumo de probióticos respaldados por estudios científicos contribuirá al fortalecimiento de la probiota intestinal, ayudando a la protección del sistema digestivo contra alteraciones.

Como medida de prevención se recomienda tener una cultura del manejo de los alimentos, ya que en trayectos largos se pierde frescura. Lo ideal es que todo lo refrigerado se debe compre al último.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto