Connect with us

Hi, what are you looking for?

Camara de Diputados

En tersa calma, López Obrador recibe Banda Presidencial

Por Juan R. Hernández
Desde temprana hora, fotógrafos, camarógrafos y algunos reporteros vieron el amanecer en la entrada del Palacio de San Lázaro. Se había corrido el rumor que habría marchas, plantones y protestas por la llegada del venezolano Nicolás Maduro.
Sin embargo, nada paso.
No hubo los retenes, camiones de granaderos ni las grandes barricadas metálicas de hace seis años cuando Enrique Peña Nieto recibía la banda presidencial del panista Felipe Calderón Hinojosa.
No, hoy no hubo gritos, todo era calma en las inmediaciones de la Cámara de Diputados.
Tanto en los pasillos como en la entrada principal en donde se ubica el gran escudo nacional de bronce, ya estaban apostados fotógrafos, camarógrafos y periodistas que estaban realizando sus transmisiones en vivo.


A las 9:00 de la Mañana, el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, iniciaba la sesión de Congreso General y a los largo de 2 horas, los grupos parlamentarios PAN, PRI, PRD, MC, PES, PT, PVEM y Morena fijaron sus posiciones sobre el nuevo gobierno.
Fue precisamente el todavía presidente, Enrique Peña Nieto, quien a las 10:50 horas llegó a la entrada principal de la Cámara de Diputados. Su rostro lucía tranquilo, sereno, como si le fueran a quitar un enorme peso de sus hombros.
Sonriente, saludó a la comitiva de Diputados y senadores que salió a recibirlo, sin embargo… por un momento su sonrisa se borró al empezar a escuchar los gritos del “Pueblo” que lo estaba esperando para “recordársela” o simplemente lanzar sus últimas consignas: “Asesinoooo”, “Fuera Peñaaaa”, “Chinga tu madreeeee pendejoooo”.
Mientras, con más de veinte minutos de atraso, llegó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. El Pueblo lo estaba cobijando con su alegría, incluso hubo un ciclista que le metió duro al pedal para gritarle en la ventanilla: “No tienes derecho a fallarnos”.
Por fin, a las 11:10 llegó a su tan anhelada cita con la historia que se postergó a los largo de 18 años. Si, por fín recibiría la banda presidencial y ahora si… sería presidente legítimo de México.

López Obrador fue recibido y acompañado hasta tribuna por un grupo de legisladores, encabezados por Mario Delgado, Ricardo Monreal, Ifigenia Martínez, Patricia Mercado y Cecilia Pinedo.

De inmediato, los gritos de los legisladores y ciudadanos se escucharon al unísono: “Presidenteeee… presidenteeeee”, “Sí se pudooo, sí se pudooo”… “Es un honor… estaaar con López Obradooor”.
Y a las 11:21 de la mañana, Andrés Manuel López Obrador se convertía en el Presidente número 63 de la historia de los Estados Unidos Mexicanos.

«Protesto guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen y desempeñar, leal y patrioticamente, el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido de manera democrática, mirando en todo por el bien y la prosperidad de la Unión. Y si así no lo hiciere, que la Nación me lo demande», afirmó López Obrador con el Brazo en Alto.

Y a lo largo de 50 minutos, López Obrador en su discurso abordó e incomodó al ahora ex presidente Enrique Peña Nieto. Más de una vez repitió la palabra corrupción, incapacidad y complicidad, cinismo que no robaría como los “gobiernos anteriores” y en cambio su gobierno se distinguiría por la austeridad y pensar “primero en el pueblo”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

No me reelegiré en el cargo
En su mensaje, López Obrador, reiteró que bajo ninguna circunstancia habrá de reelegirse en el cargo, por el contrario, dijo, se someterá a la revocación de mandato porque desea que el pueblo “siempre tenga las riendas del poder en sus manos”.
Por ello, cada dos años habrá una consulta ciudadana en la que se le preguntará a los ciudadanos si el Presidente de la República se mantiene o no en el cargo, “porque el pueblo pone y el pueblo quita, y es el único soberano al que debo sumisión y obediencia”, resaltó en su primer discurso como mandatario federal.
Ante los legisladores que conforman la LXIV Legislatura, López Obrador afirmó: “acepto el reto y les invito a participar para celebrar juntas y juntos el esplendor de la grandeza futura de nuestro querido México. Gracias de todo corazón”.

“Nunca daré la orden de reprimir al pueblo”
Así es como el ahora jefe del Ejecutivo federal, reafirmó ante el Congreso de la Unión que la Presidencia de la República “nunca dará la orden de reprimir al pueblo de México ni será encubridor de la violación a los derechos humanos, por lo que garantizó que perseguirá e investigará todos los abusos.
Al hablar sobre el problema de inseguridad por el atraviesa el país, López Obrador admitió que en el gobierno federal: “No tenemos los suficientes policías para cuidar a los ciudadanos”.
Explicó que de acuerdo con el diagnóstico que se tiene sobre la violencia e inseguridad, se conoce que existe una ineficiencia en las corporaciones policiales para enfrentar el problema de seguridad, por lo que llamó a la población y al Poder Legislativo a la aprobación urgente de una Guardia Nacional que actuará con pleno respeto a derechos humanos.
Sin embargo, el presidente López Obrador subrayó que esa Guardia Nacional sólo será una realidad y operará con elementos de las policías Militar, Naval y Federal, si lo autoriza el pueblo y el Poder Legislativo.
Dijo que los ocho mil elementos el Estado Mayor Presidencial, y los tres mil 200 agentes de la Secretaría de Gobernación (Segob), pasarán a formar parte de la Guardia Nacional.
López Obrador hizo un reconocimiento a la lealtad, la honestidad, el trabajo, el profesionalismo y el enorme prestigio de que gozan las Fuerzas Armadas entre la población mexicana.
Las Fuerzas Armadas nunca han dado un golpe de Estado, su lealtad es a toda prueba, insistió, y destacó que los soldados y marinos siempre han estado en los lugares y en los momentos que México los necesita para ayudar al pueblo en terremotos, inundaciones, huracanes y desastres naturales.
En su mensaje, expuso que todos los días a las seis de la mañana tendrá una reunión con los integrantes del gabinete de seguridad para conocer el parte de novedades de las últimas 24 horas, y ahí se tomarán las decisiones y medidas para regresar la seguridad, paz y tranquilidad a la población mexicana.

Ahorros por combate a corrupción a impunidad detonarán desarrollo de México
Este fue sin duda uno de los temas que en verdad hizo que más de una vez le cambiara el rostro al ex presidente Enrique Peña Nieto. La Corrupción fue el selló que marcó el final de su administración y fue una de las causas por las que su partido, perdió la elección del pasado 1 de julio.
En su discurso, “López Obrador” dijo que el combate a la corrupción y la austeridad permitirán liberar recursos suficientes para impulsar el desarrollo de México, no habrá necesidad de aumentar impuestos en términos reales, ni los precios de los combustibles, “y eso es un compromiso”.
“Hago el compromiso responsable que muy pronto, cuando terminemos la refinería en Tabaco y se rehabiliten las seis refinerías en el país, van a bajar los precios de las gasolinas y de todos los combustibles”, expresó en su primer discurso como presidente constitucional de México.
López Obrador aseveró que tampoco aumentará la deuda pública del país, “que se oiga bien y que se oiga lejos, tampoco vamos a endeudar al país, no gastaremos más de lo que ingrese a la hacienda pública”.
Ante los invitados nacionales y extranjeros, legisladores y el presidente saliente Enrique Peña Nieto, agregó que se respetarán los contratos suscritos por los gobiernos anteriores y no habrá corrupción ni influyentismo, ni negociaciones irregulares con empresas particulares.
En este marco, también se comprometió a que las inversiones de accionistas nacionales y extranjeros, estarán seguras, además de que se crearan condiciones para que haya buenos rendimientos.
Tras indicar que se respetará la autonomía del Banco de México, dijo que se afina el presupuesto del años próximo y gracias a los ahorros que habrá por el combate a la corrupción, aumentara la inversión pública para rescatar la industria petrolera y eléctrica, “vamos a impulsar proyectos públicos para generar cortinas de desarrollo de sur a norte del país”.

“Habrá austeridad total”

López Obrador reiteró hoy su intención de reducir los gastos administrativos del gobierno federal y de ampliar los apoyos de programas sociales.
Aclaró que dicha austeridad no significa un mero conjunto de ajustes al presupuesto, sino un asunto administrativo y una política de principios que implica terminar con los privilegios de la alta burocracia.
Expuso que se bajarán los salarios de los altos funcionarios públicos, para lo cual ya fue aprobada la ley correspondiente en esta legislatura, “porque se van a aumentar los sueldos de los de abajo”.
Además, abundó, ya no habrá cajas de ahorro especial ni servicio médico privado para esos funcionarios públicos, pues se destinaban cinco mil millones para pago de la atención de este tipo.
Indicó que nadie podrá viajar en aviones o helicópteros privados a expensas del dinero público y que desde el lunes se pondrá en venta el avión presidencial y toda la flotilla de unidades aéreas para uso de altos funcionarios.
López Obrador recordó que como presidente de la República ganará el equivalente al 40 por ciento de lo que percibía el Ejecutivo federal saliente.
Dio a conocer que tampoco habrá compra de automóviles para funcionarios y que se reducirá 50 por ciento el gasto en publicidad del gobierno federal.
Anunció que su gobierno disminuirá las unidades administrativas y no habrá oficinas de gobierno en el extranjero, excepto las embajadas y consulados,
Recordó que desde ayer, la residencia oficial de Los Pinos abrió sus puertas como un recinto para el público el general, que además será integrado al Bosque de Chapultepec como un sitio destinado para el arte y la cultura.
El presidente López Obrador también señaló que para justificar la austeridad republicana, no se permitirán el fracking (fracturación hidráulica para obtener petróleo) ni los transgénicos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Política migratoria dará preferencia a vulnerables y desposeídos
López Obrador recalcó que como parte de la política migratoria que contendrá a los mexicanos y mexicanas en el país se dará preferencia a los vulnerables y desposeídos, a través del combate a la pobreza y marginación “como nunca se ha hecho en la historia”
“Queremos que la migración sea optativa no obligatoria, vamos a lograr que los mexicanos prosperen y sean felices donde nacieron”, enfatizó en su discurso, al reiterar algunas de sus propuestas para impulsar una cortina de desarrollo para retener con trabajo y bienestar a nuestros compatriotas.
Entre ellos, la zona libre en la frontera con Estados Unidos, donde se reducirá el IVA de 16 a ocho por ciento, donde los energéticos costarán lo mismo que en California, Arizona y Nuevo México, Estados, Unidos, un Impuesto Sobre la Renta (ISR) bajará a 20 por ciento, y el salario se incrementará al doble.
Otra de las medidas, que dijo, presento hoy mismo, son las iniciativas de reforma constitucionales para establecer el estado de bienestar y garantizar el derecho del pueblo a la salud, la educación y a la seguridad social, además de proyectos como el nuevo aeropuerto con dos pistas adicionales en la base aérea de Santa Lucía.
Asimismo, citó el proyecto del Tren Maya, y la siembra de un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables con lo que se dará trabajo a unos 400 mil personas.
“No se condenará a morir pobres a quienes nacen pobres”, enfatizó.
“Es pertinente, pues, exponer con toda claridad, que vamos a atender y a respetar a todos que vamos a gobernar para todos, pero que le vamos a dar preferencia a los vulnerables y a los desposeídos, por el bien de todos primero los pobres”, sostuvo, mientras se escuchaban aplausos.

«Por el bien de todos, primero los pobres»

«Por el bien de todos, primero los pobres», que ha sido la principal consigna del movimiento, «es a partir de hoy, principio de gobierno», expresó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
En su discurso dijo que presentará al Legislativo, proyectos de reforma constitucional para establecer el Estado de bienestar, y el derecho del pueblo a la salud, educación y seguridad social.
Dejó en claro que «no se condenará a quienes nacen pobres a morir pobres».

Viva México… Viva México, gritó López Obrador con los brazos abiertos en señal de victoria ante el silencio de los legisladores del PRI, PAN y PRD. Hoy la fiesta era para Morena y el Inicio de la llamada Cuarta Transformación.
En medio de abrazos, selfies y felicitaciones, el nuevo presidente de los mexicanos partió rumbo al palacio nacional en donde ya lo esperaba el Pueblo de México para celebrar su victoria.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement

© 2020 Endirecto