Connect with us

Hi, what are you looking for?

Ciencia y Tecnología

El 90% de casos de cáncer de tiroides pueden curarse

Por Juan R. Hernández

Aunque el cáncer de tiroides no es muy frecuente en México, estimándose una prevalencia de 4 mil casos al año, “en el 90 por ciento de los casos se presenta en el sexo femenino, ocupando el sexto lugar en frecuencia y se incrementa con la edad y en aquellos individuos con antecedentes de radioterapia en la zona cervical”. Las posibilidades de curación de esta neoplasia llegan al 90 por ciento.

Señaló lo anterior el doctor Kuauhyama Luna Ortiz, cirujano oncólogo del Departamento de Cabeza y Cuello en el Instituto Nacional de Oncología. Dijo que el cáncer de tiroides es un tumor maligno que crece en el interior de la glándula tiroides. Esta glándula “tiene una forma similar a la de una mariposa y se localiza en el cuello, cerca de la tráquea”. Su función es regular el metabolismo del cuerpo, producir proteínas y ajustar la sensibilidad del organismo a otras hormonas.

La tiroides usa yodo, un mineral presente en algunos alimentos y en la sal yodada, para elaborar varias hormonas, que cumplen funciones tales como controlar la frecuencia cardíaca, la temperatura del cuerpo y la rapidez con la que los alimentos se convierten en energía (metabolismo), así como la cantidad de calcio en la sangre.

En general, agregó, la mayoría de los cánceres de tiroides suelen tener una evolución benigna, pues el diagnóstico suele ser temprano. Sin embargo, es un tipo de cáncer que puede volver a presentarse años después.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Los síntomas del cáncer de tiroides son la aparición de una protuberancia (“bolita”) en el cuello, a la altura de la tráquea, dolor frecuente en el cuello o en los oídos, tener dificultades para tragar, tener problemas para respirar con normalidad, voz ronca. No obstante, muchas personas no notan ningún síntoma y es el médico el que descubre el tumor en un análisis rutinario.

Para detectar el cáncer de tiroides se realizan diferentes pruebas para examinar la tiroides, el cuello y la sangre: examen físico y antecedentes, laringoscopía, estudios de hormonas en la sangre, estudios bioquímicos de la sangre, ecografía tomografía computarizada, bippsia por aspiración con aguja fina de la tiroides y biopsia quirúrgica.

El doctor Kuauhyama Luna Ortíz, quien es miembro de la Unidad de Quimioterapia Ambulatoria, explicó que hay cuatro diferentes tipos de cáncer de tiroides: el papilar, que es el más común, el folicular, el medular y el anaplásico.

Explicó que hay diferentes tipos de tratamiento estándar para los pacientes con cáncer de tiroides: la cirugía, que es la más común, la radioterapia (incluso terapia con yodo radiactivo), la quimioterapia, terapia con hormona tiroidea y terapia dirigida.

Enfatizó que en general, “el cáncer de tiroides no presenta síntomas, no causa ninguna molestia”, pero el indicio básico es el tumor o bola que sale en el cuello. Una vez realizado el diagnóstico, “los pacientes tienen un pronóstico excelente porque es uno de los tumores que más se pueden curar, prácticamente en el 90 por ciento de los casos. Hay un rango de tumores, en el 10 por ciento de los casos, en los que no se pueden curar, pero los pacientes pueden llevar una vida aceptable por varios años”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La mejor opción, “la piedra angular del tratamiento en el cáncer de tiroides es la cirugía y en muchos casos, se utilizan sustancias con yodo”. Si se presenta metástasis, es decir, si el tumor se pasa a otro lado, por ejemplo el pulmón, “hoy se dispone de tratamientos farmacológicos adecuados, que tienen una respuesta aceptable, según hemos observado en la Unidad de Quimioterapia Ambulatoria” www.uqa.com.mx concluyó.

Advertisement

© 2020 Endirecto