Connect with us

Hi, what are you looking for?



Economía

CONTEXTOS/ Antecedentes penales, sesgo peligroso

Los empleadores a menudo se preocupan de que las personas con antecedentes penales roben, se comporten de manera poco ética, acosen a sus compañeros de trabajo o se vuelvan violentos. También les preocupa que estos solicitantes pueden ser percibidos como menos competentes y les preocupa que carezcan de habilidades sociales y profesionales.

Por Teófilo Benítez Granados, Rector del Centro de Estudios Superiores en Ciencias Jurídicas y Criminológicas (CESCIJUC)

¿Debería contratarse a alguien con antecedentes penales? Las empresas que dan a los ex delincuentes un nuevo comienzo pueden ser recompensadas con empleados que se quedan siempre.

Cada año, 21,000 prisioneros sólo de las 13 cárceles de la Ciudad de México son liberados. Pero muchos empleadores no están dispuestos a contratarlos, una tendencia con enormes implicaciones sociales, ya que estar empleado aumenta las posibilidades de un ex delincuente de reintegrarse a la sociedad y mantenerse fuera de la cárcel.

Los empleadores a menudo se preocupan de que las personas con antecedentes penales roben, se comporten de manera poco ética, acosen a sus compañeros de trabajo o se vuelvan violentos. También les preocupa que estos solicitantes pueden ser percibidos como menos competentes y les preocupa que carezcan de habilidades sociales y profesionales.

Sin embargo, un equipo de investigadores de Kellogg y la Facultad de Derecho Pritzker de la Universidad Northwestern analizó los datos de aproximadamente un cuarto de millón de solicitantes de trabajos de ventas y servicio al cliente en los Estados Unidos. Encontraron que los ex delincuentes contratados no tenían más probabilidades de ser despedidos respecto a los no delincuentes. También detectaron que era menos probable que renunciaran Esto ahorraba a las empresas gastos derivados de la rotación de personal.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Sin embargo, si una empresa ocupa un puesto en el que el comportamiento poco ético o ilegal podría afectar dramáticamente a la firma, como un trabajo financiero, el empleador podría ser prudente para evitar contratar a un ex delincuente.

Ahora, aunque un trabajo es un paso crucial para establecer una nueva vida después de salir de prisión, antes de la pandemia se registró que ocho meses después de salir de la cárcel, más de la mitad de los ex delincuentes no tenían trabajos. La cifra después del Covid-19 puede incluso triplicarse. Vale mencionar que estar desempleado está fuertemente relacionado con un mayor riesgo de cometer otro delito. En otras palabras, es probable que muchos de estos solicitantes rechazados terminen de nuevo en prisión.

Vale mencionar que la tasa de contratación para ex delincuentes fue 3,7 puntos porcentuales más baja que para los no delincuentes en puestos de ventas y 1,7 puntos porcentuales más baja en puestos de servicio al cliente. Asimismo, la tasa de rotación de empleados con antecedentes penales es aproximadamente un 13% más baja. Son más leales a la empresa.

Sin embargo, las preocupaciones de los empleadores sobre los ex delincuentes están parcialmente justificadas. En los puestos de ventas encontraron que los empleados con antecedentes penales tenían un riesgo 28% mayor de ser despedidos por mala conducta que los compañeros de trabajo sin antecedentes.

Los resultados sugieren que los empleadores deben tener cuidado al contratar a un ex delincuente para realizar, por ejemplo, un trabajo que involucre información comercial confidencial.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Pero al menos para algunas ocupaciones, los ex delincuentes pueden convertirse en empleados valiosos. Un tema para reflexionar.

 

Advertisement
Advertisement