Connect with us

Hi, what are you looking for?



Internacional

Alemania celebra su última gran prueba antes de los comicios generales

Alemania celebra esta domingo unos de los comicios regionales más importantes en el estado occidental de Renania del Norte Westfalia, porque son considerados la última gran prueba electoral antes de los comicios generales del 24 de septiembre.

Las elecciones de hoy se consideran además clave por tratarse del estado más poblado del país europeo, con 18 millones de habitantes, y que constituyen una nueva oportunidad de medir la fuerza de los populistas de derecha de Alternativa para Alemania (AfD).

Estos comicios representa una prueba antes de las elecciones generales de septiembre, en los que la actual canciller Angela Merkel buscará un cuarto mandato como candidata de su conservadora Unión Democristiana (CDU) frente al socialdemócrata Martin Schulz.

El socialdemócrata está recién aterrizado en la política nacional tras una carrera en diferentes instituciones oficiales de Europa como presidente del Parlamento Europeo.

Los dos partidos han medido fuerzas ya este año en otras dos elecciones regionales.

Advertisement. Scroll to continue reading.

En ambos se impuso la CDU de Merkel, que mantuvo el poder en la región del Sarre a finales de marzo y se lo arrebató sorpresivamente al SPD en Schleswig-Holstein, en el norte del país, que gobernaba allí y que daba el triunfo por seguro.

La pregunta es si ocurrirá lo mismo en Renania del Norte-Westfalia.

En un principio se esperaba que los comicios supusieran un respiro y un espaldarazo para el Partido Socialdemócrata (SPD) de Schulz.

Este partido ha gobernado en ese “Land” (estado federado alemán) desde 1966, con excepción de un mandato entre 2005 y 2010, y que es un tradicional feudo de votantes obreros de la cuenca de Ruhr afectado por la reconversión industrial. Además, es el estado donde nació Schulz.

El propio Schulz se mostró confiado hace meses, cuando llegó a insinuar que si el partido ganaba en Renania del Norte Westfalia, él llegaría a la Cancillería Federal alemana, ya que allí viven 18 de los 82 millones de habitantes del país, de los que 13 millones están llamados alas urnas.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Sin embargo, si hace semanas las encuestas apuntaban en esa dirección, en los últimos días los conservadores ganaron posiciones para situarse mano a mano con los socialdemócratas e incluso algunos situaban a la CDU por delante.

Los socialdemócratas de la jefa de gobierno regional, Hannelore Kraft, que repite como candidata del partido, serían la fuerza más votada pero sólo con un 33 por ciento de los votos frente al 30 por ciento de la CDU del candidato Armin Laschet, según un sondeo del instituto INSA para el diario “Bild”.

También la encuesta electoral del semanario “Der Spiegel” mantiene la ventaja del SPD pero mínima: un 32.5 por ciento frente a un 31.6 por ciento.

Pero dos sondeos encargados por las televisiones Sat.1 y ZDF situaron por delante al partido de Merkel, con entre un 31 y un 32 por ciento de los votos frente al 30 por ciento de los socialdemócratas.

Ello supondría una inversión total de fuerzas, ya que en 2012 el SPD obtuvo el 39.1 por ciento de los votos frente al 26.,3 por ciento de la CDU.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Estos datos han hecho saltar las alarmas y ya nada parece seguro ni en el estado ni tampoco a nivel nacional. Y es que los expertos ven estos comicios en clave nacional, pese a los intentos de Merkel de evitarlo.

La socialdemócrata Kraft se convirtió en primera ministra regional en 2010 al frente de un ejecutivo en minoría con Los Verdes, tras haber dirigido varios ministerios regionales.

Dos años después, ante las dificultades para sacar adelante los presupuestos de ese año, convocó elecciones anticipadas que le dieron una contundente victoria.

Pese a que algunos comenzaron a considerarla la mujer que podía reavivar el partido y la bautizaron incluso como la “Merkel socialdemócrata”, ella rechazó saltar a la política nacional.

A ella se enfrenta Armin Laschet, un veterano de la política alemana activo en el partido desde los 18 años que ha sido eurodiputado de temas relacionados con política exterior y seguridad.

Advertisement. Scroll to continue reading.

En el estado con capital en Düsseldorf gobierna actualmente Kraft al frente de una coalición con el partido de los Verdes, algo que parece difícil reeditar a tenor de los sondeos, que le otorgan a ese grupo una intención de voto de apenas entre el 6.5 y el siete por ciento.

La tercera fuerza sería el Partido Liberal con en torno al 13 por ciento, mientras el partido La Izquierda se haría con el mínimo necesario para entrar en el Parlamento, con en torno al 5 por ciento, según los sondeos.

Además del duelo Merkel-Schulz, estos comicios, como los celebrados antes a nivel regional, suponen una nueva oportunidad de medir la fuerza con la que cuentan los populistas de derecha Alternativa para Alemania (AfD), presentes ya en 12 parlamentos regionales y que podrían entrar el domingo en su décimo tercer hemiciclo de los 16 que tiene el país.

Los sondeos les otorgan el entre el 7 y el 11 por ciento de lo apoyos, lo que garantizaría su acceso a la cámara. A nivel nacional han llegado a tener hasta el 16 por ciento de la intención de voto, con lo que se espera que el próximo 24 de septiembre entren por primera vez al Bundestag o Parlamento nacional.

La AfD ha sacado rédito electoral en el estado con temas relacionados principalmente con la migración y la seguridad, tras el asalto de refugiados en la última noche del año de 2015, que hostigaron sexualmente a miles de mujeres en la ciudad de Colonia, sobre todo a manos de hombres de origen norafricano.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Los populistas también han explotado le hecho de que fuera en ese estado donde se le perdiera la pista a Anis Amri, autor del atentado de diciembre pasado en un mercado navideño en Berlín en el que murieron 12 personas.

Renania del Norte Westfalia es además el estado más endeudado del país, con cerca de 180 mil millones de euros de deuda pública.

Fronterizo con Holanda y Bélgica, se vio forzado a una reconversión económica tras el cierre de las minas de carbón en los años 70 y 80 de la cuenca del Río Ruhr, que dejó a buena parte de la población sin empleo.

La tasa de desempleo ha caído entretanto del 8.7 por ciento en 2010 al 7.7 por ciento en 2016, tras una reconversión económica que ha hecho al estado pasar de su tradición minera e industrial a desarrollar otros como el asegurador y el financiero.

Allí se asientan en torno a 40 de las mayores cien empresas alemanas, entre ellas la farmacéutica Bayer.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Además de la capital Düsseldorf, otras importantes ciudades del estado son Colonia y Bonn, la capital de la antigua Alemania Occidental en tiempos en los que ell país todavía estaba territorial e ideológicamente dividido.

Con información de agencais.

Advertisement
Advertisement