Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

ADRIANA MORENO CORDERO – LA RETAGUARDIA: Primer enfrentamiento entre presidente y calificadoras; AMLO y su ideólogo

Se dio ya el primer enfrentamiento entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y
las calificadoras, lo que resulta grave y riesgoso debido a la difícil situación por la que
atraviesa México, que se encuentra en la cuenta regresiva para que el presidente Donald
Trump empiece a imponer a nuestro país un arancel a todos los productos mexicanos que
iniciaría con el 5 por ciento y conforme transcurra el tiempo, el humor del inquilino de la
Casa Blanca y no se haga nada en México para atajar las caravanas de migrantes, se irá
incrementando.
Habría que preguntarle al jefe del Ejecutivo por qué se empeña en repetir un día sí y al
otro también, que la economía va muy bien y asegure que pese a los ominosos signos,
vuelva a decir que durante su gestión la economía crecerá a un 4 por ciento, algo que los
analistas en la materia han reiterado que es poco menos que imposible.
Desde su matutino show, el tabasqueño, sin mayor sustento, descalificó a las calificadoras,
-válgase la redundancia-, argumentando que aplican métodos de análisis de hace tres
décadas y que no se toma en cuenta el factor corrupción.
No parece ser López Obrador el más autorizado para señalar lo anterior, pues por “las
benditas redes” ha sido muy cuestionado porque en su llamada cuarta transformación,
impone políticas ya medio caducas, es decir, de hace 30 años; ahí está el uso del carbón
como ejemplo.
Lo bueno es que enseguida, Moody’s le respondió y le rebatió sus frágiles argumentos al
presidente, vía Jaime Reushe, quien simplemente señaló: “La metodología de Moody’s
para asignar calificaciones soberanas sí contempla el impacto de la corrupción sobre la
economía”.
Y es que si nos atenemos a las ocurrencias, burdas intentonas de análisis, en las que López
Obrador cita a “ideólogos” de la talla de Chico Ché, su paisano, pues estaríamos en la olla
si las creyéramos.
Otro motivo tendrá el tabasqueño para estar molesto pues Moody's Investors Service
cambió de estable a negativa la perspectiva para Petróleos Mexicanos. Este ajuste refleja
un debilitamiento de la confianza de los inversionistas y de las perspectivas económicas
además de riesgos en las finanzas públicas por la política energética y el papel de Pemex,
que desde que el flamante Octavio Romero Oropeza, ocupa la dirección de la paraestatal,
ha sido deplorable.
Así que el presidente ya no podrá justificarse diciendo que tanto él como su flamante
equipo, no están más que pagando “los platos rotos” de muchos años de neoliberalismo.

Este es un problema de ineficiencia y de resistirse a ver lo que se le planta enfrente a
AMLO y compañía como una difícil realidad.
En este sentido, todo lo que se le ocurre hacer al tabasqueño, es convocar para el sábado
en Tijuana a la “Marcha para defender la dignidad de México vs Trump”, un recurso por
cierto bastante barato, pero que legisladores de la “aplanadora” morenista no
desaprovechan para visitar esa ciudad fronteriza y ya se “apuntaron”. Bueno, todo indica
que el tabasqueño no aprende y por eso utiliza otro recurso ya muy viciado: volver a sus
tiempos de candidato presidencial y nutrir su egolatría.
Definitivamente, López Obrador dista mucho de tener talla de estadista pues demostró,
por un lado, que le tiene no miedo, verdadero terror a Trump y por eso, ya anunció que
no asistirá en Japón a la Cumbre del G20, donde asistirán los Jefes de las veinte economías
más poderosas del mundo y hay dos razones por las cuales el tabasqueño no hará acto de
presencia. La primera es porque no se quiere encontrar con el inquilino de la Casa Blanca,
que por cierto lo recibió muy bien cuando AMLO se convirtió en presidente de México y
hasta lo bautizó como “Juan Trump” y la segunda, quizás la más importante, es porque
López Obrador , -se reitera-, no está a la altura de los asistentes de primer nivel, es,
digamos, demasiado doméstico. ¡Qué tal!
MUNICIONES
*** Desde la Agencia de Proyectos Estratégicos de Quintana Roo, que lleva Eduardo Ortiz
Jasso, aseguran que la administración de Carlos Joaquín González alista una partida que
ronda los 20 millones de pesos para los estudios de impacto ambiental que permitirán
iniciar la construcción de una red de trenes ligeros que alimentarán de pasajeros al Tren
Maya. Detallan en el organismo que las mencionadas evaluaciones se llevarán a cabo en lo
que resta del presente año; por lo que, adelantan, la ejecución de las obras podría
comenzar a partir del primer mes de 2020.​
*** En este fin de semana, el tiempo seguirá transcurriendo dramáticamente en torno a
las negociaciones con Estados Unidos. Lo cierto es que a la diplomacia mexicana le falta
contundencia y eso es lo que le ha callado la boca al secretario de Relaciones Exteriores,
Marcelo Ebrard, que con una frase suprema, ha resumido su estancia en Washington:
“está difícil”. Al momento de escribir estas líneas, corrían dos versiones. Una, que se
pospondría la imposición de aranceles a los productos mexicanos por parte de Trump y la
segunda, que se habría llegado a un acuerdo de que México desplegaría a alrededor de
seis mil elementos de la naciente Guardia Nacional en la frontera con Guatemala. De
hecho, desde hace dos días, en México se empezó a detener el avance de migrantes
centroamericanos como una muestra que pueda ser del agrado del delirante presidente
de EU.
*** Ya lo que debería hacer el diputado Sergio Mayer, que insiste en deslindarse de
Naasón Joaquín García, líder de la Iglesia de la Luz del Mundo, es callarse, porque cada
vez que habla, le sale peor. Que aprenda al presidente de la Mesa Directiva del Senado de
la República, Martí Batres, que mejor ya optó por darle “vuelta a la página” y se sumará al
mini turismo legislativo del fin de semana en Tijuana para arropar a su jefe, el presidente

López Obrador. Y respecto a la Luz del Mundo, hay que precisar que van sobre otros
miembros de esta iglesia por el delito de abuso de menores, para lo cual, se habilitó una
página en internet para recibir más denuncias. Ahora sí que en el país de la llamada cuarta
transformación, le dieron Bellas Artes a Nassón Joaquín, mientras que en Estados Unidos,
lo que merece, cárcel.
*** Entre los comentaristas deportivos, se dice que no se salva de la llamada cuarta
transformación el deporte, pues con eso de que la titular de la CONADE, Ana Gabriela
Guevara, se ha dedicado a tener en la nómina a sus amigas más cercanas y fieles, mientras
que se reduce la beca de los verdaderos deportistas de cinco mil a dos mil pesos, con
serios retrasos, pues en esa materia también, el gobierno está muy mal.
morcora@gmail.com

Advertisement

© 2020 Endirecto