Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

ADRIANA MORENO CORDERO – LA RETAGUARDIA: Presidente narcisista en contingencia; gobernadores que no son de Morena, un paso adelante; de malas salieron empresarios de Palacio Nacional

Conforme transcurren los días, lentos porque se volvieron dramáticos y envueltos por esta
contingencia sanitaria inédita en nuestro país, los gobernadores que no pertenecen a
Morena, -ojo-, han demostrado tener mucho más iniciativa e ir un paso adelante ni más ni
menos que del presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras éste último, se ha
dedicado a revivir viejos rencores que en este momento de nada sirven, así como seguir
descalificando a destacados integrantes de su gabinete como el secretario de Hacienda,
Arturo Herrera, que ya nada más no puede con tantos sudores y angustias, a grado tal,
que ya se habla de que podrían correrlo porque hizo enojar al presidente, que acentúa su
personalidad eminentemente narcisista.
Y un ejemplo del primer caso, es el enfrentamiento que tuvo el gobernador de Jalisco,
Enrique Alfaro, a quien autoridades de Cofepris y de la Secretaría de Salud, no le han
permitido importar pruebas rápidas para medir el Covid-19.
Implacables es el dato que presentó el mandatario jalisciense al referir que en México,
únicamente se hacen dos pruebas por cada millón de habitantes.
Alfaro llegó a acusar de mentiroso al subsecretario Hugo López-Gatell, quien niega que
haya esas pruebas rápidas. El gobernador de hecho ratificó que hay cuatro para detectar
el coronavirus, y entre mayor número de éstas se aplique, se tendrán datos duros sobre la
pandemia a nivel nacional
En base a lo anterior, la llamada cuarta transformación está haciendo el peor y más
dramático maquillaje de cifras, por ello, el gobernador Alfaro pidió que se importen las
para detectar el Covid-19 “y que nos expliquen por qué esta necedad de no medir en
México al coronavirus”.
Se dice que el gobierno de esta llamada y desorganizada cuarta transformación, no quiere
que la población se alarme y menos quiere que quede exhibida la incapacidad de la
Secretaría de Salud en México. Entonces, como lo dijo el Ejecutivo de Jalisco, ¿por qué
seguir a ciegas?
Hablando de otro gobernador, el de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, con anticipación,
había anunciado apoyos para las Pymes y ayer, anunció suspensión de la actividad en
todos los sectores no esenciales, esto es, cierre de hoteles y hospedaje para turismo,
playas, restaurantes, que contarán solo con comida para llevar, Centros Comerciales,
Plazas Públicas; suspensión de venta de bebidas alcohólicas; concentraciones religiosas y
actividades industriales no esenciales

Quedarán abiertos durante esta contingencia, mercados, supermercados, abarrotes,
transporte público y de carga, servicios privados de emergencia aeropuertos y terminales
de Autobús.
Será la próxima semana cuando Murat Hinojosa anunciará un nuevo programa de apoyos
económicos.
Ahora, todos los gobernadores tendrán que esperar a que López Obrador dé este
domingo, su enésimo informe y se supone que ahí, dará a conocer su panacea para
reactivar la economía e impedir el desempleo. Es tal su narcisismo, que el tabasqueño no
quiere que nadie le robe reflectores, ni siquiera el Covid-19.
Tal es la aberración, que en su gustadísima conferencia mañanera llegó a aseverar que
esta pandemia, “nos vino esto como anillo al dedo para afianzar el propósito de la
transformación”. Amén de la seria contradicción en la que entró con su secretario de
Hacienda, Arturo Herrera, ¿nadie le avisó al tabasqueño que toda crisis es transitoria?, lo
que es no saber.
En cuanto a este nueva diferencia de opiniones, no hay que olvidar que antes de esta
pandemia, México ya venía de un año, el 2019, en el que no se creció, así que con razón
los Precriterios Generales de Política Económica reportan puras bajas. Ahí está uno de los
principales datos, el desempeño de la economía va a variar de manera negativa entre uno
y 3.9 por ciento.
López Obrador dijo que no le gustaba ese reporte y se justificó diciendo que era muy
pronto para hacer previsiones, “estamos en una situación extraordinaria”, subrayó y llamó
a esperar a ver de qué tamaño es el golpe económico. ¡¡Aaahh!!, ¿es que todavía el
Ejecutivo no lo ha medido?
Lo que le preocupa al tabasqueño son los pronósticos para el 2021, pero los electorales,
¿cómo le va a ir después de que de manera tan profundamente mala ha manejado el tema
económico con o sin coronavirus?
MUNICIONES
*** Por lo que se pudo ver, sonrientes llegaron a Palacio Nacional empresarios como
Carlos Salazar Lomelí, del Consejo Coordinador Empresarial; Antonio del Valle, del
Consejo Mexicano de Hombres de Negocios; Francisco Cervantes, de Concamín y Luis
Niño de Rivera, de la Asociación Mexicana de Bancos y cinco horas después de haberse
reunido con el presidente López Obrador, abandonaron Palacio Nacional con caras largas
ante las insistentes preguntas de los reporteros que manifestaron que la preocupación
principal es si se les pagará el salario a los trabajadores en este durísimo mes de
contingencia sanitaria. Los empresarios se reunieron con el Ejecutivo con la consigna de
buscar apoyos para las pequeñas y medianas empresas. De manera escueta, cerca de las
siete de la noche, Salazar Lomelí contestó en la atropellada entrevista banquetera que los

empresario estarán trabajando “hombro con hombro con el presidente”, como suele
decirse en esas ocasiones, “con este propósito”. Conforme se fueron dando las preguntas,
Carlos Salazar se fue poniendo de malas y respondió: “No nos podemos comprometer por
los demás, (a que est mes se les pagará a los trabajadores)” y para el 30 de abril, “hay que
irlo viendo poco a poco, por lo pronto, nos vamos a seguir reuniendo después de Semana
Santa”.
*** Antiguos correligionarios del flamante director de la Comisión Federal de Electricidad,
Manuel Bartlett Díaz, le demandaron que debido a esta emergencia sanitaria, se difiera el
pago en el suministro eléctrico, ya que por obvias razones, no debe aplicar el corte de
energía por falta de pago. Los diputados priístas Dulce María Sauri, María Esther Alonzo y
Juan José Canul, coincidieron en señalar que “la estrategia de la CFE no toma en cuenta lo
que representa el servicio de luz eléctrica en los hogares en la parte más alta de la curva
de la contingencia". Sí, efectivamente, el exgobernador de Puebla no se ha distinguido por
ser el más eficiente funcionario en esta llamada cuarta transformación. Cuestión de
recordar los cortes de luz en Baja California Sur, por ejemplo.
morcora@gmail.com

Advertisement

© 2020 Endirecto