Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

ADRIANA MORENO CORDERO – LA RETAGUARDIA: La “ingenuidad” de Sánchez Cordero; otra “cortina de humo” para que AMLO la

Históricamente, y eso debería saberlo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez
Cordero, en política, a la ingenuidad se le llama de otra manera, así que uno de los peores
errores que pudo haber cometido la responsable de la política interna del país, es decir
que no sabía que la estaban grabando el fin de semana pasado, cuando le dio tremendo
espaldarazo ni más ni menos que al gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez,
con todo y su ley para poder gobernar cinco años y no dos, como lo establece la
Constitución.
Con razón el presidente Andrés Manuel López Obrador, se dio a la tarea de crear una
“cortina de humo” para tratar de tapar la candidez de su secretaria de Gobernación e
instrumentó toda aquella teoría del Golpe de Estado y en lenguaje subliminal, compararse
con Francisco I. Madero y alardear de que eso no le puede ocurrir a él, porque supone
que tiene el respaldo de los 30 millones de mexicanos que votaron a su favor.
Diversos analistas estiman que contra lo que ha hecho con el país el tabasqueño, lo que
no puede regatearse, es que llegó a la presidencia de la República como producto de un
proceso democrático, así que la posibilidad del Golpe de Estado no podría darse porque
además, los mismos analistas estiman que la lealtad e institucionalidad del Ejército
mexicano a su Comandante Supremo, es a toda prueba.
Sin embargo, por otro lado, hay quienes no subestiman la tesis de que existe una
creciente molestia por parte de las fuerzas castrenses por los errores cometidos en el
Operativo Culiacán y que se manifestaron, básicamente, en los dichos del general Carlos
Demetrio Gaytán, quien durante un desayuno con altos mandos del Ejército y la Fuerza
Aérea, y en presencia del general secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio
Sandoval, de plano cuestionó “las decisiones estratégicas del comandante supremo de las
fuerzas armadas, el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y atribuyó a
la jerarquía castrense la muy alta responsabilidad de mantener cohesionado al país,
coadyuvar a su pacificación a la brevedad posible y de hacerlo todo con el menor costo
social y la mayor eficacia”.
Lo anterior, evidentemente, causó muchísima molestia en el Ejecutivo, a grado tal que en
su gustadísima conferencia de prensa mañanera, López Obrador calificó de imprudente la
declaración del general Gaytan. Específicamente, señaló: “tiene él (Gaytán), todo su
derecho a expresarse, a manifestarse, pero si leen ustedes el texto, hay una actitud poco
mesurada”. Por cierto, no dejó de causar sorpresa que el tabasqueño hablara de mesura
cuando él tampoco la tiene y dista mucho de ser una de sus cualidades.

El caso es que desafortunadamente, no sería nada raro que el general Gaytán tenga que
poner “sus barbas a remojar”, precisamente, por la actitud nada mesurada del presidente
López Obrador, que ha dado sobradas muestras de hacer víctima de su odio a cualquiera
que él considere que está en su contra.
Bueno, retomando, aquí habría que añadir que por varios motivos, López Obrador salió
con el tema del Golpe de Estado, entre otras razones, para tratar de recomponerle la
plana a su titular de Gobernación quien por cierto, ayer escribió una larga carta de cuatro
hojas, en un intento por enmendar su error.
No es la primera vez que Sánchez Cordero argumenta que sus palabras son sacadas de
contexto. A mediados del mes pasado, al enterarse de la violencia terrible de la que es
objeto el país cuando en una de sus sangrientas muestras, en Michoacán, 14 policías
fueron emboscados por integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación, la titular de la
Segob, señaló que la inseguridad se está haciendo cosa de todos los días en México.
Inmediatamente después que lo dijo, la responsable de la política interna insistió una y
otra vez en que ella nunca había utilizado el término “normalidad” para referirse a la
inseguridad que priva en nuestro país y subrayó que sus palabras habían sido sacadas de
contexto.
Ayer y en referencia a la Ley Bonilla, Sánchez Cordero volvió a decir que “está en
entredicho la constitucionalidad de la ampliación de dicho periodo”, es decir, el de Jaime
Bonilla. También fue puntillosa la secretaria de Gobernación en aclarar que nunca ha
mentido ni engañado a nadie. ¿Será?

"En el caso de la extensión del periodo de gobierno en Baja California, siempre he
sostenido mis argumentos jurídicos acerca de este hecho, jamás los he variado, nunca he
mentido, ni he engañado a nadie. Mi posición respecto a ese hecho está
consistentemente basada en el análisis jurídico de sus variables legales". Luego se “hizo
bolas” la funcionaria y remató diciendo que al final, ella no va decidir sobre ese tema.
MUNICIONES
*** En la que puede llamarse la rebelión de los gobernadores, 25 de ellos tratarán de que
el Fondo Minero, que en 2020 ascenderá a aproximadamente 5 mil millones de pesos, no
se canalice mayoritariamente a la Secretaría de Educación Pública, como se tiene previsto
en el Presupuesto de Egresos para 2020, sino que se entregue a los municipios mineros
del país, y que estos construyan obras necesarias para la población, como ocurría
anteriormente. En la 33 Convención Internacional de Minería, que se realizó en Acapulco,
Guerrero, a fines de octubre, el gobernador de esa entidad, Héctor Astudillo así como de
Durango, José Rosas Aispuro; de Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna, y de Chihuahua,
Javier Corral, aprovecharon la invitación al evento para alzar la voz y pedir la intervención

del presidente López Obrador para  que los recursos económicos del Fondo Minero se
destinen a los fines para los que fue creado originalmente. Tello Cristerna impulsará esa
petición como coordinador de la Comisión de Minería de la Conferencia Nacional de
Gobernadores (Conago), pues de acuerdo con el Presupuesto de Egresos para el año
entrante, 85 por ciento del Fondo Minero se canalizará a la SEP, para infraestructura
educativa; 10 por ciento a la Secretaría de Hacienda y 5 por ciento a la Secretaría de
Economía para el impulso de proyectos mineros. Entre 2014, que se creó y 2018, el Fondo
Minero distribuyó 18 mil millones de pesos. Los mandatarios estatales mencionados, más
Claudia Pavlovich, goberndora de Sonora, enviaron una carta al Ejecutivo, en la que hacen
saber su descontento. Casi desde que se presentó el presupuesto para 2020, Javier Corral
presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una controversia constitucional
para que el Fondo Minero retome su objetivo de contribuir al apoyo de municipios
mineros. Los recursos provienen de un pago de 7.5 por ciento sobre las utilidades de las
empresas mineras.
morcora@gmail.com

Advertisement

© 2020 Endirecto