Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

ADRIANA MORENO CORDERO – LA RETAGUARDIA: Crisis en PF y AMLO, se relaja con beisbol; senadores de Morena evitan que

¡Vaya, vaya!, lo que es no tener dimensión de lo que acontece en el país. Resulta que en
medio de la primera batalla campal de elementos de la Policía Federal que se resisten a
ser obligados a pertenecer a la tan llevada y traída Guardia Nacional, que tiene que estar
lidiando en condiciones verdaderamente deplorables de sobrevivencia en varios estados
de la República, el presidente Andrés Manuel López Obrador todavía tiene tiempo de
relajarse e irse a practicar su deporte favorito, el beisbol, así, como si no estuviera
pasando nada, dejando esa bomba de tiempo a su secretario de Seguridad Ciudadana,
Alfonso Durazo, que por más que hizo, no pudo apagar el fuego amenazante que dejó la
justificada inconformidad de los elementos que a fuerza y violando sus más elementales
derechos, son transferidos a la Guardia Nacional.
La amenaza está latente y para hoy, los integrantes de la PF están convocando a un paro
nacional porque el gobierno de la llamada cuarta transformación, no les respeta en lo más
mínimo sus derechos laborales. ¡Cuántas veces hemos visto ese escenario arbitrario y
cerrado desde que el tabasqueño llegó a la presidencia de la República y que actualmente
se conoce como “austericidio”.
Muy orgulloso, el fin de semana pasado, en el Campo Marte, López Obrador puso en
marcha a la Guardia Nacional, acaso sin saber que el conflicto se detonaría. Sin embargo,
los que sí advertían este riesgo, eran los integrantes de organizaciones sociales como
Causa Común, de María Elena Morera, que en su momento, impugnaron la Guardia
Nacional porque veían la militarización del país.
Efectivamente y como lo asegura la propia Morera, los elementos de la Policía Federal, no
son macetas que puedas acomodar a donde se te dé la gana en el momento en el que
quieras y lo cierto es que el propio presidente atizó ese fuego con sus declaraciones en las
que, -sin pensar antes de hablar-, lanzó: “si por mí fuera, yo desaparecería al Ejército y lo
convertiría en Guardia Nacional”, según él, para garantizar la seguridad.
Esto le ocasionó al jefe del Ejecutivo que en las filas del Ejército Mexicano, más de uno
arqueara la ceja pues dichas declaraciones provinieron ni más ni menos que del
Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.
Además, es conocido el añejo enfrentamiento entre el Ejército mexicano y la policía; pero
la molestia fue aún mayor cuando el tabasqueño completó su declaración, que no pasó de
ser una ocurrencia, en este caso, utópica, pero dicha en el peor momento: “declararía que
México es un país pacifista que no necesita Ejército y que la defensa de la nación, en el
caso de que fuese necesaria, la haríamos todos”. Aquí cabría preguntar: ¿todos, quiénes?

El caso es que ayer, la bomba de tiempo estuvo a punto de explotar e incluso, puso en
entredicho a los mandos de la GN, que fueron anunciados en sus puestos con tanto
“bombo y platillo”.
Cómo olvidar cuando el tabasqueño nombró como jefe de la GN al general en proceso de
retiro, Luis Rodríguez Bucio, que aquel día de abril pasado, palabras más, palabras
menos, dijo que no tenía mucha idea de lo que iba a hacer en su nueva responsabilidad.
Con lo visto ayer, se nota que sigue sin tener la más mínima idea de lo que hace al frente
de la Guardia Nacional.
Las protestas por parte de los integrantes de la Policía Federal, empezaron al filo de las
tres de la mañana y unas horas más tarde, se apersonó en el Centro de Mando de
Iztapalapa, Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, perteneciente de la Coordinación Operativa
Institucional, precisamente por parte de la PF a la que AMLO “vendió” con una serie
interminable de diplomados y títulos que no le valieron porque fue recibida con “música
de viento”, empujones y abucheos.
Tuvo entonces que ofrecer conferencia de prensa el mismísimo Durazo Montaño, pero
tampoco funcionó mucho pues los elementos de la Policía Federal coincidieron en que se
quedaron prácticamente en las mismas.
Como lo anotó María Elena Morera, lo que se dejó ver con este conflicto, es una primera
reacción del gobierno hacia los policías y la actitud no ha sido la mejor, “los quieren correr
sin darles ninguna prestación. Esto se veía venir porque muchos Policías Federales
escribieron a Causa Común pero el gobierno no tomó nada en cuenta”.
Y para rematar, en la sesión de la Comisión Permanente, entró en acción la “aplanadora”
morenista para evitar que el secretario Durazo, comparezca para explicar esta evidente
crisis de consecuencias impredecibles.
La oposición también demandó que se presentara a comparecer la secretaria de
Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pero es por demás evidente que la responsable de la
política interna del país, no tiene ni la más remota idea de lo que ocurre más allá de su
nariz.
MUNICIONES
*** Para el senador panista, Gustavo Enrique Madero, el populismo del presidente ha
generado una división social como no se veía desde hace años ya que, en siete meses de
gobierno, López Obrador ha generado una sensación de incertidumbre en gran parte de
los agentes económicos del país. Agregó el chihuahuense que las controvertidas
decisiones del presidente son el principal motivo del escepticismo que se percibe, como lo
es principalmente la cancelación del Aeropuerto de Texcoco.
*** Juan Ramón Alcalá Pignol, administrador central de Operación Aduanera de la
Administración General de Aduanas ha sido señalado por ordenar la inspección de los
bienes bajo resguardo dentro de los Recintos Fiscalizados del Aeropuerto Internacional de

la Ciudad de México, hecho que, de acuerdo con el Artículo 144 fracción IX de la Ley
Aduanera, dicha función es exclusiva del titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito
Publico, en este caso, de Carlos Manuel Urzúa. Según se sabe Alcalá Pignol habría
ordenado a la empresa Aeroméxico de Andrés Conesa y a Almacenes Fiscalizados, de
Gustavo Déctor, permitir el ingreso a las instalaciones con el fin de inspeccionar y tener
un mayor control y vigilancia de las mercancías que se encuentran en los recintos
fiscalizados. Este hecho, que viola la legislación en materia de aduanas, puso en riesgo
algunas de las mercancías, como por ejemplo, los medicamentos que se resguardaban, ya
que haber interrumpido el proceso de tratamiento de los fármacos, pudo representar una
pérdida de mercancías cercana a mil millones de dólares. Alcalá Pignol quien hasta julio
del 2016 fungía como integrante del Estado Mayor de la Secretaría de Marina, sustituyó a
Arnoldo Martínez en la Administración Central del Operación Aduanera el 23 de abril.
morcora@gmail.com

Advertisement

© 2020 Endirecto