Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnistas

ADRIANA MORENO CORDERO – LA RETAGUARDIA:  Alfonso Romo deja su cargo; harto, no quiso seguir siendo florerito; la llamada 4t rompe lanzas con empresariado

De manera, para variar, sorpresiva, como suelen darse las dimisiones en el flamante
gabinete de esta llamada cuarta transformación, ayer, primero como rumor y luego se
concretó, el ahora exjefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Alfonso Romo,
renunció a su cargo y eso lo informó el mismísimo presidente Andrés Manuel López
Obrador quien hizo el anuncio, pero acotó, “seguirá siendo mi principal enlace con el
sector privado”.
Pues por lo visto, eso de que Romo estrechara vínculos con el sector empresarial, de
plano, no le salió muy bien que digamos, baste revisar la cada vez más distante relación
del líder de esta llamada cuarta transformación con el sector empresarial. Si al tabasqueño
esta pandemia le vino “como anillo al dedo”, fue para terminarle de cerrar la puerta de
Palacio Nacional a quienes además, considera conservadores y por ende, adversarios
suyos.
No deja de causar pena, para algunos, la salida de Romo del gabiente lópezobradorista.
Hay que recordar que el pasado fin de semana, por “las benditas redes” circuló una
fotografía en la que puede apreciarse al primer mandatario caminando y la reverencia, –
leal, servil y ciega-, que le hacen miembros de su primer círculo como el secretario de
Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard y la titular de Economía, Graciela Márquez, Pues en
tercer lugar, puede verse precisamente al exencargado de la Oficina de la Presidencia y se
nota que hace la referencia medio forzado, igualito que los aplausos que sus invitados le
dirigieron a López Obrador el día de su enésimo informe en el que él tiene “otros datos”.
“Poncho está más en mi visión de que lo importante no es el cargo, sino el encargo. Él me
ha ayudado y me seguirá ayudando… Nunca olvidaré que fue el primero de los
empresarios en adherirse al movimiento de transformación". Sí, lo hizo y ante el asombro
de muchos, pero por lo visto a dos años de esta llamada cuarta transformación, al
empresario “le salió el tiro por la culata”.
¡Qué raro que el tabasqueño siga diciendo que Romo continuará siendo su principal
enlace con a clase empresarial!, porque se va justo cuando está en su punto más álgido la
discusión sobre el outsourcing y esa fue precisamente “la gota que derramó el vaso”, o
sea, en pocas y simples palabras, Romo se hartó.
Desde hace varios meses de este que fue su corto paso por la llamada cuarta
transformación, el empresario prácticamente ya no tenía mucha injerencia en las
decisiones de política pública y de las que ha venido tomando López Obrador en contra de
los empresarios, cuya pauta fue la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, Cuestión de
recordar que a los inicios de la presente administración, Romo les prometió a sus
compañeros empresarios que no se cancelaría el NAIM, pero al final y en un error en el

que al presidente le salió “más caro el caldo que las albóndigas”, López Obrador acabó con
lo que sería uno de los Aeropuertos más innovadores del mundo y todo por una situación
de odio.
También está el caso de la cervecera Constelattion Brand, que el mandatario también
impidió su puesta en marcha en Mexicali, con tal de favorecer a sus hijos y que su
industria chocolatera y de cerveza artesanal, -que salió quién sabe de dónde-, pudiera
prosperar. Ahí está también uno de los “elefantes blancos reumáticos” del tabasqueño, la
Refinería de Dos Bocas que para que no se inundara, el inquilino de Palacio Nacional
prefirió ahogar a poblaciones de Tabasco, como su natal Macuspana, antes que cancelar
ese proyecto.
Así, uno de los muchos motivos de la salida de Alfonso Romo del gabinete fue la
marginación de la clase empresarial de esta llamada cuarta transformación. No hay que
soslayar tampoco esa recordada “cena” de tamal de chipilín, en Palacio Nacional, en la
que el presidente “pasó la charola” entre el empresariado para venderles boletos de la
rifa-no rifa del avión presidencial. Todavía, Romo recuerda el ridículo que hizo frente a los
hombres del dinero
No obstante, esta dimisión significa sin duda, una mala noticia para relaciones Iniciativa
Privada-Gobierno, porque representa una señal de que el gobierno se está radicalizando y
centralizando todavía más y termina de romper lanzas con los empresarios.
Hace unas semanas en un Foro, Alfonso Romo dio un indicio de su posible salida al criticar
al gobierno del cual formaba parte. Valiente fue la autocrítica porque dijo que se
manejaba al país como si estuviera creciendo al 9 por ciento y eso a todas luces, era un
error. Esta declaración es algo que no pudo soportar López Obrador y aunque en las
fotografías que circularon ayer donde pueden verse a ambos muy sonrientes, lo cierto, y
como lo dijo el diputado Manuel Clouthier, de inmediato el tabasqueño buscó venganza.
Agregó que el tabasqueño debería de dejar que Romo continúe con su carrera empresarial
y en pocas palabras no continúe “haciéndole la vida de cuadritos”.
Otra de las osadías del exfuncionario de esta llamada cuarta transformación, fue haber
buscado que el gobierno no fuera tan radical, pero está visto que ya no tenía margen de
maniobra y eso le generó una terrible contrariedad porque quedó en calidad de florerito
del gabinete de cuarta; igualito que como está ni más ni menos que la secretaria de
Gobernación, Olga Sánchez Cordero.
Como se recordará, cuando el exsecretario de Hacienda, Carlos Manuel Urzúa, renunció,
se lanzó contra Alfonso Romo. Días después el extitular de las finanzas públicas dio una
entrevista que no tiene desperdicio a un conocido semanario en la que señaló:
“Me cuesta entender el tipo de relación que tiene con el Presidente. Ideológicamente
Romo es un hombre de extrema derecha y en términos sociales oscila entre el Opus Dei y
los Legionarios de Cristo. ¿Cómo un hombre así, que llegó a admirar a Augusto Pinochet y
a Marcial Maciel, acabó no sólo siendo amigo de López Obrador, sino incluso siendo el
Jefe de la Oficina de la Presidencia?". ¡Qué tal!

MUNICIONES
*** El debate sobre el retorno de los estudiantes a las aulas, vuelve a la escena política.
Resulta que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, anunció que será el
próximo 11 de enero, cuando se definirá si existen las condiciones para que en el estado
que gobierna, esto ocurra,
*** Mientras tanto, la jefa de Gobierno capitalino, Claudia Scheinbaum, se truena los
dedos cada vez que puede ante el incremento de la hospitalización por Covid-19. Declaró
que será mañana cuando anuncie nuevas medidas restrictivas en la capital de la
República, para evitar contagios. A ver cómo le va a la funcionaria.
morcora@gmail.com

Advertisement
Advertisement

© 2020 Endirecto