Connect with us

Hi, what are you looking for?



Columnistas

ADRIANA MORENO CORDERO – LA RETAGUARDIA:  Adán Augusto López llama construir consensos, mientras López Obrador continúa polarizando

Muy interesante y no deja de llamar la atención, que el secretario de Gobernación, Adán
Augusto López Hernández, durante su comparecencia en el Senado de la República,
donde buena parte se dedicó a informar sobre lo que había hecho su antecesora, la ahora
presidenta de la Cámara Alta, Olga Sánchez Cordero, o sea, nada, hay abierto las puertas
de la Segob a todos los actores políticos y subrayó que la dependencia que recientemente
dirige, ahora se dedica a prevenir y solucionar conflictos mediante el consenso. ¿Será?
Agregó el responsable de la política interna del país que en la construcción de la
democracia y el consenso todos tienen responsabilidad, independientemente de su
filiación política, por lo que también insistió en que nadie es dueño de la verdad absoluta.
¿Será acaso que tanto Andrés Manuel López Obrador y su equipo finalmente ya de dieron
que no pueden por el paquete, a la mitad del camino?
Con la “banderita blanca” totalmente extendida, López Hernández señaló que México no
merece un clima de crispación como el que sin duda, tiene en la actualidad e hizo un
llamado a la construcción de acuerdos y a hacer a un lado las diferencias ideológicas esto,
sin dejar de reconocer que existen.
Llamó la atención que a diferencia de sus compañeros de partido el exgobernador
tabasqueño no culpara al pasado de la evidente falta de eficiencia y capacidad que tiene
esta errada y llamada cuarta transformación para gobernar a un país, como en cambio sí
lo hizo el senador César Cravioto, a la hora de fijar la postura de la bancada de Morena;
un recurso ya muy desgastado.
El secretario López Hernández no estuvo presente, por cierto, a la hora que las diferentes
fracciones parlamentarias fijaron postura. La senadora de Movimiento Ciudadano,
Verónica Delgadillo fue de las primeras en señalar las muchas deficiencias de esta errada
y llamada cuarta transformación al indicar que: “México sigue siendo un país letal para las
mujeres, uno de los más letales en el mundo y por eso es incomprensible que la política
interior de este país tenga oídos sordos y puertas cerradas hacia las mujeres, hacia las
niñas y las mujeres de nuestro país, la pregunta que hoy nos hacemos es ¿por qué nos
tienen tanto miedo a las mujeres en México?, ¿por qué la respuesta siempre son
granaderos, vallas y estigmatizaciones?".
En este punto vale la pena señalar sobre un tema relacionado, que el presidente López
Obrador, no ha manifestado postura alguna en cuanto a la prohibición de considerar el
aborto como un delito, simple y llanamente porque está en contra.

La senadora Delgadillo no se refirió al titular de la Segob, sino al presidente de la
República al que le cuestionó: “¿desde cuándo pedir empatía es un exceso?, ¿desde
cuándo luchar por nuestra vida se considera un complot conservador?”
Por su parte, el senador panista Marco Gama Basarte, exhibió el más reciente libró de
López Obrador, “A mitad del Camino” y cuestionó: “… en lo que no estoy de acuerdo es en
la afirmación que esgrime en este mismo libro al escribir que en este período podría usted
dejar la Presidencia sin sentirse mal con su conciencia. No, señor Presidente, no vamos
bien, no le está funcionando su proceso de pedagogía política y concientización continua,
como también lo manifiesta aquí en su mayor éxito. Ese que dice que lo hace claro todas
las mañanas en sus conferencias públicas y en sus discursos. Estos ejercicios mañaneros
solo han servido para dar brillo a su obsesiva actitud de confrontar a todo aquel que se
atreve a señalarle sus errores. A la mitad del camino, la política interior del país no está
generando ni estabilidad ni gobernabilidad”.
A su vez, la senadora panista Kenia López Rabadán, fue también muy contundente al
indicarle al titular de la Segob: “lamento decirle que se ha incorporado usted al peor
gobierno de la historia de nuestro país… Todos los días nos despertamos con un nuevo
berrinche, un nuevo pleito, un señalamiento; todos los días buscan destruir una
institución, acallar una opinión o incluso quitar un derecho. Para los mexicanos, abundó,
este gobierno ha sido una prueba de resistencia: resistir, aunque todo suba de precio;
resistir, para no ser de los 4 millones de nuevos pobres que ha generado este gobierno;
resistir, para sobrevivir a la crisis; resistir, para no ser de los 2 millones de mexicanos que
se han quedado sin empleo”.
Por eso llama la atención que el secretario López Obrador haya dicho que “en el gobierno
de la Cuarta Transformación es prioridad propiciar el diálogo y la construcción de
acuerdos entre todas y todos los actores políticos y sociales del país, a fin de alcanzar los
acuerdos orientados a consolidar la gobernabilidad democrática, la construcción de la paz
y el fortalecimiento del Estado de derecho”.
En Palacio Nacional, la actitud es otra totalmente diferente, pues en los tres años que van
de la actual administración, López Obrador se ha dedicado a polarizar y a perseguir a
quienes considera sus enemigos bajo la falsa bandera de un inexistente combate a la
corrupción, cuando en realidad se trata de un nepotismo ramplón.
Y si algún ejemplo se buscara de esta situación, ahí está la persecución a los 31 científicos
del Conacyt, en el que mientras el ministro-presidente de la Suprema Corte de Justicia de
la Nación, Arturo Zaldívar, atendió a los científicos y académicos acusados por quien
también es conocido como “el fiscal carnal”, Alejandro Gertz, los atendió y escuchó sus
inquietudes, comprometiéndose a seguir actuando con independencia e imparcialidad en
el cumplimiento de su deber", el flamante vocero de la presidencia, Jesús Ramírez
Cuevas, al acusar que supuestamente dese hace 16 años, el Foro Consultivo Científico y
Tecnológico (FCCyT), habría recibido 571 millones de pesos y solo 100 millones de pesos
fueron utilizados para proyectos de ciencia y tecnología.

Por lo visto, mucha basura tiene que esconder bajo la alfombra el flamantísimo vocero,
por consigna de su jefe; para ocultar la corrupción que ha venido caracterizando a esta
errada y llamada cuarta transformación. Esos “trapitos”, ya empezaron a salir al sol.
morcora@gmail.com

Advertisement
Advertisement